La banca se prepara para una competencia más dura y numerosa con la nueva normativa de pagos

El Banco de España publicará una circular sobre el reporte de incidentes graves

Fintech, operadoras, grandes marcas de moda... entrarán en medios de pago

Una persona operando con una tarjeta biométrica
Una persona operando con una tarjeta biométrica

El ministerio de Economía, dirigido por Nadia Calviño, tiene sobre la mesa el anteproyecto de ley de servicios de pagos (PSD2 en sus siglas en inglés), norma que tiene a toda la industria financiera revolucionada, ya que supone un cambio radical en la banca. El objetivo del ministerio es tramitarla lo más rápido posible. La considera prioritaria.

El hecho de que las entidades tengan que dar acceso a terceros a su infraestructura para compartir los datos bancarios de los clientes que así lo autoricen, ya supone un drástico cambio para el sector que trastoca la principal línea de flotación de la banca, la protección de la confidencialidad. Esto supone la apertura por parte de los bancos de sus servicios de pagos a proveedores denominados técnicamente TPPs (Third Party Payment Service Providers) desde el pasado 13 de enero, fecha en la que entró en vigor parte de la directiva comunitaria que debe aún trasponerse en España.

Esta normativa tiene como objetivo mejorar la relación financiera con el cliente. Aunque la banca también teme un mayor número de incidencias o ciberataques, que forman parte de las alegaciones a la futura norma de origen europeo que realizaron en enero pasado, cuando el Gobierno de Mariano Rajoy puso en consulta pública el anteproyecto. El Banco de España desarrollará una circular para desarrollar algunos puntos de la norma.

La Autoridad Bancaria Europea (EBA en sus siglas en inglés) ya ha comenzado a lanzar directrices para el cumplimiento de la PSD2 y Banco de España, de hecho, ya ha comunicado que va a acatar esas directrices que están relacionadas con el reporte de incidentes graves, y el reporte de fraudes.

Pero esta regulación, según explica Juan José Gutiérrez, director de servicios interactivos de Cecabank, supondrá un giro también para las costumbres del consumidor. “La PSD2 tiene muchas implicaciones para la industria y que paulatinamente irá notando el consumidor. La experiencia del usuario va a cambiar, especialmente en lo que afecta a la autenticación”.

Su opinión coincide con la de otros expertos, quienes aseguran que con esta norma, y dependiendo de la entidad, pedirá unos requisitos u otros para que el cliente autentifique su compra cuando la pague con tarjeta o sobre todo con el móvil. “Esto puede despistar al comprador, por lo que no sería extraño que vuelva a optar por pagar nuevamente con efectivo, al no fiarse o no recordar las exigencias de cada entidad para autentificar su compra dependiendo de la cantidad a pagar”, señala un directivo financiero.

Tal como establece la normativa europea, a partir de 2019, se aumentarán los requisitos para los procesos de compra online, lo que obligara al comprador a ejecutar una serie de pasos para garantizar su personalidad.

“Todo ello va a dificultar las compras de one-click (sistema que permite registrar los datos del cliente una sola vez para, en adelante, comprar ahorrándose parte del proceso tradicional de compra online) que solo se podrán ofrecer en contadas excepciones”, insiste Gutiérrez .

La banca también teme la entrada de terceros en lo que siempre ha considerado más sagrado, los datos bancarios de sus clientes. Amazon, Google, Adidas, Vodafone, o un largo etc. pueden convertirse en competidores de la banca con esta norma.

Pero, de momento, y según coinciden varias fuentes financieras, la competencia más feroz se ha detectado en los propios bancos españoles. BBVA,Santander, Bankia o Caixabank, por ejemplo, ya han creado sus propios agregadores para poder pedir a los clientes su consentimiento para entrar en las cuentas que tienen en otros bancos. La gran banca ya ha diseñado aplicaciones para evitar que sus clientes opten por otros proveedores ajenos al sector, coinciden los expertos consultados.

Las entidades financieras tradicionales, así, “pueden tener un perfil completo del cliente, lo que gasta y dónde, de todos los productos financieros que tiene, dónde invierte, por qué, cuándo. Podrá, así, conocer todos sus datos bancarios y costumbres de consumo, ahorro e inversión. De esta forma, el banco podrá también presentarle ofertas para vincularle más y que deje el resto de las entidades con las que opera”, explica un director general de una destacada entidad financiera que prefiere no dar su nombre.

De esta forma, la competencia, de momento, no se ha abierto a otros proveedores no bancarios, “pero se está preparando para aumentar aún más su competencia entre los propios bancos”, insiste las mismas fuentes.

David García, de la consultora multinacional de negocio Everis, explicó hace unos meses, no obstante, que con la PSD2, “los pagos gestionados por la banca se reducirán por la entrada de nuevos competidores, lo que conllevará que tengan que reinventarse, centrándose en generar relaciones a largo plazo de mayor valor con los clientes”. 

Nueva iniciativa de BBVA

Captar clientes. BBVA ha lanzado una iniciativa para captar clientes y darles inmediatamente de alta en la entidad a través de sus canales digitales y con técnicas “pioneras” de identificación biométrica, que permiten al cliente registrarse a través de una fotografía y un vídeo.

Veridas. BBVA señala que esta mejora se debe a la creación de Varidas, una nueva sociedad tecnológica formada por BBVA y una starup Das-Nano, que facilita que el cliente pueda darse de alta a cualquier hora y en cualquier lugar.

Alta inmediata. Desde el banco prevén que el alta “inmediata” mejore el servicio a un grupo “muy importante” del tejido empresarial español, y que, en muchas ocasiones, no tiene el tiempo de desplazarse a una oficina. El banco atrae a un 27% de nuevos usuarios a través de canales digitales.

Normas