Consejos para proteger la cartera bursátil de las turbulencias de agosto

Los expertos aconsejan poner órdenes de venta o 'stop loss' para controlar pérdidas

Es clave ajustar bien la inversión al perfil de riesgo y no dejarse llevar por el pánico

Consejos para proteger la cartera bursátil de las turbulencias de agosto
Getty Images

Irse de vacaciones no solo supone decir adiós, transitoriamente, a la rutina de trabajo. Estas semanas también están concebidas para desconectar, por ejemplo, del seguimiento exhaustivo de nuestras inversiones. Hacerlo es recomendable pero nunca está de más tomar alguna precaución para no encontrar la cartera hecha unos zorros al regreso del merecido descanso estival.
Sobre todo si se tiene en cuenta que el mes de agosto se suele caracterizar por una fuerte volatilidad, vaivenes producidos por el menor número de operaciones en el mercado y la escasez de participantes, lo que magnifica cualquier movimiento, sea este al alza o, lo que es más preocupante, a la baja.

En concreto, en agosto del año pasado se negociaron un total de 33.644 millones de euros, frente a los 52.172 millones de euros de julio, según datos de BME. Además, tal y como recuerda Victoria de la Torre, de Selfbank, “si analizamos los momentos de mayores turbulencias durante los últimos años, nos daremos cuenta de que muchos de ellos se produjeron precisamente en los meses de verano”. Conclusión: no hay que relajarse en exceso.

Efectivamente, en los últimos cinco años, el Ibex 35 ha cerrado el mes de agosto con pérdidas en tres ocasiones, con caídas mayores que las subidas de los años en positivo. En concreto, según datos manejados por Abante, en 2017 el índice perdió un 1,93%, en 2016 subió un 1,51%, en 2015 cayó un 8,24%, en 2014 se revalorizó un 0,20% y en 2013 se dejó un 1,69%.

Los ‘stop loss’ dinámicos permiten variar el precio mínimo al que vender para evitar pérdidas en función de si va subiendo el valor

Así las cosas, es posible seguir algunos consejos para intentar defender la cartera de valores de los temidos vaivenes de agosto.

Órdenes y derivados

La mayoría de expertos supeditan la marcha del mercado este mes de agosto al tono de los resultados semestrales que han presentando las principales empresas en las últimas semanas. En general las compañías han cumplido bien y de hecho parece esto que ha servido para que en los últimos días el Ibex 35 se haya movido con algo más de brío. No obstante persisten riesgos geopolíticos que no permiten bajar la guardia.

Ante ese escenario, si quiere evitar sustos, los expertos recomiendan una fórmula clásica: utilizar herramientas para controlar las posibles pérdidas. Las órdenes stop loss para activos de renta variable son una de las más clásicas. Esta fórmula consiste en dar a su broker la indicación de vender si el valor sobrepasa determinado rango de caída en Bolsa. Si eso ocurre, el paquete de acciones se venderá automáticamente. Normalmente este tipo de órdenes son gratuitas.

En agosto de 2017, el Ibex 35 perdió el 1,9% y en el mismo mes del año anterior consiguió subir el 1,5%

El problema en este caso es vender en mal momento y perderse el posible rebote después de una caída. De ahí que exista otro tipo de órdenes también muy útiles: los stop loss dinámicos. En esta versión el precio mínimo al que vender se eleva al ritmo en que esos títulos suben de valor.

Desde Bankinter recomiendan “neutralizar la posición tomando posiciones tácticas contrarias a su cartera a través de coberturas con derivados, warrants o venta a crédito, de manera que si el mercado baja bruscamente, lo que pierde en su cartera de contado, lo compensa con su cobertura”. Asimismo, aconsejan utilizar “órdenes stop, que en el caso de que el mercado retroceda, estas puedan activarse limitando las perdidas y permitiendo al inversor no tener que seguir el mercado en el día a día y poder dedicarse a disfrutar de sus vacaciones”.

También para Javier Niederleytner, profesor del Master en Bolsa y Mercados Financieros del IEB, “dichas estrategias son sin duda las más adecuadas si esperamos turbulencias. Poner stops, o cubrir nuestra cartera con compra de puts, o venta de futuros, nos proporcionarán un verano tranquilo”, cree.

Limitar la exposición a Bolsa

Hace ya años que las bajadas asociadas a los meses de verano llevaron a parte de los operadores en el mercado a aplicar la estrategia Sell in may and go away –vende en mayo y vete–, que consiste en deshacer posiciones de inversión antes del verano para volver a invertir a partir del otoño.

Efectivamente, si se tiene miedo a ver bajar las inversiones, lo más fácil sería vender parte de la cartera antes de irse de vacaciones y aumentar la liquidez, para volver a entrar cuando se prevea más calma en el mercado o se pueda aprovechar un buen momento para comprar. Sin embargo esta decisión no es del gusto de todos los expertos.

Por ejemplo, Marta Díaz-Bajo, directora de Análisis de Fondos de Alt Capital, recuerda que los datos muestran que los inversores en general –no sólo los españoles, también a nivel mundial– no son “especialmente hábiles a la hora de aprovechar las caídas para incrementar riesgo. La tónica general es que no vuelven a entrar hasta después de que se haya recuperado el mercado, por lo que salirse antes de una corrección importante no es garantía de obtener un resultado mejor que haber mantenido la inversión”.

Tampoco Natalia Aguirre, directora de análisis y estrategia de Renta 4, ve necesario limitar la exposición a Bolsa durante estas semanas “si se tiene una cartera sólida y bien diversificada para que ésta tenga un comportamiento razonable en cualquier escenario”.

Carteras con un adecuado perfil de riesgo

Ignacio Cantos, director de Inversiones de atl Capital Gestión de Patrimonios, no recomienda a los inversores usar derivados paraproteger sus carteras, ya que para los particulares “es una herramienta cara y complicada”. En su opinión, en lugar de usar esos “sofisticados instrumentos de cobertura, la clave y nuestra recomendación está en diseñar las inversiones conforme a su perfil de riesgo y evitar así tensiones”.

También Isabel Sánchez, Analista financiero de Profim Grupo Arquia, cree que en el caso de una cartera de fondos “lo más importante, estemos o no en verano, es que la selección de vehículos esté siempre en consonancia con el perfil de riesgo y horizonte temporal del inversor, para lo cual creemos que es fundamental recibir un adecuado asesoramiento financiero”.

Sólo así, y teniendo en cuenta que los mercados a veces pueden llegar a ser impredecibles, será posible afrontar posibles turbulencias con cierta tranquilidad. “Lo más importante es respetar nuestro umbral de sueño y si nos encontramos de vacaciones lo que querremos, obviamente, es dormir bien”, remata Sánchez. Nunca es tarde por tanto para tomar decisiones sobre la cartera que permitan estar más tranquilo a la hora de consultar las posiciones.

Relajar las emociones

Para un periodo como el veraniego, donde los pequeños inversores no pueden estar muy pendientes de sus inversiones, es importante, según Joaquín López del departamento de departamento de Análisis de Aspain 11 EAFI, no dejarse llevar por las emociones. “Normalmente el incremento de volatilidad en el mercado implica caídas en el valor de los activos. Por tanto, se requiere que los inversores tengan esa sangre fría para ver cómo las cotizaciones caen y no entrar en pánico”. Máxime si se tiene en cuenta que si bien las caídas pueden ser pronunciadas, de igual modo pueden serlo las subidas.

Además, si la cartera de acciones o de fondos de inversión tiene al frente un buen gestor este sabrá que los periodos de alta volatilidad “pueden ofrecer grandes oportunidades de inversión. Si el proceso de inversión del gestor es meticuloso y exhaustivo, estas oportunidades podrían ser aprovechadas”, advierte a los inversores individuales el experto en análisis de la EAFI.
Efectivamente el ahorrador particular puede perderse toda la revalorización del actual ejercicio si tenemos un mes de agosto alcista como ha ocurrido en alguna ocasión.

“El timing en mercados es muy difícil y generalmente funciona únicamente cuando te acompaña la buena suerte, por lo que es recomendable mantenerse siempre invertido”, recomienda Josep Bayarri, director de Productos, Análisis e Inversiones de Arquia Banca.

En este sentido Carlos Fernández, profesor del Máster en Gestión de Carteras del IEB, recuerda que una de las cuestiones que demuestra el análisis del comportamiento de los inversores –behavioral finance– es que muchas veces damos más importancia de la debida a eventos puntuales que generan ruido en el mercado, “por lo que también es crucial que los profesionales sean capaces de trasladar los desarrollos que se producen en el mercado y la economía de una forma constructiva y pausada a sus clientes. Si no, muchas veces, lo único que se generan son situaciones en las que el cliente acaba comprando caro y vendiendo barato”.

Los riesgos latentes del mercado

Trump y la banca. “Durante las próximas semanas podríamos ver episodios de volatilidad en función de cómo evolucionen los aspectos que más preocupan al mercado a día de hoy: la guerra comercial iniciada por Donald Trump, la inestabilidad política en algunos países o las expectativas sobre tipos de interés”, cita Victoria Torre, de Selfbank, quien cree que en España también podríamos ver vaivenes, especialmente en algunos sectores, como el de la banca, ya que “sigue hablándose del posible impuesto sobre el sector, algo que le perjudicaría notablemente, lo cual podría causar caídas en los valores y, por consiguiente, en el selectivo”.

Riesgos políticos. Italia, Alemania y Reino Unido. Natalia Aguirre, directora de análisis y estrategia de Renta 4, afirma que seguirán vigilando Italia, donde el Gobierno presentará ya en septiembre su Plan de Estabilidad Presupuestaria y “veremos si incluyen medidas que supongan incremento de gasto público, con las consiguientes connotaciones negativas para el rating”. En cuanto a Alemania, “el principio de acuerdo en inmigración permite a Merkel mantener el apoyo de su socio de Gobierno, pero el riesgo político en la primera economía de la Eurozona se mantiene elevado”, cree Aguirre. Respecto a Reino Unido, sigue de cerca las “dimisiones que ponen en entredicho el Gobierno de May, que incluso ha amenazado con nuevas elecciones, lo que arrojaría aun más incertidumbre sobre el tema del Brexit”.

Guerra comercial. En Bankinter creen que “salvando posibles problemas geoestratégicos que puedan distorsionar el mercado, se espera un verano sin muchos sobresaltos”. Como mucho deberemos estar atentos a todo lo que acontezca con la guerra comercial entre EEUU y China “y esperar que no se recrudezcan algunos de los comentarios que suelen agitar esta polémica”, advierten desde el banco.

Normas