Honda cifra entre 1.200 y 2.000 euros el alza de precio de los coches por la nueva norma de emisiones

La normativa WLTP entrará en vigor el 1 de septiembre

La compañía pide que se cambie la fiscalidad actual para que no sea el consumidor el que pague los costos de la nueva legislación

Una mujer pasa por delante del cartel de la firma japonesa Honda.
Una mujer pasa por delante del cartel de la firma japonesa Honda. EFE

El director de la división de automóviles de Honda Motor Europa España, Roger Solergibert, ha advertido este jueves de que si no se cambia la fiscalidad actual, la nueva normativa de emisiones WLTP, que entrará en vigor el 1 de septiembre, encarecerá entre 1.200 y 2.000 euros el precio de los coches nuevos. “Ahora los fabricantes están optimizando los coches para que emitan menos a costa de prestaciones. Los ciclos de homologación son otra vez pocos creíbles. Paradoja: el mismo coche pagará más porque tiene una certificación diferente. Aniacam y Anfac piden poder volver a regular esto y ajustarlo a lo que sería lo propio del mercado”, ha explicado.

Solergibert ha puesto el ejemplo de que en la actualidad un vehículo que no supere los 120 gramos por kilómetro de CO2 está exento del impuesto de matriculación, y que con el WLTP, empezará a pagar un 4,75%, ya que el examen será más duro.

Los tramos del impuesto de matriculación son de 0% para vehículos con emisiones menores o iguales a 120 gramos por kilómetro de CO2; 4,75% para vehículos con emisiones mayores a 120 y menores a 160 gramos por kilómetro de CO2; 9,75% para vehículos con emisiones mayores o iguales de 160 y menores de 200 gr/km CO2, y 14,75% para vehículos con emisiones mayores o iguales a 200 gr/km CO2.

Solergibert ha aprovechado la ocasión para defender al diésel y pidió normas “supranacionales”, en torno a este carburante que estén por encima de las dictadas por los ayuntamientos. “Si los municipios empujan hacia la gasolina, estos van en contra de las emisiones de efecto invernadero, por lo que debe ser la Comisión Europea la que decida cuál es la dirección que debe tomar para el mercado europeo”, ha añadido.

Efecto más pronunciado en 2019

La nueva normativa entró en vigor en Europa en septiembre de 2017, pero no era obligatorio para todos los coches de nueva matriculación. A partir del 1 de septiembre sí lo será. El sector estimó el año pasado, que el paso de la antigua norma NEDC al WLTP, traerá consigo un aumento medio de 6% de las emisiones en un mismo vehículo. Pero temen que el efecto sea más pronunciado en 2019, cuando entre en vigor el nuevo ciclo de homologación RDE, que será más estricto y mostrará de una manera más fidedigna el consumo de cada vehículo. Desde Anfac, la asociación de fabricantes de coches y camiones, calculan que si la fiscalidad no se cambia, el sector podría caer entre un 7% y un 10%.

Respecto a la subida de impuestos anunciada por el Gobierno, ha asegurado que no le parece “la decisión adecuada siendo España un productor de vehículos diésel y teniendo en cuenta el parque tan grande de vehículos diésel, en el que empresas de ‘rent a car’ son muy fuertes”. Bruselas instó a todos los fabricantes a que sus automóviles no superen los 120 gramos por kilómetro de emisiones de CO2 en 2021 y en opinión de Solergibert este objetivo solo se conseguirá con los vehículos diésel, ya que, hoy por hoy, “no es posible solo con los de gasolina”.

“Los fabricantes tenemos flexibilidad para adecuarnos a las normativas, pero no nos dan el tiempo necesario para poderlo hacer y eso debería hacerse con diálogo y no con dictámenes un poco populistas”, ha explicado. Solergibert pidió la vuelta de un plan que incentive la compra de vehículos nuevos con el fin de renovar el parque automovilístico español, de 12 años de media de antigüedad. “Lo llevamos pidiendo desde que se extinguió el antiguo plan [PIVE], El impacto de los coches nuevos que matriculamos es poco respecto al que está circulando con emisiones altísimas”, ha remarcado.

Normas