Un ministro de finanzas, un Tesoro único y la armonización fiscal, claves para reforzar la UEM

PwC analiza las reformas que necesita la unión monetaria

Expertos y directivos apuestan también por los eurobonos

Un ministro de finanzas, un Tesoro único y la armonización fiscal, claves para reforzar la UEM pulsa en la foto

El Consenso Económico que elabora PwC desde 1999 a partir de la opinión de un panel de más de 350 expertos, directivos y empresarios españoles analiza en su última edición las reformas necesarias para reforzar la Unión Europea y la eurozona.

Los consultados apuestan mayoritariamente por la designación de un ministro de Finanzas y por la creación de un Tesoro común como algunas de las medidas que se deberían adoptar para despejar las incertidumbres a las que se enfrenta en la actualidad la UE.

Así, para la consecución de una auténtica Unión Fiscal, el 70,1% de los expertos y directivos encuestados considera necesario actuar en cuatro ámbitos. Primero, abordar el nombramiento de un ministro de Finanzas, segundo, la puesta en marcha de un Tesoro común, también la creación de los eurobonos y en cuarto lugar una cierta armonización impositiva.

El informe pone de manifiesto que si se quiere evitar que el avance de los movimientos populistas pongan en peligro la unión, un 64,4% cree que es necesario conseguir que haya unas expectativas de convergencia económica entre los países miembros.

En general, una amplia representación de los panelistas, el 48,3%, coincide en que la UEM está ahora mejor preparada que antes de la última crisis financiera internacional para acometer futuras crisis económicas. Sin embargo, consideran que se podrían poner en marcha algunas medidas de mejora. Un 79,3% pide un sistema europeo de seguro de depósitos y un respaldo fiscal creíble para el fondo europeo de resolución de crisis bancarias, que ayude a romper el bucle entre riesgo bancario y soberano.

Además, un 58,6% considera que sería “buena” la constitución de mecanismos europeos de estabilización del ciclo económico, como un seguro de desempleo europeo o un fondo europeo de inversiones.

Es reseñable cómo ha cambiado la percepción en los últimos años que tienen los empresarios, directivos y expertos del futuro del euro. En esta edición del panel de PwC, la opinión generalizada sobre el devenir de la unión monetaria es optimista. Ninguno de los encuestados piensa que el euro no vaya a sobrevivir. No obstante, el 47,1% asegura que serán necesarios cambios radicales en los mecanismos de transferencias de recursos y de mutualización de riesgos.

Eso sí, consideran que los países que lo integran deben hacer más conjuntamente, permitir avanzar más a los que estén dispuestos a hacer más y concentrarse en el mercado único.

En paralelo, los panelistas mantienen las favorables expectativas sobre la evolución a corto plazo de la economía española. El 89,1% califica el momento actual de la actividad como bueno y un 88% considera que seguirá igual durante el próximo trimestre. Eso sí, el 59,4% espera que para dentro de un año esta pierda algo de rigor. Los expertos estiman que el PIB cierre este ejercicio con un crecimiento medio del 2,7% y del 2,5% en 2019.

Los encuestados argumentan que para mantener estas cifras de crecimiento, lo esperable es que en los próximos seis meses, tanto el consumo de las familias, como la demanda de vivienda se mantengan estables. Lo mismo sucederá con la situación económico-financiera de las empresas, que según el 87,6% mantendrá la buena salud actual.

En cuanto a la evolución de la inflación, los panelistas esperan que los precios cierren 2018 ligeramente por debajo del 2,1% y que los tipos de interés se sitúen en el 0,25% en junio de 2019. Sobre la evolución del tipo de cambio euro/ dólar, la previsión es que se mantendrá entre el 1,1 y el 1,2 en los próximos meses.

 

Preocupación por el avance del proteccionismo

Exportaciones. En un contexto de abrumador optimismo, quizás el único pero o riesgo sea cuando se pregunta a los expertos por cómo ven a corto plazo la evolución de las exportaciones. Un asunto nada desdeñable si se tiene en cuenta que numerosas economías de la zona euro deben buena parte de la recuperación de su actividad al buen comportamiento de su comercio exterior.

Mercados exteriores. El estudio elaborado por PwC pone de manifiesto cómo disminuyen del 79,3% al 59,5% aquellos que califican como favorables la situación y las perspectivas de los mercados exteriores y caen casi 30 puntos, del 58,5% al 30%, quienes piensan que las exportaciones van a aumentar en los próximos seis meses.

Equilibrio geopolítico. La última edición del citado consenso económico refleja un importante incremento de la preocupación de los expertos, empresarios y directivos por el avance de las tensiones proteccionistas en el contexto económico internacional. De hecho, aumentan en casi 50 puntos respecto al consenso anterior, del 20,6% al 78,5%, los que piensan que el auge del proteccionismo en el mundo es el riesgo más importante que condiciona, hoy en día, la coyuntura económica internacional. Y aumenta también sensiblemente hasta el 59,1% de los encuestados (+30 puntos), los que se muestran preocupados por el equilibrio geopolítico internacional.

Normas