Mercados

El líder de EE UU a examen: seis expertos opinan de su política económica y comercial

La visión sobre su figura es ahora más crítica a la vista de que su discurso proteccionista tiene ya un impacto real en el mercado

Donald Trump, presidente de EE UU, en un mitin en Montana
Donald Trump, presidente de EE UU, en un mitin en Montana Reuters

La amenaza de guerra comercial, ya más una realidad que una hipótesis, es vista por los inversores como el mayor riesgo de mercado en el corto plazo. Donald Trump, presidente de EE UU, no ha dudado en elevar la tensión con China y tras la entrada en vigor el pasado 6 de julio de los priemros aranceles sobre productos chinos, por valor de 34.000 millones de dólares -y a los que China respondió con tarifas sobre productos de EE UU por la misma cuantía-, anunció un nuevo arancel del 10% sobre productos chinos por 200.000 millones de dólares.

Las decisiones de Trump en materia comercial ya han dejado de ser vistas por los inversores con la relativa ingenuidad de meses atrás. Lo que en principio se interpretaba como una estrategia negociadora para debilitar al rival, ahora se aprecia como un riesgo creciente, capaz en última instancia de debilitar la economía global. Los expertos de hecho prevén que el tono combativo de Trump se mantenga hasta las legislativas de EE UU en noviembre, en una clara táctica electoralista.

¿Estará Trump dispuesto a llegar hasta el final en su pulso con China? ¿Cuál será el impacto de su política sobre los mercados? A estas cuestiones responden a continuación expertos de Carmignac, Schroders, Credit Suisse, Unicredit, AFI y Deutsche Bank. 

Didier Saint-Georges (Carmignac): “El riesgo puede decaer en el otoño pero persiste a largo plazo”

Didier Saint-Georges, miembro del comité de inversión de Carmignac
Didier Saint-Georges, miembro del comité de inversión de Carmignac

Para Didier Saint-Georges, miembro del comité de inversión de Carmignac, hay que hacer una distinción a la hora de analizar la amenaza de guerra comercial de Trump. Por un lado, su objetivo a corto plazo de lanzar un mensaje de fuerza de cara a las legislativas de noviembre. Y por otro, un objetivo a largo plazo que busca debilitar a China con un fin estratégico. “El primer riesgo, en el que se enfoca el mercado y que va a pesar este verano, tiende a relajarse en otoño. El segundo es una amenaza mayor para las dinámicas de negocio a largo plazo puesto que China puede resistirse con fiereza”.

Didier Saint-George advierte también del riesgo que plantea la coincidencia del actual movimiento político de neoliberalismo que también se aprecia en Europa con la retirada de estímulos monetarios. “El catalizador para un serio movimiento de venta podría estar en la colisión de estos dos movimientos con un tercero: el ciclo económico, que finalmente está mostrando señales de agotamiento”.

El experto añade que la agenda económica de Trump está elevando la demanda interna en Estados Unidos pero presenta dos inconvenientes: genera desequilibrios, en especial déficit fiscal, y tensiones con los socios comerciales.

Harm Bandholz (Unicredit): “La escalada causada por Trump es el mayor riesgo a corto plazo”

Harm Bandholz, economista jefe de EE UU de Unicredit
Harm Bandholz, economista jefe de EE UU de Unicredit

La posible escalada de la tensión comercial provocada por Donald Trump es para Harm Bandholz, economista jefe de EE UU para Unicredit, “el principal riesgo para la economía global y para los mercados financieros en el corto plazo”, si bien su escenario base descarta que pueda alcanzar un nivel capaz de hacer descarrillar la marcha económica. De hecho, sin contar con el riesgo proteccionista, “la economía global mantiene un ritmo de crecimiento sólido para al menos un año más”.

Bandholz sí prevé que la tensión comercial se mantenga y pueda agravarse en cualquier momento. “Trump no va a dar un paso atrás así como así. Sin embargo, hay varios escenarios en los que puede salvar la situación, en los que puede presentar pequeñas concesiones de los socios comerciales como una victoria y renunciar a dar pasos adicionales más drásticos”.
Para el experto, la Bolsa es claramente el terreno en el que las políticas de Trump están dejando más huella. La rebaja fiscal y los incentivos para repatriar beneficios han contribuido a la prolongación del rally de la renta variable estadounidense, propiciando que las compañías eleven dividendos y realicen recompras de acciones.

Keith Wade (Schroders): “Los aranceles podrían alcanzar al consumo y traer más inflación”

Keith Wade, economista jefe de Schroders
Keith Wade, economista jefe de Schroders

Schroders pone el foco en el impacto que la amenaza de guerra comercial está teniendo en las divisas y sus efectos colaterales en los países emergentes. El economista jefe de la firma, Keith Wade, señala que es probable esperar la apreciación del dólar a causa de que “los bancos centrales de fuera de EE UU intentan compensar el impacto de unas tarifas más elevadas en sus exportaciones relajando su política monetaria al tiempo que los inversores buscan refugio seguro en momentos de incertidumbre”. El BCE no hizo alusiones al euro en su decisión de extender las compras de deuda, aunque de forma menguante, hasta finales de año y en su escasa prisa en abordar una primera subida de tipos. “El deseo de mantener un euro competitivo es un factor del que no se habla pero que sin duda se ha acentuado. La guerra comercial de Trump parece haber abierto un nuevo capítulo en la guerra de divisas” señalan desde la firma británica.

Para Wade es probable además que haya nuevos aranceles sobre bienes de consumo básico como ropa, calzado o electrodomésticos. “Esto supone el riesgo de mayor inflación puesto que habrá precios más altos en productos del día a día”, advierte el economista jefe de Schroders.

Rosa Duce (Deutsche Bank):“El proteccionismo es ahora lo que más preocupa al inversor”

Rosa Duce, economista jefe de Deutsche Bank España
Rosa Duce, economista jefe de Deutsche Bank España

La amenaza de guerra comercial “es ahora mismo sin duda lo que más preocupa a los inversores, que temen los efectos negativos sobre el crecimiento mundial de este mayor proteccionismo”, explica Rosa Duce, economista jefe de Deutsche Bank en España. La experta no prevé una guerra comercial, pero sí que continúen las tensiones. “Trump sigue pensando que el sistema global de comercio es injusto para los intereses americanos, y lo mismo piensan muchos de sus votantes. Dado que hay elecciones legislativas en noviembre, y que Trump quiere mantener la mayoría en las dos Cámaras del Congreso, es probable que la retórica comercial se acentúe”, añade.

Hasta el momento, el impacto económico de los nuevos aranceles que han entrado en vigor es muy limitado. Duce explica que el efecto sobre la economía de China, potencialmente el país más afectado, no supera las 3 ó 4 décimas del PIB del gigante asiático. “El gobierno chino tiene instrumentos suficientes para combatir dicha desaceleración. Lo que preocupa ahora y genera más volatilidad es la nueva amenaza de EE UU de aranceles sobre China de hasta 200.000 millones de dólares, cuyo efecto sería mucho más negativo”.

Gabriel Ximénez (Credit Suisse Gestión): “Habrá acuerdo comercial antes de las legislativas de EE UU”

Gabriel Ximénez de Embún, director de inversiones de Credit Suisse Gestión
Gabriel Ximénez de Embún, director de inversiones de Credit Suisse Gestión

El director de inversiones de Credit Suisse Gestión, Gabriel Ximénez de Embún, confía en que las recientes medidas arancelarias no desemboquen en una guerra comercial generalizada. Es el escenario central que maneja la inmensa mayoría de los inversores y que explica que el castigo en el mercado no haya ido a más. “Aunque es probable que la tensión continúe durante algunos meses, las declaraciones de las últimas semanas podrían formar parte de una táctica negociadora y creemos que finalmente se llegará a un acuerdo antes de las elecciones legislativas de noviembre en EE UU”, asegura.

Recuerda que la tensión comercial es uno de los factores que contribuyen a elevar la volatilidad, que lógicamente es superior en la fase final del ciclo económico en la que empezamos a adentrarnos. Y más allá de los efectos del discurso de Trump, sostiene que “los mercados están soportados por los datos de crecimiento económico y el buen comportamiento de los beneficios empresariales, que creemos continuarán durante este año”. Ximénez de Embún reconoce el impacto positivo que la reforma fiscal de Trump ha tenido en la Bolsa y la economía, aunque “ese efecto parece que se ha diluido desde finales de enero”.

José Manuel Amor (AFI): “El riesgo es real, no hay visibilidad a medio plazo”

José Manuel Amor, socio de AFI
José Manuel Amor, socio de AFI

”A nadie le interesa una guerra comercial, ni siquiera a EEUU. Pero el riesgo es real si no se consigue ampliar el contenido de las negociaciones y un enfoque global, no solo particularizado en la economía estadounidense”, explica José Manuel Amor, socio de AFI. El experto cree que Trump puede tener parte o toda la razón en algunas de sus demandas, como las referentes a la propiedad intelectual con empresas Chinas o las restricciones a la inversión de empresas de EE UU en aquel país, “pero el procedimiento para resolverlas no parece el más adecuado”.

Amor reconoce que la amenaza de guerra comercial es el riesgo de mercado más relevante por la introducción de una muy fuerte carga de incertidumbre sobre las perspectivas de crecimiento económico. “Más allá de que las medidas arancelarias ya aprobadas eleven el arancel medio global en un 1% o un 2%, lo relevante es la ausencia de visibilidad a medio plazo. La forma en que Trump (y Peter Navarro) está llevando a cabo las negociaciones es un cambio de status quo radical frente a la multilateralidad anterior”, añade. Y avisa de que “el riesgo de recalentamiento de la economía de EE UU es evidente” tras la reforma fiscal y el mayor endeudamiento.

Normas