Iberia mantiene la paz con sus pilotos y concede más de un 3% de subida salarial en el nuevo convenio

El acuerdo marca un alza del 2,5% este año y del 2% en 2019, más un pago no consolidable

Los incrementos para 2020 y 2021 quedan supeditados a la rentabilidad de la compañía

Un piloto de Iberia accede a la cabina de su avión.
Un piloto de Iberia accede a la cabina de su avión.

Iberia y sus pilotos han completado siete meses de negociaciones con un preacuerdo sobre el IX convenio colectivo que marca una considerable mejora en las condiciones salariales y anticipa un contexto de cierta tranquilidad interna. Además, se asienta un marco de mayor flexibilidad en la temporada alta de verano y se mantienen los límites al crecimiento de la filial Iberia Express. El pacto contrasta con la batalla laboral que se libra en Air France y Ryanair. Incluso la propia Iberia tiene una amenaza de huelga por parte de su colectivo de personal de tierra en el aeropuerto de Barcelona-El Prat.

Tras la consolidación en beneficios de la aerolínea que preside Luis Gallego, el colectivo de 1.300 comandantes y copilotos representados por el Sepla ha conseguido un incremento consolidado en sus nóminas del 2,5% este año y del 2% en 2019. El sindicato ha explicado a través de un comunicado que la progresión salarial en 2020 y 2021, ejercicios que cerrarán el periodo de cuatro años de vigencia del nuevo convenio, se supeditará al rendimiento de la empresa u obtención de un determinado nivel de ebit frente a los ingresos.

De forma adicional, Iberia se ha comprometido al abono en un pago único no consolidable del 1% en 2018 y del 1,5% en 2019, calculado sobre la masa salarial del colectivo. De nuevo, en la segunda mitad de vigencia del noveno convenio de pilotos, estos percibirán un pago anual no consolidable en 2020 y 2021 que dependerá del porcentaje de ebit sobre los ingresos. "El actual convenio permitirá a Iberia seguir desarrollándose y apostar a futuro por el crecimiento sostenible de la compañía", ha destacado la empresa en un comunicado.

El preacuerdo con el Sepla marca el inicio con éxito de una difícil negociación de convenios para empresa y trabajadores

Con todo, es previsible que la mejora salarial conquistada por los pilotos supere el 3% al vencimiento de este marco laboral, el 31 de diciembre de 2021, señalando el camino al resto de colectivos de la aerolínea. Y es que, el preacuerdo con el Sepla marca el inicio con éxito de una difícil negociación de convenios tanto para la empresa como para los más de 15.000 trabajadores. Mientras la primera trata de incrementar el retorno de sus inversiones, los segundos reclaman mejoras una vez que los recortes del Plan de Transformación han devuelto a la compañía a terrenos de beneficios y han posibilitado el lanzamiento de nueva producción.

Iberia tiene una previsión del 8% de crecimiento medio en producción hasta 2022 y ha iniciado la segunda fase de su Plan de Futuro en busca de un 3% extra en rendimiento, hasta alcanzar un retorno del 15% en el capital invertido. Al cierre de 2017 la cuenta de resultados marcó un beneficio operativo de 376 millones, lo que supone un incremento de 105 millones respecto a 2016 y la conquista de un margen operativo del 7,7%. Este año los salarios de los pilotos ya se han beneficiado de un pago extra del 3,5% al superarse el 7% de margen sobre Ebit.

Todos ganan

El presidente de Iberia, Luis Gallego.
El presidente de Iberia, Luis Gallego.

Semanas atrás, durante el lanzamiento de la ruta Madrid-San Francisco, el presidente Gallego se mostró abierto a pactar mejoras en las nóminas si estas se relacionaban con incrementos en el rendimiento y productividad en la aerolínea. De hecho, el primer ejecutivo demandó mayor flexibilidad a sus pilotos. Una petición que se refleja en el convenio, que aún debe ser ratificado por la asamblea de pilotos, a través de la cesión voluntaria de un máximo de ocho días durante los meses de junio, julio, agosto y septiembre para que la compañía pueda cubrir sus picos de producción en la temporada alta.

En un contexto de crecimiento de la demanda por parte de los viajeros y también de la oferta de empleo entre las aerolíneas, Iberia ha accedido a mejorar las nóminas de sus pilotos con menos antigüedad. Los del nivel más bajo, el 11, ganarán en su primer año 2.700 euros más y 2.300 euros adicionales durante el segundo año. A los del nivel 9, que es el que marca el acceso a la escuadra de largo radio, se les rebaja a dos años el tiempo para subir al nivel 8.

Otro punto destacado por el Sepla es el del mantenimiento de los límites al desarrollo de Iberia Express ya recogidos en el VIII convenio. Esto supone que la low cost Iberia Express pueda incorporar tantos aviones de corto y medio radio como sume la propia Iberia, así como una producción  con tope en un 15 de los asientos por kilómetro ofrecidos (AKO) por Iberia Operadora. Iberia llegó a tener limitado en 15 el número de aparatos en su flota, tope que expiró al finalizar 2017.

Normas