El Sepla quiere entrar en Iberia Express siete años después del conflicto por su creación

Los pilotos votan a una primera sección sindical que buscará el reconocimiento de la dirección

El sindicato parte con el objetivo de reclamar mejoras en las condiciones laborales

Un avión de Iberia Express en el aeropuerto madrileño de Barajas.
Un avión de Iberia Express en el aeropuerto madrileño de Barajas.

Los pilotos Fernando López-Barranco, Joaquín Estrada y Antonio Martínez configuran ya la primera sección sindical del Sepla en Iberia Express, después de ser votados en asamblea. El colectivo buscará ahora el reconocimiento de la dirección, que encabeza Fernando Candela, y la apertura del diálogo "para mejorar las condiciones laborales de los pilotos", cita el sindicato en un comunicado. De momento han votado los afiliados, pero el Sepla dice "tender la mano" al resto y a la dirección de la low cost de Iberia.

“Iberia Express es una aerolínea en crecimiento, en consonancia con el resto de compañías de nuestro país”, afirma el recién nombrado jefe sindical, López-Barranco, “trabajaremos para conseguir un convenio colectivo que nos equipare a los pilotos de otras aerolíneas de nuestro entorno".

El propósito de entrada bien puede ser un signo de normalidad en una relación que arrancó con batalla en los inicios de la aerolínea

Este propósito bien puede ser un signo de normalidad en una relación que arrancó con batalla en los inicios de la aerolínea, allá por 2011. Los pilotos de Iberia vieron amenazados sus puestos de trabajo con la fundación de una filial de bajo coste y la entrada de la antigua aerolínea española de bandera en el holding IAG junto a British Airways. Meses después de este enfrentamiento, en noviembre de 2012, llegaría el Plan de Transformación, con más de 4.000 bajas planeadas para Iberia y un fuerte recorte en destinos y producción.

Con toda aquella crisis ya superada, el Sepla anima a la compañía a ofrecer un plan estratégico para que los pilotos "perciban una estrategia de futuro en esta compañía”.

Iberia Express surgió como herramienta para rebajar los costes de las operaciones de corta y media distancia que alimentan los vuelos de largo radio. Y lo hizo con limitaciones registradas en el convenio de los pilotos de Iberia (anteriormente fueron fijadas en el laudo de Jaime Montalvo para zanjar las huelgas), que incluye salvaguardas para supeditar el crecimiento de Iberia Express, medido en aviones y producción, al de la propia matriz.

En el actual contexto de negociación del convenio, el presidente de Iberia, Luis Gallego, ya ha expresado ante los medios de comunicación la necesidad de que la progresión de Iberia Express sea liberada para hacer más competitivo al grupo.

Experiencia en el segmento del bajo coste

El Sepla, por su parte, ha conseguido entrar durante estos años en firmas low cost como Ryanair, Vueling o Norwegian. "Conocemos las necesidades de los pilotos de este tipo de compañías y la forma de encauzar sus demanda. Trabajamos con ellas para aportar valor y buscar el beneficio mutuo”, ha expresado el presidente del Sepla, Óscar Sanguino.

El aterrizaje en Iberia Express se produce mientras los representantes del sindicato en Vueling tratan de sacar adelante un nuevo convenio, con negociaciones que ya han costado un huelga, y los de la irlandesa Ryanair exigen contratos laborales directos y bajo legislación española.

Al cierre de 2017, Iberia sumó con 17,3 millones de viajeros en los aeropuertos españoles, a los que se añaden los 8,6 millones de Iberia Express y los 7,75 millones de Air Nostrum. Resulta un  volumen de 33,7 millones de personas transportadas, cifra que supone prácticamente un empate con Vueling, a la que supera notablemente por viajeros y kilómetro operado, como segunda aerolínea en España, tras la citada Ryanair.

Una relación más que estrecha con Iberia

- Iberia Operadora y su filial Iberia Express funcionan con sus respectivos certificados de operador aéreo y tienen condiciones laborales distintas. Pero las dos tienen un acuerdo para que los copilotos de la matriz puedan estrenarse o soltarse como pilotos en la low cost.

- En los dos primeros años de operaciones de Express, con un centenar de pilotos, el colectivo se rigió por el estatuto de los trabajadores. En 2014 se abrió la negociación del primer convenio en la compañía de bajo coste.

- Los acuerdos laborales en Iberia estipularon que las dos aerolíneas crecerán de forma idéntica en aviones en lo que toca al corto y medio radio. En 2014 se abrió la posibilidad de que Iberia Express pudiera sumar un máximo de 10 aviones a su flota hasta finales de 2017.

- Los copilotos de Iberia obtuvieron prioridad para ascender a comandante de Iberia Express frente a los propios copilotos de esta última. Ante la existencia de cinco vacantes, las cuatro primeras serían ocupadas por personal de la matriz.

Normas