Presidente de Universal Robots

Jürgen von Hollen: “Los robots permiten crear modelos de negocio en las pymes españolas”

Los cobots, capaces de trabajar codo a codo con humanos, se meten en la industria, la automoción y los servicios

La facturación de la danesa Universal Robots crece en torno a un 70% en España

Jürgen von Hollen, presidente de Universal Robots.
Jürgen von Hollen, presidente de Universal Robots. Universal Robots

Jürgen von Hollen (Sudáfrica, 1966) es el presidente de una compañía en ascenso. La danesa Universal Robots, que en 2005 inauguró el mercado de robots colaborativos -cobots-, se ha presentado en la feria Automatica de Munich con una nueva serie de productos y la promesa de un futuro halagüeño. En 2017, la compañía cerró unas cuentas envidiables: facturó 151 millones de euros, un 72% más que el año anterior. Y su fundador, Esben Østergaard, ganó hace pocas semanas el Premio Engelberger 2018, considerado el máximo honor de la robótica.

Los cobots, una suerte de brazo robótico capaz de trabajar codo a codo con humanos en una línea de producción, se han colado en industrias tan distintas como la automoción, la logística o la alimentación. Y von Hollen, que contempla el bullicio de la feria desde el stand de Universal Robots, asegura que en España el mercado de estos robots -accesibles, seguros y que pueden programarse en menos de una hora y media- está a punto de despegar.

¿Cómo será la “fábrica del futuro” y que lugar ocuparán los cobots?

Muchas empresas están intentando inventar una gran solución, basada en el concepto de la industria 4.0, para diseñar la “fábrica del futuro”. Nosotros creemos que puede hacerse parte por parte. La idea de un cobot es que puedes empezar por automatizar solo una tarea. Y luego moverte a la siguiente. Antes, la automatización solo era posible para las grandes empresas que contaban con ingenieros y mucho dinero. Existía una distancia con las compañías pequeñas o medianas, que no podían utilizar la tecnología porque era demasiado compleja y costosa. Lo que se ha hecho en los últimos 20, 30 años de robótica es quitar el poder a los humanos. Nosotros creemos que es más efectivo juntar la fuerza de una persona con la fuerza de un cobot. De esta forma, conservas la creatividad humana combinada con el trabajo repetitivo, estandarizado, preciso de un robot.

¿De qué manera puede ayudar un cobot a una empresa pequeña o mediana?

Por ejemplo, uno de nuestros clientes produce altavoces. Lo que les ocurría es que tenían a una persona puliendo los altavoces todo el día. El problema, desde una perspectiva humana, es que hacer siempre el mismo trabajo repetitivo representa un gran esfuerzo. No es bueno para el cuerpo ni para el espíritu. Ahora, el cobot está haciendo el pulido de los altavoces. Pero el robot no sabe cuándo el trabajo está terminado. Lo que ocurre es que la persona que antes realizaba esa tarea ahora es la que valida el trabajo, y dice: “Es suficiente, este es el mejor nivel que podemos alcanzar”. Esta combinación entre la persona y el robot le ha permitido a la compañía crecer. Ahora pueden manejar un volumen de trabajo mucho mayor. Y la persona que realiza la tarea es mucho más feliz, porque puede centrarse en su fortaleza, que es entender con exactitud cuándo ese altavoz está perfectamente pulido.

¿Qué otra clase de aplicaciones tiene el cobot?

Todos los lunes, cuando llego a mi oficina, recibo vídeos de clientes que han hecho algo nuevo con un cobot. Para mí, es algo fascinante. Sea en la industria de servicios, cocinando omelettes en un hotel o alguien que utiliza diseño o impresión 3D. Los cobots permiten crear nuevos modelos de negocio, por ejemplo, en las pymes españolas. Con esta tecnología, las empresas pequeñas pueden realizar múltiples aplicaciones en un día. Y el costo de involucrarse es relativamente bajo, desde 20.000 euros. Típicamente, el retorno sobre la inversión es de menos de 12 meses. En la industria general, los cobots realizan tareas como carga o descarga, atornillado o ensamblaje. Pero aún no conocemos todo su potencial.

¿Cuánto crece el mercado y cuáles son las principales barreras para el negocio?

El mercado de robots crece entre un 10% y un 15% al año, y el de los cobots a un ritmo entre el 50% y el 60%. Pienso que la principal barrera para el crecimiento es la comunicación. En las empresas pequeñas y medianas, solo hemos alcanzado las mentes del 10% de nuestros potenciales clientes. Lo que necesitamos para difundir esta tecnología es que las personas la entiendan, y típicamente la entienden cuando lo han visto en funcionamiento. Cuando hacemos una prueba de concepto, la probabilidad de que cerremos la venta es mayor al 50%.

¿Cómo evalúa el estado de la robótica colaborativa en España?

Puedo decirte que los desafíos y las oportunidades son las mismas para la mayoría de las empresas, estén en China, Mexico o España. Todos hablan de la digitalización, de la economía global y de la política. A ese nivel, casi no hay diferencias. Las capacidades requeridas para apalancar el uso de cobots son tan buenas en España como en cualquier otro sitio. No hay nada que me impida decir que podría ser el país donde más se utilice nuestra tecnología. El crecimiento de nuestros ingresos en España en 2017 ha sido en torno al 70%. Para nosotros, España es uno de los países más importantes de Europa.

¿En qué sectores se están utilizando cobots en España?

Se utilizan en la industria en general. Pero, en los últimos 3 o 4 años, el sector donde hemos crecido mucho ha sido el de los automóviles. España es el segundo productor europeo después de Alemania, entonces para nosotros ser fuertes en ese sector es natural. Por otro lado, hemos visto que los cobots se han metido en muchas compañías pequeñas y medianas que quieren mejorar la productividad. Por ejemplo, pequeños productores de herramientas, con 15 empleados, que están adaptando nuestro robot a sus necesidades. O en el rubro de alimentos y bebidas. Incluso en sectores fuera del espectro normal, como el entretenimiento, donde los cobot se usan con fines creativos, por ejemplo para guiar cámaras. Pero hay mucho margen de crecimiento: el 80% de nuestros potenciales clientes en España ni siquiera saben que existimos.

Normas