Osteria Francescana vuelve a ser el mejor restaurante del mundo

Bilbao acoge la decimosexta entrega de los 50 Best Restaurants

El Celler de Can Roca sube al segundo puesto

Fifty Best
Massimo Bottura, de Osteria Francescana, mejor restaurante del mundo.

Bilbao se convirtió ayer en la capital de la gastronomía mundial. Cocineros y profesionales de la restauración de todo el mundo, alrededor de 1.200 personas, llenaron desde media tarde el Palacio Euskalduna, escenario en el que se celebró la decimosexta edición de The World’s 50 Best Restaurants, considerados los Oscar de la gastronomía, organizado por Restaurant Magazine.

Y el mejor restaurante del mundo fue este año para Osteria Francescana, de Massimo Bottura, en Módena (Italia). En segundo lugar se colocó El Celler de Can Roca, en Gerona, que sube un puesto. Completó el podio Miramar, de Francia, mientras que Eleven Madison Park, de Nueva York, perdió el primer puesto conseguido el año pasado y descendió al cuarto peldaño. Entre los diez mejores se colocó el Asador Etxebarri, en el Valle de Atxondo (Vizcaya), que desciende desde el puesto seis, le sigue en noveno lugar Mugaritz (Rentería). En cuanto a la suerte que corrieron el resto de los restaurantes españoles que completan esta lista: en el 31 Arzak (San Sebastián), que desciende desde el 30, y en el puesto 32 se coloca Tickets (Barcelona). Y aparece directamente en el puesto 18, la mayor entrada de la noche, Disfrutar, de Barcelona. El reconocimiento al restaurante más sostenible fue para Azurmendi, de Eneko Atxa, que en cae desde el puesto 38 y se coloca el número 43.

En la lista de este año se estrenaron en el puesto 44 el restaurante Mikla, de Estambul (Turquía), en el 38, el londinense Lyle’s, y Maaemo, en Oslo (Noruega). Lo cierto es que la clasificación tiene tantos seguidores como detractores, y hasta el mismo Ferran Adrià, el cocinero que consiguió llevar a elBulli al número uno durante cinco años, calificaba la lista de asesina. Somete a los cocineros a un estrés adicional a la presión que conlleva de manera natural un oficio que, en los últimos años, genera una máxima expectación y que ha convertido a los cocineros en auténticas estrellas.

Sobre el sistema de votación también hay cierta polémica, ya que emite sus votos un jurado de más de mil personas del sector gastronómico, entre los que se encuentran críticos de la restauración, periodistas, aficionados a la gastronomía y cocineros. En una entrevista con CincoDías, el chef de DiverXo, David Muñoz, reconoció que en una ocasión había votado al restaurante Alinea (Chicago) y nunca había estado. “Fifty Best no es realista. Yo he votado en esa lista cuando no iba a ningún sitio porque no salía de DiverXo”, señalaba a este diario Muñoz, que desde 2015 que ocupaba el puesto 59 ha descendido al peldaño 96.

Cada persona que vota elige a una decena de restaurantes, de los cuales sólo seis pueden estar ubicados en una región, que han de haber sido visitados en el último año y medio. Sin embargo, no existe una comprobación real de que estas visitas se hayan realizado. Al margen del interés mediático, lo que consigue la lista es llenar y colapsar las reservas de los restaurantes que aparecen en ella. “Es ahora mismo el evento gastronómico que levanta mayor interés, y a las marcas nos interesa apoyar la gastronomía”, afirma un portavoz de Gin Mare, patrocinador del evento de Bilbao.

Normas