EE UU impone nuevos aranceles a China por 43.000 millones de euros

Se aplicarán sobre bienes “con tecnologías industrialmente significativas”

Se suman a los recargos al acero y al aluminio

Donald Trump, en un mítin en Nashville, Tennessee.
Donald Trump, en un mítin en Nashville, Tennessee. AP

El presidente de EEUU, Donald Trump, anunció el viernes la imposición de aranceles del 25% a importaciones chinas por valor de 50.000 millones de dólares (unos 43.138 millones de euros) que contienen “tecnologías industrialmente significativas”, en una nueva escalada en las tensiones comerciales con Pekín.”A la luz del robo de propiedad intelectual y tecnológica y otras prácticas comerciales injustas, EE UU implementará un arancel del 25 % sobre 50.000 millones de dólares de productos de China que contienen tecnologías industrialmente significativas”, señaló la Casa Blanca en un comunicado. “Estos aranceles”, agregó la nota, “son esenciales para prevenir mayores transferencias injustas de tecnología y propiedad intelectual estadounidense a China, y que protegerán empleos en EE UU”.

El presidente tomó la decisión tras una reunión celebrada en la madrugada del jueves en la Casa Blanca y en la que estuvieron presentes el secretario de Comercio, Wilbur Ross; el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin; y el responsable de Comercio Exterior, Robert Lighthizer. De esta manera Trump cumplió la amenaza deslizada en marzo de imponer recargos por 50.000 millones de dólares a China por el elevado déficit comercial que acumula con respecto a EE UU. En ese momento, el Ejecutivo de Trump identificó una lista de 1.300 productos chinos a los que planeaba gravar en una lista en la que incluyó aparatos de tecnología punta de las industrias aeroespacial y robótica.Estos recargos no sustituían, sino que se unían a los que había impuesto de forma general a las importaciones de acero (25 %) y aluminio (10 %).

El Ejecutivo chino apuntó que responderá a estas medidas proteccionistas con acciones recíprocas y que, por lo tanto, quedarán anulados los acuerdos alcanzados en esta materia tras dos meses de negociaciones con Washington. “Nuestra posición sigue siendo la misma, si EEUU toma medidas unilaterales y proteccionistas que dañen los intereses chinos responderemos inmediatamente tomando las decisiones que sean necesarias para salvaguardar nuestros legítimos derechos e intereses”, añadió el portavoz de Asuntos Exteriores chino, Geng Shuang, en rueda de prensa.

Esta decisión unilateral de EE UU se produce tan solo un mes después de que ambos países alcanzaran un acuerdo. China accedió a aumentar “significativamente” sus compras de bienes y servicios, con el objetivo de reducir el déficit comercial de 375.000 millones de dólares de Washington respecto a Pekín. La administración de EE UU, sin embargo, no convenció a China para que redujera su déficit comercial en 200.000 millones de dólares hasta 2020.

Normas