Sindicatos y Santander vuelven a negociar abrir por las tardes

Ambas partes reanudan hoy las conversaciones

Los representantes de la plantilla piden solo 100 tardes al año por empleado y 4.100 euros de compensación

Banco Santander
Ana Botín, presidenta de Banco Santander, y José Antonio Álvarez, consejero delegado EFE

No hay marcha atrás. Pese a la digitalización de la banca, la especialización y una mejor atención al cliente, unido a una mayor competencia, se ha vuelto a abrir el debate sobre la apertura de las oficinas por la tarde. En este caso es Santander la entidad financiera que pretende mantener en horario de mañana y tarde hasta un total de 1.000 oficinas Smart Red, su modelo de macrosucursal especializada para clientes digitales que está implantando en la actualidad.

Bankia y CaixaBank ya cuentan con sucursales especiales con horarios ininterrumpidos de mañana y tarde. Ambos bancos ya negociaron con los sindicatos estas jornadas laborales y las compensaciones que reciben sus empleados por estos horarios singulares. La entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri cuenta con unas 150 oficinas en horarios vespertinos, de las que 125 son las denominadas oficinas ágiles, seis oficinas en centros comerciales y otras tantas de las sucursales conocidas como centros multicanales, en los que se cita al cliente para hablar con su gestor previa solicitud. CaixaBank, por su parte, cuenta con 290 oficinas con horario especial acordado con los sindicatos, estas son las sucursales denominadas stores (el grueso) y businessbank.

Santander también comenzó a negociar con los representantes de la plantilla estos horarios a finales de abril, aprovechando la mesa abierta para tratar la homologación de las condiciones laborales de los empleados de las redes de Popular, Pastor y la de ahora su casa matriz. Pero al final, las negociaciones quedaron paralizadas al no encontrar un punto de encuentro entre sindicatos y el grupo que preside Ana Botín.

Ahora, los sindicatos y la dirección del banco han decidido reanudar las conversaciones, “en busca de un punto de equilibrio”, explican fuentes sindicales.

El punto de discordia fue lo que los representantes laborales consideraban un “despropósito”, al poder existir en el banco distintos colectivos “haciendo los mismos trabajos con condiciones laborales diferentes”.

De momento, sindicatos y Santander volverán a reunirse hoy, acto en el que CC OO, mayoritario en el grupo, presentará una serie de propuestas, que pasan por homogeneizar horarios en el resto de las oficinas del grupo en España, igualar condiciones económicas, financieras y sociales o mejorar el plan de igualdad, según consta en un comunicado.

Su propuesta pasa por que estos horarios especiales cuenten con una entrada flexible de 8.30 a 9.00 horas, lo mismo que la salida, que sería de 18.00 a 18.30 horas, con una pausa para comer de hora y media. De lunes a jueves se trabajarían siete horas y media, con dos horas presenciales dos tardes a la semana, con un máximo de 100 tardes al año, con personal comercial que podrá organizar su horario con flexibilidad. Los viernes el horario sería de 8.00 a 15.00 horas. La compensación sería un complemento de 3.000 euros anuales, a los que se sumaría una ayuda alimentaria de 1.100 euros. 

Otras claves

Profesionalidad. Según CC OO, la plantilla que debería trabajar en estas macrooficinas con horarios especiales serían la dirección de la sucursal, con un mínimo de nivel 5; con proyección de carrera profesional hasta nivel 2 y 5, con cambios de nivel cada 3 años; para el resto de los puestos comerciales se impondría el nivel 7.

Desconexión. Los sindicatos reclaman la desconexión digital. De esta forma, no se podrá convocar nada ni en el periodo de entrada flexible ni en las pausas para la comida, ni dentro de la última hora anterior a la salida flexible.

Verano. El horario que proponen es de 15 de julio a 15 de septiembre de 8.00 a 15.00 horas.

Normas