El astronauta Pedro Duque, ministro de Ciencia, Innovación y Universidades

Pedro Sánchez recupera este ministerio, una demanda de la comunidad científica

Duque, ingeniero aeronáutico, trabajaba para la Agencia Espacial Europea

Pedro Duque, nuevo ministro de Ciencia, Innovación y Universidades.
Pedro Duque, nuevo ministro de Ciencia, Innovación y Universidades.

El mayor golpe de efecto del nuevo Gobierno de Pedro Sánchez estaba en el Ministerio de Ciencia. Tras recuperar esta cartera, algo que toda la ciencia española llevaba años reclamando, el nuevo presidente ha decidido poner al frente de la misma a Pedro Duque (Madrid, 1964), el primer y único español que ha viajado al espacio.

La elección del astronauta para pilotar este ministerio ha generado un enorme entusiasmo dentro de la comunidad científica. Además, asumirá también las competencias de innovación y universidades. Con el Gobierno anterior, innovación y ciencia dependían del Ministerio de Economía (pilotado durante la mayor parte de los últimos siete años por Luis de Guindos), mientras que todo lo relativo a universidades dependía del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes.

Pedro Duque se crió en un barrio de la periferia de Madrid (San Blas), donde acudió a un colegio y a un instituto público. En 1986 se convirtió en ingeniero aeroespacial, tras cursar la carrera en la Universidad Politécnica de Madrid, con matrícula de honor, un paso por la universidad pública del que se muestra orgulloso en todas sus entrevistas. "Nos íbamos al extranjero con complejo y volvíamos diciendo que los complejos los tenían que tener los de los demás países", contaba en una conversación con CincoDías.

Fue en octubre de 1998 cuando participó en una misión espacial, convirtiéndose en el primer ciudadano español en salir de la atmósfera terrestre. Un año después recibió el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional.

Desde entonces, ha seguido muy vinculado al sector aeroespacial, trabajando en Alemania, Rusia, EE UU, Holanda y España, combinando empleos en el sector privado y en agencias internacionales. Durante los últimos seis años ha trabajado para la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés), coordinado la actividad de las misiones en la Estación Espacial Internacional.

En una entrevista concedida a este periódico, recordaba que aunque Europa se ha quedado a la zaga de otras potencias en el envío de astronautas al espacio, "en satélites de observación de la Tierra y telescopios espaciales, podemos sacar mucho pecho, y hay muchos españoles dedicados a ello". Durante dicha conversación, Duque explicaba que una de las claves para aumentar el peso innovador en la economía española pasaba "por darle una vuelta al modelo de educación y universidades, para que haya más calidad y menos cantidad. Ha habido una época en que las universidades eran un medio de repartir conocimiento y menos de crear profesionales. Hay mucho trabajo que hacer". 

También se lamentaba por la "poca innovación" presente en las empresas españolas en general. "Hay pocas con un presupuesto dedicado a ello", explicaba, y ponía como ejemplo en esta materia a EE UU. "En Europa hay una falta de interés por la innovación enorme comparado con EE UU, donde el presupuesto supera 10 veces el europeo".

Duque es una apasionado de la ciencia básica, y también de sus desarrollos tecnológicos. El astronauta siempre ha defendido el papel fundamental que debe tener el sector público para formar a los futuros científicos. "Hay que garantizar que la universidad pública produzca a los mejores ingenieros, y no la privada", explicaba recientemente en una entrevista con El Confidencial.

Sobre la relación entre la ciencia, la innovación y la universidad, el astronauta siempre ha defendido "las inversiones en fomento de la ciencia y la tecnología promocionan la conversión de todo ese talento en innovación que revertirá en nuevos productos, patentes, servicios y, en general, en sólida exportación en plazos aún más cortos".

El nuevo ministro de Ciencia también se ha distinguido por ser un activo combatiente contra las pseudoterapias médicas (como la homeopatía), así como contra todas las creencias irracionales, como el nuevo fenómeno de defensor de que la Tierra es plana. "Gente que ha dicho tonterías ha habido siempre", resumía. 

Normas