El ‘carsharing’ nutrirá de eléctricos el mercado de segunda mano

La renovación de la flota compartida abaratará el acceso a esta tecnología

La seguridad desplaza al precio como el factor más relevante

precio vehículo Ampliar foto

El mercado de ocasión no será ajeno al impacto de las nuevas tecnologías y fórmulas de movilidad. Los coches eléctricos que las compañías de carsharing están incorporando a sus flotas terminarán a la larga engrosando la oferta de automóviles usados, contribuyendo así a la masificación de estos vehículos.

“Estoy convencido de que dentro de unos años la movilidad compartida habrá hecho más por el impulso del coche eléctrico que cualquier otra medida que haya podido tomar el Gobierno”, afirmó Lorenzo Vidal de la Peña, presidente de Ganvam, durante una rueda de prensa celebrada ayer con motivo del Salón del Vehículo de Ocasión, de cuyo comité organizador forma parte.

De acuerdo con las tendencias presentadas por la asociación de concesionarios y vendedores de vehículos, el auge del carsharing en España, con la irrupción de operadores como Car2Go, Emov, Ziti y, el más reciente, Wible, ha triplicado las matriculaciones de eléctricos desde 2015.

Vidal de la Peña sostiene que cuando estas compañías empiecen a renovar su flota, conformada básicamente por biplazas cero emisiones, se convertirán en “fábricas de eléctricos de segunda mano”.

Carsharing
Un coche eléctrico de la firma de carsharing Car2Go circula por la plaza de Castilla de Madrid.

Actualmente, estos vehículos son hasta 50% más caros que sus pares de combustión. Jaime Barea, director del departamento jurídico de Ganvam, explicó que ahora mismo sería aventurado estimar el valor residual con que podrían llegar al mercado de usados, ya que no se dispone aún de una muestra suficiente para realizar dicho cálculo.

De lo que en Ganvam no tienen ninguna duda es de que su llegada al mercado de ocasión ayudará a derribar una de las barreras que, junto con la falta de infraestructuras de recarga, obstaculiza el avance de esta tecnología: el precio.

Ello incluso a pesar de las dudas sobre la rentabilidad de estos servicios. “Cada vez hay más firmas de carsharing. Cuando llegue la hora de que renueven su flota, esos coches no van a quedarse en el sótano. Tendrán que salir al mercado con ciertas condiciones”, argumentó Vidal de la Peña. “Lo evidente es que será un foco de aprovisionamiento de cierto tipo de vehículo que antes no teníamos”, subrayó.

La asociación defiende que la popularización del automóvil compartido, unido a otras tendencias como el incremento del renting a particulares, ampliarán la oferta de modelos usados “más jóvenes y eficientes”, contribuyendo a que ya este año las ventas de vehículos de ocasión se incrementen un 5% interanual y superen los 2,1 millones de unidades.

Ganvam estima que la venta de usados crecerá este año un 5% y superará los 2,1 millones de unidades

Puesto que tendemos hacia un mercado de segunda mano donde la oferta procederá en buena medida de vehículos de empresa, renting y carsharing, es decir, modelos de menos de cinco años que han registrado trayectos cortos, el kilometraje dejará de ser la variable determinante para definir el valor del coche, dando paso a otros parámetros, como la normativa de emisiones, la seguridad y la conectividad.

Prueba de ello es que, según el Libro blanco del VO de Ganvam, en el último año se ha incrementado del 15% al 25% el porcentaje de compradores dispuestos a pagar un poco más a un vendedor profesional por un vehículo de VO que incluya un buen equipamiento de seguridad. “Por primera vez, no es el precio ni el kilometraje, sino la seguridad, el aspecto más valorado”, destacó Vidal de la Peña.

Propuestas

Lorenzo Vidal de la Peña
Lorenzo Vidal de la Peña, presidente de Ganvam (a la derecha), y Jaime Barea, director jurídico, durante la rueda de prensa ofrecida ayer. Cinco Días

Incentivos. A fin de impulsar la renovación del parque, Ganvam propone rebajar la cuota del IRPF para los particulares que opten por la fórmula del renting y dar continuidad a los incentivos al achatarramiento, incluyendo en ellos a los vehículos de ocasión de hasta tres años de antigüedad.

ITP. Subir hasta cuatro puntos el impuesto de transmisiones patrimoniales ayudaría a frenar la compraventa entre particulares. El tipo actual se sitúa en una media del 4%, ya que varía según la autonomía.

Venta callejera. La asociación insiste también en que se prohíba de manera expresa la venta ilegal de coches en el Reglamento General de Circulación, en las normativas autonómicas y ordenanzas municipales.

Normas