Sánchez promete mantener vigentes los Presupuestos impulsados por el PP

Ábalos habla de elecciones antes del fin de la legislatura y pide a la Cámara no “encubrir” al PP

Rajoy culpa a la moción de censura de los socialistas de la subida de la prima de riesgo

moción de censura
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, a su llegada al Congreso.

El Congreso de los Diputados acoge desde esta mañana un encendido debate dialéctico entre los representantes del PSOE, que defienden la moción de censura presentada contra el presidente del Gobierno para su sustitución por Pedro Sánchez tras la sentencia condenatoria del caso Gurtel, y el propio Mariano Rajoy, que defiende la gestión de su Gobierno y acusa a los socialistas de no estar limpios de corrupción.

Aunque ha habido mensajes para las bases de un partido y otro, el oponente o la ciudadanía en general, los discursos se han dirigido especialmente al resto de diputados de la Cámara Baja, especialmente a los del PNV, que parecen tener en su mano la decisión de derrocar a Rajoy o mantenerle en el cargo.

El principal guiño del candidato a la presidencia a los diputados vascos no ha tardado en llegar. Sánchez ha avanzado que ofrece a la Cámara un “programa de estabilidad, moderado, realista y de consenso”, que entre otras cosas pasa por mantener vigentes los Presupuestos Generales del Estado de 2018 que acaba de impulsar el PP. Unas cuentas que incluyen aportaciones de cientos de millones para el País Vasco. El líder socialista también ha prometido diálogo a las fuerzas independentistas de Cataluña para afrontar la crisis territorial.

El responsable de defender los motivos de la moción de censura ha sido secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, que ha arrancado leyendo extractos de la reciente sentencia de la Audiencia Nacional sobre el caso Gürtel, que condena al PP como partícipe a título lucrativo de una red de corrupción y niega expresamente la credibilidad del testimonio de Rajoy.

“El partido PP ha sido desde su fundación un auténtico y eficaz sistema de corrupción institucional”, ha leído Ábalos, aseverando que la sentencia deja la “certeza de que Gürtel era el PP, y el PP era Gürtel”.

Ábalos ha criticado con dureza que el PP haya accedido al poder “haciendo trampas”, sirviéndose de una financiación ilegal y ha aseverado que “los españoles no podemos tolerar la corrupción y la indecencia como si fuera algo normal”.

“Mientras las familias sufrían la crisis, otros se hacían millonarios y ustedes les hacían una amnistía fiscal”, ha dicho, criticando que el Gobierno haya sido incapaz de pedir perdón, colaborar con la justicia y se haya limitado a negar la sentencia o a acusar al resto de partidos de ser corruptos también. “No sé qué tarea de ennoblecimiento de la política es igualar a todos en la corrupción”, les ha reprochado.

“Esta moción no puedes ser instrumental ni ser sustituida por unas Elecciones Generales. Se trata de subsanar primero esto, luego las elecciones”, ha defendido, avanzando que si el PSOE gana la moción de censura convocará elecciones antes del final de la legislatura.

Finalmente, Ábalos ha hecho un llamamiento directo al resto de los diputados de la Cámara advirtiéndoles que, si no se saca ahora al PP de La Moncloa, que supone “un círculo perfecto de la corrupción”, “el resto, vamos a ser cómplices del encubrimiento” de sus delitos.

La réplica de Rajoy

“Cuando ustedes abren la boca se dispara la prima de riesgo”, ha replicado Rajoy al tomar la palabra, acusando al PSOE de querer asaltar el poder sin pasar por las urnas, de hacerlo sin un proyecto creíble y salpicados por casos de corrupción que les impiden ser árbitros de la moción.

“Nosotros hemos devuelto la confianza en España a los socios europeos, internacionales, a las agencias de rating y a los propios españoles”, ha destacado Rajoy, defendiendo la gestión de su Ejecutivo “tras cinco años de recesión” de los que hace responsables al PSOE.

Al contrario que la retórica de Ábalos, sin embargo, la de Rajoy parece haber estado más dirigida a contentar a su propia bancada y reivindicarse, o a afear a los socialistas su iniciativa, que a ganarse el respaldo de los votos dudosos del resto de diputados de la Cámara.

"Dimita y esta moción habrá acabado"

Sánchez ha defendido que la moción de censura es una “respuesta institucional a la crisis institucional”, “provocada por este Gobierno”, por lo que ha pedido “responsabilidad” a los 350 diputados del Congreso de los Diputados.

La “gravedad” de la sentencia, ha expuesto Sánchez, solo podría suponer “la dimisión del presidente del Gobierno” en cualquier democracia. “Este debate puede acabar en este mismo momento. Dimita señor Rajoy y todo terminará”.

“¿Va a dimitir señor Rajoy a va a seguir aferrándose al cargo?”, le ha conminado Sánchez. “Dimita señor Rajoy y esta moción de censura habrá acabado hoy aquí y ahora”, ha expuesto, argumentando que el “silencio” del presidente es el que activa esta moción para responder a una “ciudadanía hastiada” de la corrupción.

“El presidente ignora el sentido común, en lugar de marcharse por voluntad propia. Señorías deben dar una respuesta”, ha sostenido Sánchez, haciendo un llamamiento al resto de diputados. “Su voto señorías compromete su palabra, especialmente las de quienes dijeron que venía a regenerar la política democrática”.

“Su sola permanencia en el cargo debilita a toda la Democracia”, ha increpado Sánchez a Rajoy, preguntándole “¿qué más tiene que pasar?” para que asuma responsabilidades políticas después de que se haya demostrado que el PP “acudió dopado a las Elecciones Generales”, que su antiguo portavoz, Eduardo Zaplana, haya ingresado en prisión por presuntos delitos de blanqueo o cohecho, que más de 900 cargos del partido del Gobierno estén procesados o que 12 de los exministros de la etapa Aznar, o tres de los exministros del propio Rajoy estén investigados o condenados.

“Hoy quiero dirigirme a los 350 diputados, a los ciudadanos a los que representan. Independientemente de como voten o como piensen, esperar de ustedes la responsabilidad que no tiene el presidente del Gobierno”, ha reclamado Sánchez, instando a impulsar juntos una nueva “etapa de consenso”.

El Gobierno de Rajoy, ha subrayado el líder del PSOE, ha pedido a la ciudadanía enormes “sacrificios”, y ha mermado el sistema social español, mientras los miembros del PP “se llevaban sueldos en sobres”.

Sánchez ha denunciado el “chantaje al que someten a esta Cámara” los miembros del Gobierno. “Ofertan una estabilidad manchada de corrupción contra el supuesto caos de la regeneración democrática. No se puede obligar a elegir a un país entre democracia y estabilidad porque no hay mayor inestabilidad de la que emana de la corrupción”, ha sentenciado.

El candidato a la presidencia ha anunciado que propone un Gobierno “socialista, paritario, europeísta y garante de la estabilidad presupuestaria y económica, cumplidor de sus obligaciones europeas”, ha prometido, lanzando un guiño a los diputados de las fuerzas nacionalistas -especialmente a los independentistas catalanes- comprometiéndose a dialogar "con todas las fuerzas parlamentarias y todos los Gobiernos autonómicos”, lo que incluye al Govern de Cataluña.

El programa de Sánchez

“Me comprometo ante esta Cámara a cumplir con las obligaciones derivadas como Estado miembro de la UE. De ahí se deriva, nuestra voluntad de gobernar manteniendo los Presupuestos Generales del Estado aprobados en esta Cámara y pendientes de aprobación en el Senado. Una decisión que asumo desde la responsabilidad para garantizar la gobernabilidad de nuestro país en un momento especialmente complejo”, se ha comprometido Sánchez.

Unos Presupuestos que Sánchez ha dicho que el PSOE no comparte, porque ahondan en el modelo de "desigualdad" y "amenaza de cohesión territorial", pero que los socialistas apoyarán si vuelven al Congreso tras la tramitación en el Senado. Para ello tendrían que aprobarse enmiendas en la Cámara Alta. De lo contrario, si el Senado, donde el PP tiene mayoría absoluta, da luz verde a los Presupuestos, estos serán firmes.

Más allá, Sánchez ha avanzado que una prioridad de su Gobierno será impulsar el diálogo colectivo entre patronal y sindicatos para impulsar la “dignificación salarial de los trabajadores”, impulsar la lucha contra la desigualdad, sufragar las ayudas a la dependencia o la lucha contra la violencia de género y abordar la reforma del sistema de pensiones. Todo, ha matizado, manteniendo el compromiso con los límites de déficit impuestos por Bruselas. A partir de ahí, ha avanzado, si accede a la presidencia propondrá a la Cámara trabajar ya en los Presupuestos de 2019.

"Su apoyo a las cuentas es chocante"

En su turno de réplica, Rajoy ha afeado a Sánchez que “su único punto programático es mantener los Presupuestos del Estado”. “Eso es chocante”, ha expuesto, recordando que el PSOE hizo una crítica encendida al proyecto de cuentas públicas.

“¿Van a apoyar las decisiones ideológicas del Gobierno al que quieren censurar?”, ha dicho, cuestionando si este apoyo a los Presupuestos se lo pidió alguno de los grupos que va a apoyar la moción. Con su sorna habitual, Rajoy ha apuntado que habrá sido Podemos, mientras todos los ojos se volvían hacia el PNV. El partido vasco se juega 540 millones de euros para Euskadi en las cuentas impulsadas por el PP.

“Su programa es un ejercicio de pirotecnia, humo que se habrá convertido en nada antes de que concluya esta sesión”, ha recriminado el presidente del Gobierno a Sánchez. “Su tarea es fabricar un buen dragón para poder presentarse como un San Jorge”, ha ilustrado Rajoy, aseverando que la España negra que dibuja el PSOE poco tiene que ver con la realidad por lo que ha pedido mesura al resto de diputados a la hora de votar la moción.

“Usted lo que plantea es, o yo, o el caos”, ha afeado Sánchez a al presidente del Gobierno, apostillando que “usted, señor Rajoy, es el caos”. El líder socialista ha criticado que el Ejecutivo venga culpando al PSOE de la subida de la prima de riesgo cuando es la inestabilidad política en Italia la que parece haber impulsado los nervios de todo el mercado europeo. “Deje de mentir, señor Rajoy”, ha dicho, recordándole que la prima no ha estado nunca tan alta como bajo su Gobierno o que nunca se había puesto en juego la integridad territorial del país.

La cuestión, ha planteado el líder socialista al resto de diputados de la Cámara, es “si esta democracia se puede permitir el lujo de pasar dos años más encadenado a la corrupción del PP”. "Yo creo que no", ha concluido.

Normas