Turismo

El Ayuntamiento de Barcelona exige a Airbnb que retire 2.500 pisos ilegales de su oferta

La plataforma ya accedió a retirar 1.000 pisos el año pasado

El Ayuntamiento de Barcelona exige a Airbnb que retire 2.500 pisos ilegales de su oferta

El Ayuntamiento de Barcelona ha pedido este miércoles a Airbnb que retire otros 2.577 pisos turísticos ilegales, con la intención de que la plataforma "deje a cero" los irregulares publicados en su web, ha anunciado la teniente de alcalde Janet Sanz.

En rueda de prensa, ha recordado que el Gobierno de Ada Colau ya pidió la retirada de 1.000 pisos en julio que se eliminaron a las pocas semanas, y que después envió a la plataforma otras listas que suman otros 500 ilegales, que también están en proceso de retirarse.

Junto al concejal Agustí Colom, Sanz ha asegurado que ve "buena predisposición" en Airbnb, con la que el Gobierno municipal se reunirá la próxima semana, en un encuentro en el que la plataforma presentará una propuesta tecnológica para evitar que se anuncien pisos ilegales, según Sanz.

Ha detallado que el equipo de Airbnb que se encarga de dar de baja anuncios, ubicado en Irlanda, recibirá este jueves la lista de estos 2.577 pisos ilegales, y ha resaltado que han empezado a abrir procesos sancionadores contra sus propietarios, pero no contra la plataforma.

Preguntada por los medios, ha avanzado que, si Airbnb no los retira, el Ayuntamiento tiene la posibilidad de impulsar un nuevo proceso sancionador contra la plataforma, y ha añadido: "Esperamos saber su propuesta y sobre todo la confirmación de que dejará a cero los pisos ilegales que hoy se están anunciando en su web".

Colom ha subrayado que, desde pusieron en marcha el plan de choque contra pisos turísticos ilegales, estos se han reducido desde más de 6.000 a unos 3.000 --entre los que se incluyen los 2.577--, mientras que hay unos 9.600 legales: "Ha habido una reducción importante, pero es obvio que el número de ilegales todavía es demasiado elevado. El objetivo es llevarlo a cero".

Sanz ha resaltado que otras plataformas ya han puesto en marcha mecanismos para que el número de registro de la licencia sea un elemento necesario para ofertar un piso turístico y, aunque varias todavía anuncian algunos pisos ilegales --que el Ayuntamiento controla mediante una herramienta
tecnológica--, "en ningún caso están al nivel de Airbnb".

"Lo que queremos es que esta plataforma, como cualquier otro vecino y empresa en Barcelona, cumpla de una vez por todas la ley", algo que exigen al resto de portales de alquiler vacacional, con los que el Ayuntamiento abrió un espacio de trabajo en el que Airbnb inicialmente rechazó participar, ha señalado la teniente de alcalde.

Normas