Italia se hace daño sobre todo a sí misma tras el acuerdo de Gobierno

La Bolsa de Milán es la que más cae de todo el continente

El pacto elimina las partes más peligrosas para el resto de la UE

Luigi Di Maio, líder de 5 Estrellas. (Antonio MasielloGetty Images)
Luigi Di Maio, líder de 5 Estrellas. (Antonio Masiello/Getty Images)

El acuerdo alcanzado en Roma para formar un Gobierno de gran coalición de los extremos entre 5 Estrellas (izquierda) y Lega (derecha) ha provocado este viernes turbulencias financieras que han golpeado sobre todo a la propia Italia.

La Bolsa de Milán encabezaba las caídas de toda Europa nada más conocerse los términos de un pacto mucho más suave de lo esperado y que todavía debe ser ratificado por las bases del movimiento izquierdista. El acuerdo ha roto la racha al alza de la bolsa italiana, que encadenaba sorpredentes subidas a pesar de la incertidumbre sobre el futuro Gobierno.

Las primas de riesgo también se tensaban en la periferia de la zona euro, pero la italiana se perfila como la más perjudicada y ya dobla a la española. El acuerdo también ha puesto en el punto de mira del mercado a los bancos italianos más vulnerables, con el recientemente rescatado Monte dei Paschi como el más expuesto a un batacazo.

A falta de su aplicación, por tanto, Italia parece la principal perjudicada por el acuerdo negociado por Luigi di Maio (5S) y Matteo Salvini (Lega), aunque el resto de la zona euro teme la repercusión. Los países de la periferia, como España o Portugal, ya han sufrido un ligero contagio en sus primas de riesgo. Y la Francia de Macron ve complicarse su proyecto de reforma de la zona euro, ya aguado por la resistencia de Alemania, la primera economía del bloque, y difícilmente realizable si Italia, la tercera economía, se escora a posiciones eurorreticentes.

El futuro Gobierno se compromete "a respetar plenamente" los límites europeos de déficit público y deuda

 

Bruselas, sin embargo, puede respirar con cierto alivio porque el acuerdo de Gobierno ha eliminado las partes más temidas, como la amenaza de ignorar el Pacto de Estabilidad o de reclamar al BCE la cancelación de los bonos italianos que ha adquirido en su programa de compra, que superan los 340.000 millones de euros. También se ha caído la propuesta sobre un mecanismo de salida del euro para volver a la lira italiana.

"Italia perseguirá el pleno cumplimiento de los objetivos establecidos en el tratado de Maastricht en 1992", arranca el capítulo destinado a Europa, relegado a la parte final del acuerdo de Gobierno. Ese compromiso, al menos formal, con los límites de déficit (3%) y deuda (60%), puede evitar un choque de entrada entre el nuevo ejecutivo y la Comisión Europea.

El programa aspira también a medidas ambiciosas como la reforma del mandato del BCE, para obligar a Fráncfort a fijarse objetivos de crecimiento y empleo y no solo de inflación. O el reforzamiento del Parlamento Europeo, por ser la única institución europea "con legitimidad democrática", según el texto pactado. Pero esos órdagos de Roma apenas inquietan en el resto de capitales europeas porque previsiblemente se diluirán en las negociaciones en marcha para reformar la zona euro que, en todo caso, deben aprobarse por unanimidad.

El resto de puntos polémicos, como las rebajas fiscales en un país con una deuda de más de 2,2 billones (132% del PIB nacional), o la marcha atrás en la reforma de las pensiones (que preveía un retraso de la edad de jubilación) tampoco suponen una amenaza vital para la zona euro. Bruselas ya ha hecho la vista gorda cuando Portugal y España han cancelado o aplazado sus propias reformas de pensiones.

El principal temor de la zona euro no es ya tanto el programa de Gobierno como la propia viabilidad del nuevo ejecutivo. Europa se ha acostumbrado en los últimos años a las grandes coaliciones, como en Alemania. Pero ahora afronta el experimento inédito de una gran coalición de los extremos, con la previsible amenaza latente de que estalle en cualquier momento.

En poco más de un año, mayo de 2019, 5 Estrellas y Lega deberán competir en las elecciones europeas. Y las bases de ambas formaciones podrán hacer una primera valoración sobre su labor de Gobierno. Hasta ahora, los sondeos indican que la negociación ha favorecido al extremo derecho, que ha logrado un acuerdo para endurecer la política de migración. El extremo izquierdo, que ganó las elecciones de marzo, sale de momento perjudicado.

El impacto en el mercado

Deuda soberana en máximos de octubre. La rentabilidad de los bonos italianos no se ha disparado a raiz del insólito acuerdo de gobierno alcanzado en Italia aunque sí se ha tensionado de forma evidente, en especial al conocerse la existencia de un borrador del pacto que incluía una fórmula de salida del euro y la petición al BCE de la cancelación de la deuda italiana en balanca. Ambos partidos negaron tales propuestas, que no están incluidas en el acuerdo. Pero en la última semana, el rendimiento del bono italiano ha pasado del 1,87% al 2,2% y la prima de riesgo ha escalado a los 164 puntos, el doble que la española. Prima y bono italianos alcanzan así nuevos máximos anuales, por encima de los marcados en febrero.

La Bolsa más castigada de Europa. El índice Ftse Mib de la Bolsa de Milán conserva el liderazgo indiscutible de la Bolsa europea en el balance del año, con un alza del 7,22%. Pero en la semana encaja una caída del 3%, con especial castigo para los bancos. UBI y BPER banca cayeron el viernes más del 6% y Monte dei Paschi, para el que el gobierno prevé una “nueva misión” dado su capital público, perdió más del 3%.

Normas