Xiaomi, de modesto fabricante de ‘smartphones’ a una empresa de 100.000 millones de dólares

La compañía china se prepara para protagonizar la mayor salida a Bolsa desde Alibaba

Es el cuarto mayor fabricante de teléfonos inteligentes del mundo, tras Samsung, Apple y Huawei

Xiang Wang, vicepresidente de Xiaomi durante una rueda de prensa en Hong Kong este jueves.
Xiang Wang, vicepresidente de Xiaomi durante una rueda de prensa en Hong Kong este jueves.

El fabricante chino de smartphones y otros productos de electrónica de consumo Xiaomi dio ayer su primer paso para salir a Bolsa al registrar el folleto de la operación en la Bolsa de Hong Kong. La compañía, el cuarto mayor fabricante de teléfonos inteligentes del mundo, espera ingresar 10.000 millones de dólares (8.350 millones de euros) con su colocación, lo que le daría una capitalización de entre 80.000 y 100.000 millones de dólares.

De alcanzar esas expectativas, se convertiría en la mayor oferta pública de venta de acciones del mundo desde Alibaba, que ingresó 25.000 millones en 2014 con su salida a Bolsa. Xiaomi superaría a otras grandes tecnológicas chinas como Baidu y JD.com y se convertiría en la tercera mayor empresa de tecnología china en valor, tras los gigantes Tencent y Alibaba.

Xiaomi, fundada en 2010 por el empresario Lei Jun, también sería la cuarta mayor operación en la historia de la bolsa de Hong Kong (la decimoquinta más grande del mundo). La firma ha elegido cotizar en la excolonia británica, después de que este parqué acabe de reformarse y permita que puedan cotizar compañías con diferentes clases de acciones.

La estructura accionarial de Xiaomi comprenderá acciones de clase A y acciones de clase B. La compañía planea destinar un 30% de los fondos captados mediante la OPV al desarrollo de su ecosistema tecnológico, poniendo especial foco en la inteligencia artificial y el internet de las cosas, otro 30% a I+D, una partida similar a su expansión internacional, y el 10% restante a financiar la actividad general de la compañía, según detalla el documento presentado.

Xiaomi informó igualmente que en 2017 registró pérdidas de 43.889 millones de yuanes (5.755 millones de euros), aunque sus ventas se dispararon un 67,5%, hasta 15.030 millones de euros, y el beneficio operativo fue de 1.600 millones de euros. “En siete años desde nuestra fundación, nuestros ingresos anuales han superado los 100.000 millones de yuanes, alcanzando una tasa de crecimiento que muchas empresas tradicionales son incapaces de igualar”, dijo Jun en una carta dirigida a sus empleados.

Xiaomi, que sufrió en 2016 una crisis golpeada por otros rivales chinos, ha iniciado una fuerte expansión internacional. Según los últimos datos de Statista, en el primer trimestre de 2018 el 13% de los smartphones vendidos en China son Xiaomi, siendo el cuarto fabricante del país tras Huawei, Oppo y Vivo. A nivel mundial, y según Strategy Analytics, Xiaomi se convirtió a cierre de marzo en el cuarto mayor fabricante de smartphones del mundo, solo superado por Samsung, Apple y Huawei.

La firma, que ha desplazado del puesto a Oppo, vendió entre enero y marzo 28,3 millones de unidades, frente a los 12,6 millones que había vendido en el mismo periodo del año anterior, pasando de tener una cuota del 3,6% al 8,2%. Xiaomi es el fabricante que más ha crecido, gracias al impulso que ha tomado en algunos mercados como la India, donde ya es el líder por delante de Samsung.

La multinacional china obtiene en la actualidad el 70% de sus ingresos de la venta de smartphones; el resto, procede de la comercialización de otros muchos dispositivos (televisores, drones, altavoces, cascos de realidad virtual, patinetes y bicis electrónicas, ordenadores). La firma, que incuba e invierte en múltiples empresas para entrar en nuevas líneas de productos, se define como una empresa de internet y asegura que vende publicidad y distribuye contenidos.

Xiaomi, reconocida por lanzar productos de calidad a precios muy competitivos, desembarcó en España en noviembre de 2017 y ya tiene cuatro tiendas en el país. El fabricante chino, que aseguró entonces que utilizaría el mercado español para conocer los gustos del consumidor de Europa Occidental, ha ampliado su cuota en el Viejo Continente. En el último trimestre fue cuarto, con un 4,4% de cuota. Samsung, Huawei y Apple suman acaparan entre las tres el 71%.

Las tecnológicas despiertan del letargo bursátil

El mercado de OPV en el sector tecnológico empezó a despertar del letargo en 2017 y en 2018 se está registrando un fuerte repunte en el número de operaciones. Entre las últimas, la tecnológica europea Spotify (en su caso no fue una OPV) ingresó 1.000 millones de dólares en su colocación en Wall Street en abril, una operación que la valoró en 29.500 millones de dólares. Semanas antes, en marzo, Dropbox ingresó 756 millones de dólares (con una valoración total de 8.200 millones), en la mayor OPV hasta ese momento desde Snap.

La matriz de la red social Snapchat empezó a cotizar en marzo de 2017, una operación con la que ingresó 3.400 millones en la colocación y le dio una valoración de 24.000 millones. Como referencias, Facebook ingresó 16.000 millones de dólares en 2012 (el total de la compañía se valoró en 90.000 millones de dólares) y, un año después, Twitter ingresó 1.800 millones de dólares en su OPV (13.000 millones de dólares de capitalización).

Pero, ¿qué suerte han tenido desde que debutaran en Bolsa? Dropbox, la empresa estadounidense de almacenamiento de fotografías, vídeos y documentos en internet, sube un 42% desde el precio de la OPV. Cotiza en torno a 30 dólares y debutó en 21.

También Alibaba ha más que duplicado su precio desde que salió a cotizar: sus títulos cuestan casi 179 dólares y empezó su andadura bursátil en 68.

Quien no está teniendo tan buena acogida es Snap, que pierde un 36% desde que debutó a Bolsa. Sus acciones rozan los 11 dólares por acción, mientras que cuando salió estaban en 17 dólares. Esta compañía sufrió este miércoles una dura caída del 22% en el parqué tras advertir de una ralentización de su crecimiento tras el rediseño de su aplicación Snapchat. También Spotify baja cerca del 5% desde su estreno, tras perder 169 millones en el primer trimestre: cuesta 158 dólares por acción y el previo de referencia fue 165,9.

Twitter y Facebook, con más trayectoria bursátil, se revalorizaron un 47% y un 50%, respectivamente, durante 2017. La firma de Mark Zuckerberg incluso ya ha recuperado el 70% de las pérdidas que le había ocasionado el escándalo de Cambridge Analytica.

Normas