T-Mobile y Sprint lanzan el primer acuerdo 5G

La fusión nace con el objetivo de competir contra Verizon y AT&T, líderes del mercado

Un smartphone con el logo de Sprint en una presentación de T-Mobile.
Un smartphone con el logo de Sprint en una presentación de T-Mobile. REUTERS

T-Mobile US y Sprint van a lanzar el primer acuerdo 5G de América. Las dos operadoras móviles acordaron el domingo fusionarse para crear un competidor más poderoso para Verizon y AT&T, los líderes del mercado. Las preocupaciones antimonopolio habían obstaculizado las conversaciones, pero el CEO de T-Mobile, John Legere, dijo que el acuerdo crearía puestos de trabajo en zonas rurales y mantendría al país por delante de China en la carrera por el 5G. Algo que probablemente atraiga a los reguladores del presidente Donald Trump.

El acuerdo de acciones, que valora a Sprint en 26.500 millones de dólares o en 6,62 dólares por acción, deja a los mandos al dueño de T-Mobile. La compañía alemana podría nombrar así a casi dos tercios de la directiva. Masayoshi Son, cuyo SoftBank controla Sprint, será el director y obtendrá otros tres asientos. La ronda previa de conversaciones para la fusión del año pasado se acabaron, en parte, por el desacuerdo sobre qué empresa tendría más voz.

Las compañías calculan al menos 6.000 millones de dólares en ahorros de costes, que valoran en 43.000 millones. Las ganancias podrían ser mayores ya que las velocidades mucho más rápidas que el 5G permiten una serie de nuevos servicios, como vehículos autónomos, y nuevas fuentes de ingresos.

El verdadero obstáculo es regulatorio. Ambas empresas abandonaron las conversaciones para fusionarse en 2014 después de que el Departamento de Justicia y los comités del Congreso expresaran su preocupación por el trato.

Eso explica por qué Legere y su homólogo de Sprint, Marcelo Claure, están organizando la fusión en torno a temas cercanos y del gusto de Trump. Según sus declaraciones, al invertir 40.000 millones de dólares, la fusión ayudará a Estados Unidos a superar a China en la carrera por desarrollar la próxima generación de redes inalámbricas.

T-Mobile y Sprint también prometieron crear decenas de miles de puestos de trabajo directos, muchos de ellos en el corazón de la América rural de Trump, mientras construyen su red. Legere y sus aliados están presionando todos los botones correctos en un intento por lograr que los reguladores respondan afirmativamente.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Daniel Domínguez, es responsabilidad de CincoDías.

Normas