Uno de los lugares en los que comer antes de morir

Corral de la Morería, donde cocina el chef David García, fue incluido en el libro de ‘The New York Times’

Corral de la Morería
Juan Manuel del Rey, propietario del local y gestor de la bodega.

Es más que un tablao, es una referencia del flamenco en Madrid. Incluso The New York Times lo incluyó en el libro 1000 sitios que ver antes de morir. Desde hace 62 años, Corral de la Morería es uno de los templos en los que todo artista de esta disciplina, a la llamada de la fundadora, la bailaora Blanca del Rey, desea actuar.

Sus paredes encierran música y baile, pero también gastronomía. Y de la buena. Al frente de la cocina, de más de cien metros cuadrados, desde la que se atiende a los comensales del tablao y de un pequeño restaurante con apenas cinco mesas, se encuentra el cocinero bilbaíno David García, formado con Martín Berasategui, también en elBulli y que consiguió la primera estrella Michelin en el restaurante Álbora. Además de una carta de corte más convencional, dentro del tablao, en el restaurante se ofrecen dos menús: Raíces, por 49 euros, y Temporada y Evolución, 65 euros (IVA incluido).

Purrusalda con bacalao.
Purrusalda con bacalao.

De la factoría de este chef, que juega con el producto en propuestas ciertamente creativas, incluyen platos como los percebes asados en sartén, alcachofas guisadas y jugo de col morada, una sopa fermentada en algas, erizos y encurtidos, unas cocochas de merluza en tinta negra, con muy buen punto de ejecución, o tallarines de calamar con un toque picante y un caldo de chipirón. Se continúa con una merluza asada y consomé de anguilas, unos delicados bocados de morcilla crujiente, y un pichón asado. Los postres, al mismo nivel que el resto: ruibarbo con crema de limón, y suflé de manzana. La bodega abruma, con 700 referencias de vinos generosos y 200 del resto de denominaciones.

Normas