‘Brexit’ financiero: división de opiniones

Crece algo el optimismo entre los inversores sobre las negociaciones en curso

Londinenses relajándose al sol cerca del Ayuntamiento, con la City al fondo.
Londinenses relajándose al sol cerca del Ayuntamiento, con la City al fondo.

A menos de un año para que Reino Unido salga formalmente de la UE, en marzo de 2019, hemos realizado un estudio a nivel mundial en el que evaluamos y analizamos las percepciones del mercado sobre el estado actual del brexit. Los resultados revelan una constante preocupación entre los profesionales de la inversión sobre sus implicaciones para el sector de gestión de activos en Reino Unido, especialmente por su impacto en el rendimiento de las inversiones y en la competitividad. El estudio muestra resultados más positivos en su evaluación del brexit con respecto a anteriores ediciones, sugiriendo un cauto optimismo sobre la evolución de las negociaciones comerciales en curso. Como barómetro de sentimiento, los resultados obtenidos nos recuerdan que la opinión sigue dividida entre las diferentes zonas geográficas, lo que refleja la incertidumbre sobre el resultado y consecuencias finales del brexit.

El estudio se llevó a cabo en febrero: un 24% de las respuestas proceden de Reino Unido (RU), un 24% de otros países de UE y el 52% restante del resto del mundo (RDM).

Comenzando con el impacto en la competitividad del mercado, dos tercios de los encuestados en RU indicaron que esta ya se ha deteriorado, mostrando una tendencia ligeramente descendente respecto a los estudios previos. En otros países de la UE y del resto del mundo, los profesionales de la inversión indicaron que el brexit habría provocado ya que la competitividad de sus mercados locales haya aumentado o permanecido igual.

Un factor definitivo en la competitividad del mercado es la capacidad de un centro financiero determinado para atraer el mejor talento. En este aspecto, los profesionales de la inversión en RU fueron igualmente pesimistas, con el 64% opinando que el brexit dañará la capacidad de las firmas de inversión para contratar al mejor talento. En consecuencia, el 67% esperaban que sus empresas redujeran su presencia en RU (frente a un 62% en 2017). Esta cifra aumenta hasta el 76% entre los encuestados de la UE (excepto RU).

Todas las regiones que abarca el estudio piensan que el brexit perjudicará los rendimientos de las inversiones en RU. Más de tres cuartas partes de los participantes opinan que los rendimientos sobre inversiones se verán afectados negativamente en ese mercado, RU, llegando al 90% entre los encuestados del resto de la UE. Por su parte, desde RU son más propensos que sus contrapartes en la UE y en el RDM a creer que los rendimientos de las inversiones en la UE se verán también perjudicados por el brexit.

Igualmente, los resultados revelan un grado de confianza entre los profesionales de la inversión sobre el resultado de las negociaciones comerciales entre Reino Unido y la UE. A nivel mundial, cerca de un 50% espera que las negociaciones faciliten un acuerdo comercial integral que abarque tanto bienes como servicios (25%) o un acuerdo de bienes únicamente (24%). Existe la percepción entre los profesionales de RU de que su país no va a iniciar una carrera desregulatoria para atraer negocios después de abandonar la UE, una opinión expresada por el 51% de los encuestados de Reino Unido y el 41% a nivel mundial. Este resultado refuerza la opinión de que el acceso futuro al mercado entre RU y la UE se verá condicionado al despliegue de un marco regulador que defina las reglas del juego.

El estudio también revela inquietud entre los profesionales de que cualquier posible restricción en los acuerdos de delegación –esto es, aquellos en los que un fondo delega la gestión de su cartera a un gestor en una jurisdicción diferente a la suya de origen– sería perjudicial. Los acuerdos de delegación son bastante comunes y suelen ser utilizados por los fondos para permitir que los activos se gestionen de manera más eficiente. Es muy común en el entorno europeo que una entidad gestora de fondos delegue la gestión de una parte de sus carteras a un gestor con sede en Londres.

Por otra parte, el estudio refleja un sentimiento de fortaleza respecto a la estabilidad política en la UE. A nivel mundial, el 34% piensa que es probable el fortalecimiento de la UE, que contrasta con el 13% en 2017, y se reduce significativamente la opinión que prevé más salidas de la UE siguiendo a Reino Unido (30% en 2018, por debajo del 59% en 2017). Así mismo, cae porcentualmente la opinión de que el brexit estimulará la fragmentación en RU (41% desde el 53% en 2017). Aumenta ligeramente la incertidumbre de que el brexit siga adelante: el 15% de los encuestados cree que es probable que no suceda, frente al 5% en 2017

Respecto a las ciudades que salen más beneficiadas de un posible éxodo de las firmas de inversión de Londres, los resultados identifican a Fráncfort como el ganador más probable del brexit, seguido de París, Dublín, Luxemburgo y Ámsterdam. La primera ciudad española que citan los encuestados entre las beneficiarias de un eventual movimiento de empresas de inversión a otras jurisdicciones pertenecientes a la UE es Madrid, en la décima posición.

Desde que se realizó el estudio, Reino Unido y la UE acordaron un período de transición de 21 meses a partir de la salida británica el 29 de marzo de 2019, y que proporcionará una continuidad del acceso británico al Mercado Único de la UE hasta diciembre de 2020. Mientras que el período de transición proporciona el tiempo necesario para que las empresas ajusten sus operaciones, no ofrece garantías sobre lo que ocurrirá en el futuro. Con el famoso dicho de que “nada está acordado hasta que se acuerde todo”, que apuntala las negociaciones, los profesionales de la inversión tendrán que vivir con la incertidumbre del brexit por algún tiempo más.

Paul Smith es CEO y Presidente de CFA Institute y Enrique Marazuela es presidente de CFA Society Spain

Normas