Starbucks da ejemplo con su pausa antirracista para el café

Cerrará 8.000 tiendas de EE UU una tarde para formar a los empleados; es la respuesta al rechazo por la detención de dos negros a instancias de un gerente

Vaso de café con las palabras “Dejad de llamar a los polis”, mientras la policía vigila las protestas dentro de una tienda de Starbucks en Filadelfia.
Vaso de café con las palabras “Dejad de llamar a los polis”, mientras la policía vigila las protestas dentro de una tienda de Starbucks en Filadelfia.

Starbucks va a dar ejemplo a las empresas de EE UU con su pausa antirracista para el café. Tras el rechazo a la cadena por el arresto de dos hombres negros en una de sus tiendas de Filadelfia, a instancias de un empleado, la empresa cerrará todos los puntos de venta que posee en EE UU para educar a los trabajadores sobre prejuicios raciales. Esta rápida respuesta es coherente con los objetivos sociales de Starbucks y es una lección para los demás.

Los hombres estaban esperando a un amigo y no habían comprado nada cuando el gerente de la tienda llamó a la policía, según el Philadelphia Inquirer. “Todos los demás blancos nos preguntamos por qué nunca nos ha pasado a nosotros cuando hacemos lo mismo”, tuiteó la clienta Melissa DePino, que publicó un vídeo del incidente.

El presidente ejecutivo, Howard Schultz y el CEO, Kevin Johnson, viajaron rápidamente a la ciudad y se reunieron con empleados, policías y líderes comunitarios.

Una de las consecuencias es que el 29 de mayo Starbucks cerrará más de 8.000 puntos de venta para formar a casi 175.000 empleados. Eso podría costarle unas 20 millones de dólares. La compañía ha pedido ayuda a defensores de los derechos civiles y al ex fiscal general Eric Holder, entre otros, para desarrollar un plan de estudios que pondrá a disposición de otras compañías.

Suena un poco a truco de relaciones públicas, pero Starbucks merece crédito por sus esfuerzos en general. Fue una de las primeras en publicar informes de RSC en EE UU. Obtiene casi todo su café de cafetales sostenibles y pretende abastecer todas sus tiendas del mundo con energía renovable para 2020, que 25.000 empleados se hayan graduado en la universidad para 2025, y haber contratado a 10.000 refugiados para 2022.

No todas las iniciativas funcionan. En 2015, hubo rechazo a la sugerencia de Schultz a los empleados de que fomentaran el diálogo racial. Tal vez la formación del mes que viene funcione mejor. Un minorista que depende de las interacciones diarias con millones de personas tiene que tomarse en serio las corrientes sociales.

El #MeToo le costó a Steve Wynn hace poco la presidencia de Wynn Resorts, que, como Facebook, podría aprender algo de Starbucks sobre cómo afrontar una crisis en la era viral.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Normas