Unos 80 detenidos en Madrid en una macrooperación contra un chiringuito financiero

Fuentes cercanas a la operación aseguran que operaba con el nombre de Plataforma VLT y Centrum Platinum

Serán acusados de estafa y asociación ilícita

Chiringuitos financieros Ampliar foto

La Policía Nacional detuvo el lunes a última hora de la tarde a unas 80 personas en una operación contra un chiringuito financiero. En la investigación, una de las mayores efectuadas en España contra estas estafas, está participando la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF), según fuentes conocedoras de la operación. Los arrestados seguían el martes en el Registro Central de Detenidos del Cuerpo Nacional de Policías, en Moratalaz (Madrid).

La saturación provocada por una operación de estas dimensiones ralentizó el proceso de identificación de los detenidos. Los trabajadores y directivos del chiringuito pasaron la noche del lunes al martes arrestados, y a última hora de la mañana del martes la mayoría seguía en dependencias policiales, aunque por la tarde iban saliendo poco a poco.

La operación seguía el martes en curso y bajo secreto de sumario, según fuentes policiales. No se descarta que se realicen nuevas detenciones. Algunos representantes legales de los detenidos aseguraron a Cinco Días, con el compromiso de confidencialidad sobre su identidad, que las empresas operaban con los nombres de Plataforma VLT y  Centrum Platinum.

La firma desde la que operaban, con un edificio en el barrio madrileño de Las Tablas, cambiaba con frecuencia de nombre y de administradores, para dificultar el rastreo de su actividad. Algunos de los detenidos del chiringuito habían trabajado previamente para Dracon Partners, otra firma que acabó siendo clausurada por la CNMV. En esa ocasión, el supervisor financiero decretó la retirada de la licencia en 2012, debido a las numerosas irregularidades detectadas en esta entidad. Su caída provocó pérdidas a unos 500 inversores por cerca de 12 millones de euros.

Estas firmas utilizan bases de datos para dirigirse directamente a particulares y proponerles invertir en productos financieros sofisticados, incumpliendo la normativa que exige que el cliente minorista acredite unos conocimientos mínimos para contratar esos productos complejos.

Otro chiringuito, que operaba bajo el nombre de Stockscall –una de sus denominaciones– y que contaba con una plantilla de más de 40 trabajadores, fue denunciado por este periódico el 24 de noviembre de 2016. La CNMV lo incluyó el 5 de diciembre de ese año en su lista de entidades no autorizadas.

“La firma ahora desmantelada hacía operaciones por importes elevados, a veces de más de 20.000 euros”, según fuentes conocedoras de la operativa. Los comerciales recibían una comisión por cada cliente captado y por cada operación.

El Colegio de Abogados de Madrid fue informado el lunes por la tarde con el objetivo de que buscara abogados de oficio a los detenidos, pero se vio desbordado ante la cantidad de personas implicadas en la operación.

La investigación arrancó hace seis meses y en ella participa la sección de delitos económicos de la Fiscalía de Madrid y la UDEF Central de la Policía Nacional, de acuerdo con Eldiario.es. Este medio informa de que la operación está dirigida por el titular del Juzgado de Instrucción número 50 de Madrid, pilotado por el magistrado Esteban Vega.

Los arrestados fueron acusados de los delitos de apropiación indebida y de blanqueo de capitales. Supuestamente, captaban inversiones en el exterior, principalmente de británicos y norteamericanos.

Normas