Comunidades y municipios reciben más recursos a la espera del nuevo modelo

La financiación se incrementa un 3,6% respecto al año anterior

Hacienda invita a pactar incentivos para reestructurar la deuda autonómica

presupuestos generales pulsa en la foto

Como ya ocurriera el pasado ejercicio, la financiación a las Administraciones territoriales se incrementará este año en 4.248 millones de euros, un 3,6% más. De esa cifra, 4.000 millones corresponden a los recursos que percibirán las comunidades autónomas y 248 millones a fondos para las entidades locales

El ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, explicó que en total las Administraciones territoriales recibirán 123.250 millones en concepto de fondos del sistema de financiación. Las regiones ingresarán por este motivo 105.020 millones, mientras los ayuntamientos y otros entes locales obtendrán 18.230 millones.

En el proyecto de ley de presupuestos presentado este martes por Montoro se incluyen también créditos para atender convenios, subvenciones y otros gastos en los cuales el Estado participa en la financiación de bienes y servicios prestados por estas administraciones, por un importe total de 1.621 millones.

Todo ello se complementa con las dotaciones para financiar los mecanismos de apoyo financiero a regiones y municipios, que garantizan unas mejores condiciones de financiación en los mercados. En 2018, ascenderán a un total de 16.500 millones para las regiones y 1.000 millones para las entidades locales.

Al Gobierno no le ha quedado más remedio que incrementar los recursos para el resto de Administraciones, animado por la mejora de los ingresos, ante la imposibilidad de haber logrado la prometida reforma del sistema de financiación. Un cambio trascendental que se antoja casi imposible por la aritmética parlamentaria y la situación todavía demasiado precaria e incierta del conflicto catalán.

Así, mientras PP y PSOE, además del resto de fuerzas parlamentarias, no decidan que ha llegado la hora de negociar, las comunidades autónomas y los ayuntamientos tendrán que conformarse con la mejora de la recaudación tributaria y el margen del Gobierno central para incrementar los recursos del sistema.

El ministro de Hacienda, eso sí, no quiso dejar pasar la oportunidad de anunciar dos importantes novedades. Por un lado, confirmó que se muestra partidario de extender a las comunidades la posibilidad de que puedan invertir el superávit, como ya pueden hacer los ayuntamientos, para financiar inversiones económicamente sostenibles.

Y la segunda es una invitación firme de Hacienda al resto de grupos políticos para negociar incentivos y medidas que permitan a aquellas “administraciones cumplidoras” reestructurar su deuda con la Administración General del Estado.

Preguntado por cómo serían esos incentivos, Montoro explicó que se trata de aprobar “una mayor prima para las administraciones cumplidoras”, siempre con el visto bueno del Consejo de Política Fiscal y Financiera y la Comisión Nacional de la Administración Local.

Mecanismos de liquidez

La secretaria general de Financiación Autonómica y Local, Belén Navarro, especificó que estos “incentivos” podrán afectar a los créditos y a las condiciones financieras de esta deuda.

Dichas facilidades para la reestructuración también podrán aplicarse sobre las deudas contraídas a través del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), y podrían consistir, como ya se ha aprobado en anteriores ocasiones, en un aplazamiento de las liquidaciones negativas pendientes, derivadas del sistema de financiación autonómica, a las comunidades y entes locales que más esfuerzo hayan realizado por sanear sus cuentas. Montoro recordó que ya se recurrió a ese mecanismo, por ejemplo, con las liquidaciones relativas a los ejercicios de 2008 y 2009.

En cuanto a la posibilidad de poder destinar el superávit presupuestario a financiar inversiones financieramente sostenibles, la responsable de Financiación Local y Autonómica, confirmó que como ya se ha autorizado a los ayuntamientos a través de un real decreto, cabe la posibilidad de ampliar el abanico de posibles “inversiones aptas para materializar ese superávit”.

Navarro insistió en que la mejora de las condiciones de endeudamiento es consecuencia del saneamiento llevado a cabo en los últimos años y de las mejores condiciones de acceso al crédito, lo que incluso abre la puerta a que estas administraciones vuelvan a financiarse en los mercados de forma autónoma. De hecho, recordó que desde algunas administraciones autonómicas se les ha llegado a solicitar esta posibilidad, si bien señaló que en otras comunidades esta situación aún no es posible y “costará más tiempo que así sea”.

En cualquier caso, Navarro cuantificó el ahorro que han obtenido las comunidades autónomas desde 2012 gracias a todos los mecanismos de liquidez puestos en marcha. Incluidos los ahorros conseguidos en todos los préstamos formalizados en 2017 la cifra alcanza los 51.982 millones de euros.

La polémica de la inversión territorializada

La pregunta del millón. Cada año la presentación del proyecto de ley de presupuestos suscita la pregunta de a cuánto asciende la inversión por territorios. Se trata de una información que el Gobierno no suele mostrar de buena gana por la polémica que suscita, ya que siempre hay regiones ganadoras y perdedoras, aquellas donde el porcentaje de incremento es menor o incluso negativo.

Gastos no regionalizables. El secretario de Estado de Presupuestos, Alberto Nadal, matizó que de los casi 16.000 millones de inversión pública, unos 4.600 millones no son regionalizables porque corresponden a gastos que se realizan en todo el territorio, como los correspondientes a Defensa o Investigación.

Ganadores. El gasto en inversión sube en 15 autonomías y solo disminuye en Navarra (-29,8%) y La Rioja (-16,3%), lo que suele ser debido a la finalización de algún proyecto importante. Sube sobre todo en Castilla-La Mancha, con un 37,8% más de gasto, Cantabria, con el 36% y País Vasco, con casi el 32%, las tres el doble que la media.

Pugna entre Madrid y Cataluña. Con el conflicto catalán aún por resolver, la pregunta iba encaminada además a ver qué tratamiento recibe la inversión en Cataluña, donde crece un 17,39%, ligeramente por encina de la media, pero por debajo de la mejora de Madrid, que asciende al 24,06%.

Normas