Sabadell, el banco local que amplió sus horizontes

Ha aprovechado con intensidad la crisis para crecer con compras más allá de Cataluña y apostó por Reino Unido en su expansión internacional

banco sabadell
Josep Oliu, presidente de Banco Sabadell

Sabadell se ha colocado como el cuarto mayor grupo bancario español, tras una larga travesía que comenzó hace más de 130 años y que tuvo un claro punto de inflexión hace más de cinco décadas. Fue en 1965 cuando la entidad comenzó el proceso por el que dejó de ser un banco local, con una sola oficina en Sabadell, para crecer en red y acabar dando el salto hasta convertirse en una institución con presencia en Reino Unido y México y con una clientela española distribuida a lo largo y ancho del país, más allá de Cataluña.

En octubre la entidad rompió un histórico vínculo con su localidad de nacimiento al trasladar su sede a Alicante, con el fin de proteger a ahorradores y accionistas ante la aguda crisis política en Cataluña y confirmando la vocación española e internacional del banco.

Sabadell contaba en 1965 con apenas 159 empleados y 10.300 clientes, que pasaron a ser 2.555 y casi 300.000, respectivamente, cuando celebró su centenario, en 1982. En la actualidad, su clientela se eleva a 11,8 millones, con una plantilla que se acerca a los 26.000 empleados y casi 240.000 accionistas.

Por el camino, hay una intensa actividad compradora que tuvo un primer hito en 1996, con la adquisición de NatWest España, continuó en el año 2000 con el Banco Herrero y en 2004 con Banco Atlántico, con los que comenzó su verdadera diversificación geográfica en España, y tomó velocidad de crucero durante la última crisis. De hecho, Sabadell ha sido una de las entidades que más intensamente aprovechó la caída del sector de las cajas de ahorros para ganar tamaño, con la adquisición en subasta de CAM, de Caixa Penedès y de Banco Gallego. Con anterioridad, ya había adquirido marcas señeras como Banco Urquijo y Guipuzcoano.

Y en paralelo a su crecimiento en España a golpe de compras, Saba­dell también hizo en 2015 una fuerte apuesta por el mercado británico con la adquisición de TSB. Un año después, se hacía realidad otro de los hitos de la entidad, aunque de mucha menor magnitud que el salto a Reino Unido, con el inicio de la actividad en México. Así, los últimos años han sido de completa transformación en Sabadell: en 2013 el 95% de su cartera de crédito era española, porcentaje que ha caído al 68% en 2017.

Los accionistas

Sabadell debutó en Bolsa en abril de 2001, cuando sus accionistas de referencia eran La Caixa (15%) y BCP (8,5%). El accionariado del banco registró un vuelco en 2013, con la entrada del inversor mexicano David Martínez y del banquero colombiano Jaime Gilinski, que pasaron a controlar el 10% del capital. Martínez se mantiene hoy con el 4,9%, solo superado por el 5% de BlackRock. Gilinski vendió en 2016.

Normas