Rajoy cuadrará los Presupuestos con la revisión al alza del PIB

El aumento del gasto y las rebajas fiscales dificultan cumplir el déficit

El Ejecutivo fijará la previsión de crecimiento en torno al 2,5%

Los Presupuestos Generales del Estado que el Gobierno llevará al Congreso próximamente contemplarán medidas que elevarán el gasto público y rebajas tributarias. Todo ello en un contexto en el que España continuará previsiblemente dentro del procedimiento de déficit excesivo de la UE, que exige que no se detenga la senda de reducción de los números rojos.

España cerró el año pasado con un desfase en torno al 3,1% del PIB y tiene el compromiso de reducir esa cifra hasta el 2,2% este año. Ello equivale a un ajuste de casi 10.000 millones de euros. Supone un esfuerzo notable. La ausencia de una mayoría clara en el Congreso, el aumento de Ciudadanos en las encuestas y el clima preelectoral que se ha instalado en la política española son factores que dejan en un segundo plano la estabilidad presupuestaria y contribuyen a adoptar medidas expansivas por el lado del gasto público y a impulsar reducciones fiscales.

El reto es complicado. España debe cumplir el objetivo de déficit en un ejercicio en el que se aumentará el sueldo de los funcionarios un 1,75%, se aprobará la equiparación salarial de guardias civiles y policías nacionales con sus homólogos autonómicos y se incrementarán las pensiones mínimas y de viudedad por encima del 0,25% que marca el factor de sostenibilidad. Al mismo tiempo, por el lado de los ingresos, el Ejecutivo aprobará una rebaja del IRPF que dejará exento del impuesto a quien gane menos de 14.000 euros. Actualmente, quedan fuera del impuestos los contribuyentes que no llegan a 12.000 euros anuales. También disfrutarán de una reducción tributaria las rentas inferiores a 17.000 euros.

A través de una revisión al alza del PIB, Rajoy intentará conjugar el cumplimiento del déficit público con las medidas de aumento del gasto y las rebajas fiscales. En el Plan Presupuestario que el Gobierno remitió en octubre a Bruselas se redujo del 2,6% al 2,3% la previsión de crecimiento de España para este año como consecuencia de la crisis política en Cataluña. Sin embargo, ahora, la situación ha mejorado y el Gobierno incluirá en los Presupuestos una actualización del cuadro macroeconómico. Se revisará al alza el crecimiento económico hasta el 2,5% o el 2,6%. Una mejora que, a su vez, incrementará la previsión de ingresos tributarios. Como sucedió en años anteriores, todo apunta que el Gobierno cuadrará sobre el papel las cuentas públicas confiando en un aumento de la recaudación fiscal.

Aun así, la experiencia recomienda tomar con mucha cautela las previsiones de ingresos del Ejecutivo. El Gobierno de Mariano Rajoy ha aprobado y ejecutado seis presupuestos desde 2012 y, en todos ellos, ha sobreestimado la recaudación fiscal. Incluso el año pasado, en el que se cumplió el objetivo de déficit y el crecimiento superó las previsiones del Gobierno, los ingresos tributarios se quedaron por debajo de lo presupuestado.

Organismos internacionales como la OCDE o la Comisión Europea recomiendan que España adopte medidas para mejorar sus ingresos tributarios. Por ejemplo, defienden que se reduzca el número de bienes y servicios que gozan de tipos reducidos en el IVA o se saque más partido de los impuestos medioambientales.

Normas