Pasar a cuartos de la Champions, una meta más que deportiva

Llegar a esa ronda garantizaría a Sevilla y Barça cerca de 50 millones

El club culé siempre cuenta con alcanzar los cuartos en sus presupuestos

champions
Messi celebra el gol del 1-1 en la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones, que enfrentó al Barcelona con el Chelsea.

El fútbol inglés se ha puesto en el camino de los dos equipos españoles que todavía tienen que certificar su pase a cuartos de final de la Liga de Campeones. El Sevilla, hoy, y el Barcelona, mañana, se la jugarán en los partidos de vuelta contra el Manchester United y el Chelsea, tras sendos empates.

Unos rivales con un importante potencial económico, en especial el United, el equipo que más dinero factura en el mundo, y que multiplica por cinco la generación de ingresos de su rival hoy, el Sevilla. Pese a ello, el equipo andaluz conserva opciones de pasar de ronda tras el 0-0 del primer partido, mientras que el Barcelona afrontará su partido contra el Chelsea en casa, y con un resultado favorable, tras el 1-1 de la ida.

Pero en estos partidos no solo está en juego avanzar en la competición más importante del fútbol europeo, sino también el desenlace del ejercicio económico, cuanto este se cierre el 30 de junio. Porque el pase a cuartos de final de esta competición trae consigo unos ingresos que, en unos casos, suponen el mínimo contemplado en los presupuestos de inicio de temporada, por lo que no alcanzar esa fase supondría un obstáculo en la consecución de los objetivos fijados, y en otros, un complemento excepcional.

Y los equipos españoles que se la juegan esta semana son ejemplos de esa situación. Por un lado, el FC Barcelona establece sus presupuestos de ingresos en base a tres objetivos: ganar la Liga española, ganar la Copa del Rey y alcanzar los cuartos de final de la Liga de Campeones. De no alcanzarlos, dejará de ganar 6,5 millones de euros, cantidad que entrega la UEFA por llegar a dicha fase, más los correspondientes ingresos por taquilla que se perderían por no albergar el partido de ida de esa ronda. La temporada pasada, el Barcelona ingresó 12 millones de euros por la venta de entradas de la Champions, en la que fue eliminado, precisamente, en cuartos. Perder el miércoles contra el Chel­sea supondría un desvío en un ejercicio que, en cualquier caso, será de récord, y quedará compensado por el traspaso de Neymar al PSG por 222 millones, además de los nuevos acuerdos comerciales con Rakuten y Nike, que dispararán sus ingresos hasta los 897 millones de euros, según prevé el club, un 27% más que en la temporada pasada. Pero de ganar, se quedarían apuntaladas en marzo unas cuentas que serán históricas.

En otra situación vive su eliminatoria el Sevilla. Este ya se ha asegurado al menos 30 millones de euros hasta esta ronda, y con la disputa de los octavos ha cumplido el objetivo marcado en sus presupuestos. Sin embargo, eliminar al United se antoja clave de cara al futuro. El Sevilla tiene muy difícil jugar la Liga de Campeones el año que viene dada su posición en la Liga, algo que sí ha hecho en los últimos tres años, y que ha explicado el crecimiento de su volumen de negocio, el cual se ha doblado desde la temporada 2013/2014. Para la actual el objetivo es llegar a los 147 millones, cifra que se incrementaría de solucionar satisfactoriamente su eliminatoria contra el Manchester United en al menos 6,5 millones de euros. Los clubes españoles, por tanto, tienen ante sí un reto más allá de lo deportivo.

Normas