El restaurante ruso (que no es tan ruso) de San Sebastián

El cocinero Dmitri Modestov dirige Takatak, un espacio de cocina internacional con influencia vasca

Takatak

El cocinero es ruso, procedente de Chelyabinsk. Se llama Dmitri Modestov y, tras formarse en las cocinas de algunos reconocidos chefs españoles, entre ellos Juan Mari Arzak, abrió el año pasado un discreto pero vistoso espacio gastronómico de la mano de su esposa, Alina, en los bajos del hotel Orly, a escasos metros de la playa de La Concha de San Sebastián. El local lleva por nombre Takatak, palabra con la que el chef quiere dejar claro que en esa cocina se sigue el imparable ritmo de los cuchillos sobre una tabla de cortar, y la coletilla de ice, wine & fire.

Toda una declaración de intenciones de lo que pretende ser: una apuesta por los crudos, los vinos naturales y el fuego. El ambiente es acogedor, con varios espacios, que comprenden una sala, una barra, con cocina a la vista de los comensales, y un rincón reservado para tomar un cóctel, una de las especialidades de la casa, diseñados por Manel Vehi, de Boia Nit, en Cadaqués.

La carta no sigue ninguna inspiración rusa, sino que se rige por parámetros internacionales con algún guiño a la cocina vasca. Así, se pueden encontrar platos como la ensaladilla rusa con codorniz (12 euros), tratar de solomillo curado al estilo nórdico (14,50 euros), ceviche de corvina (8 euros), chuleta a la brasa (17 euros), presa ibérica de cerdo a la parrilla con guiso sukiyaki (9 euros), chipirón a la brasa con pochas blancas (15 euros) o pichón a la parrilla con mole casero (18 euros).

Marmitaco,
Marmitaco,

Cuenta, además, con un apartado de ostras, que prepara marinadas con crema de topinambur y gelatina dashi (7,5 euros), al natural (4,75 euros) o con ajo blanco y ajo negro (5 euros).

Entre los postres, destaca una tarta rusa con miel, un tronco de chocolate o helados artesanos. Dispone de un menú degustación por unos 50 euros y una carta de vinos naturales, otra de las grandes obsesiones del chef, que quiere apostar y diferenciarse de la oferta gastronómica que domina la capital guipuzcoana.

En este sentido han ido también las otras aperturas que se han producido en esta ciudad: Topa, el formato informal de influencia mexicana de Andoni Luis Aduriz; la sandwichería peruana Ekeko, y Amelia, la propuesta de Paulo Airaudo, que en unos meses ha conseguido su primera estrella Michelin.

 

Takatak: plaza de Zaragoza, 4. San Sebastián. 660 442 630. takatakbar.com.

Normas