Bolsa EE UU Ampliar foto

Wall Street sufre una retirada histórica de fondos en una semana

Las salidas alcanzan los 30.600 millones de dólares

Las entradas se concentraron en bonos de calidad y Bolsa japonesa

El nerviosismo se mantiene en las Bolsas después de la sacudida de la semana pasada. Pero pasados unos días, los inversores comienzan a ver lo sucedido con más perspectiva y a convencerse que se trata de una corrección, aunque algo traumática, y no del inicio de un mercado bajista. Sin embargo, el volumen de las ventas fue tal que muchos bien pudieron dejarse llevar por el pánico, a pesar de que el fondo de mercado no haya cambiado. Así, Wall Street sufrió la semana pasada la mayor retirada de fondos de su historia.

El impacto fue de 30.600 millones de dólares (25.080 millones de euros) en fondos de Bolsa estadounidense, según datos recopilados por Citi y Bank of America Merrill Lynch, una cuantía que incluso supera la semana aciaga de la quiebra de Lehman Brothers y que tiene mucho que ver con toda la liquidez acumulada en el mercado después de años de inyecciones de dinero por parte de los bancos centrales. De esa cantidad, 14.900 millones de dólares (12.200 millones de euros) correspondieron a fondos cotizados.

La corrección de Wall Street ha sido además la más rápida de la historia. Ha sido la primera vez que en apenas 9 días el Standard & Poor’s pasa de máximos históricos a una caída del 10%. El índice neoyorquino había batido su propio récord de resistencia sin caer al menos un 5% y sumaba la racha más larga de ascensos sin apenas tropiezos desde 1929. Y tras los excesos alcistas, y ante el temor de que la rápida subida de rentabilidades de la deuda con que empezó el año pudiera precipitar un cambio de ciclo, las ventas en Bolsa se precipitaron. La corrección ha sido más intensa que la ocasionada a comienzos de 2016 por miedo al declive económico en China.

Entonces, el S&P llegó a caer el 14,5% pero en un período de tiempo más prolongado -entre el 3 de noviembre de 2015 y el 11 de febrero de 2016- y la volatilidad estuvo más contenida: el pico que alcanzó el Vix fue de 32,1 puntos frente a los 50,3 que llegó a marcar el pasado lunes 5.

Desde los mínimos del actual ciclo bursátil, de marzo de 2009, la mayor corrección se dio entre el 2 de mayo y el 4 de octubre de 2011 en que el S&P 500 perdió el 21,6%, en un prolongado goteo de descensos en que el pico máximo de volatilidad fue de 48 puntos.

Las ventas de Wall Street de la semana pasada se concentraron en fondos de gran capitalización (por 27.100 millones de dólares), en tecnología y salud, según explica BofAML. Se trata de sectores que habían despuntado especialmente. De hecho, los valores tecnológicos habían atraído a inversores de todo el mundo hacia la Bolsa estadounidense, un mercado mucho más abundante en compañías cotizadas del sector tecnológico que otras geografías como la europea.

En renta fija también hubo salidas durante la semana pasada aunque en mucha menor medida: 4.000 millones de dólares en bonos (3.280 millones de euros). Las ventas se concentraron en los bonos high yield europeos y contrastaron con las entradas de dinero en bonos con categoría crediticia de grado de inversión y en fondos de Bolsa japonesa.

Los bonos de grado de inversión acapararon las entradas de dinero, con 6.200 millones de dólares en la semana, mientras que en Bolsa, Japón acaparó las mayores compras, con 2.400 millones de dólares, la mayor cuantía en más de un año.

Europa también sufrió salidas en sus fondos de Bolsa, por 3.300 millones de dólares (2.700 millones de euros). Se trata del mayor volumen en más de año y medio y queda aun así muy lejos de los reembolsos registrados en Wall Street. En los mercados emergentes, se mantuvo la entrada de inversión con flujos por 2.400 millones de dólares.

La Fed también vende bonos

El rendimiento del bono estadounidense a 10 años ha trepado con fuerza en el inicio del año en paralelo a las ventas realizadas por los inversores, entre los que también aparece la Reserva Federal estadounidense.

La cartera de deuda en balance de la Fed se redujo la semana pasada en la mayor cuantía en los últimos cinco años y medio, según datos de BofAML.

La Fed comenzó el proceso de reducción de su balance el pasado octubre, en que empezó a no reinvertir la totalidad de la deuda que le vence. Esa reducción se acelerará este año y contribuirá al repunte de las rentabilidades de los bonos soberanos de EE UU.

Normas
Entra en EL PAÍS