Foodbox
Augusto Méndez de Lugo, consejero delegado de Foodbox, en las oficinas de la firma en Madrid.

Foodbox factura 79,7 millones en 2017, un 17,9% más que el año anterior

El grupo de restauración, dueño de MasQMenos y Santagloria, lanza una marca propia

La compañía tiene previsto cerrar 2018 con 217 locales operativos

Foodbox, grupo de restauración que integra las cadenas Santagloria, Papizza, Volapié y MasQMenos, ha facturado 79,7 millones de euros en 2017, un 17,9% más que el año anterior. La compañía ha cerrado el ejercicio pasado con 177 locales en España, en línea con su plan de expansión que busca alcanzar los 217 establecimientos a finales de año. Augusto Méndez de Lugo, consejero delegado de Foodbox, ha asegurado que lanzarán una nueva marca en el mes de marzo.

“El objetivo es abrir tiendas de manera sostenible pero acelerada”, ha asegurado a Cinco Días Méndez de Lugo. En 2017, todas las marcas del grupo han incorporado nuevos establecimientos. En total, el ejercicio pasado ha cerrado con 50 locales de la taberna Volapié, 76 de la cafetería Santagloria, 27 restaurantes Papizza y 25 restaurantes MasQMenos.

La facturación media por local se ha ubicado en torno a los 400.000 euros anuales, ha afirmado el directivo. De cumplir con su plan de negocios, y alcanzar los 400 puntos de venta en los próximos tres años, la firma alcanzará una facturación de 144 millones.

Desde su nacimiento en 2015, Foodbox ha crecido de manera sostenida. El grupo comenzó a operar con 60 establecimientos y ha incorporado un promedio de entre tres y cuatro por mes, tanto por nuevas aperturas como por adquisición de marcas.

“Nos hemos movido en un entorno favorable, puesto que el consumo ha mejorado”, ha afirmado Méndez de Lugo. “Ahora, estamos experimentando algunas dificultades propias de los momentos expansivos, donde sube el costo de los locales y de la mano de obra, pero en términos generales estamos cumpliendo con el plan de negocio”, ha asegurado el directivo.

Estrategia de expansión

Para continuar con su crecimiento, Foodbox ha modificado su estrategia de negocios. “Vamos a lanzar una marca propia para fines de este trimestre y estamos buscando añadir unidades existentes a cualquiera de nuestros segmentos”, ha explicado Méndez de Lugo.

“Si mañana podemos encontrar una pequeña cadena de cafeterías que se puedan unir a Santagloria, lo haremos”, ha asegurado el consejero delegado. Pero siempre incorporando los puntos de venta a las marcas del grupo. “Podría ver la oportunidad de comprar otra marca, pero no entra en nuestros planes inmediatos”, ha zanjado el directivo.

Nueva marca propia

El primer local de la nueva marca, cuyo nombre aún no ha sido confirmado, se inaugurará en El Centro de Madrid, ha asegurado Méndez de Lugo. El establecimiento servirá comida “italoamericana”, con un ticket medio en torno a los 25 o 30 euros, y tendrá menos rotación que los otros establecimientos del grupo. “La idea es que puedas ir con tu familia o con tus amigos, tomarte una copa, hacer una sobremesa”, ha afirmado el directivo.

Con este lanzamiento, Foodbox busca posicionarse en un segmento que antes no había explorado. “Nos faltaba el casual dinning, donde la experiencia en el punto de venta es un poco más considerada. Con este concepto podremos cubrir ese nicho”, ha afirmado Méndez de Lugo.

El plan de la firma es comenzar con un primer local y, si resulta exitoso, ampliar el número de tiendas a través de franquicias. La inversión para cada nuevo establecimiento se moverá entre 900 y 1.100 euros por metro cuadrado. Al tratarse de locales de unos 300 metros, la inversión inicial será de unos 300.000 o 350.000 euros.

Normas
Entra en EL PAÍS