Restauración organizada

Food Box compra la cadena de restaurantes MasQMenos

La compañía prevé cerrar el año con 240 locales, tras la apertura de 50 nuevos

Entrada a un restaurante de MasQMenos.
Entrada a un restaurante de MasQMenos.

El sector de la restauración organizada ha cerrado esta semana un nuevo paso hacia la concentración. El grupo Food Box, propietario de La Taberna del Volapié, Papizza y Santagloria, ha adquirido la cadena MasQMenos, operación que se cerró finalmente ayer con la firma de ambas compañías.

MasQMenos es una cadena de restaurantes creada en 2012 por el grupo Cacheiro, que cuenta con otra decena de marcas distintas de restauración. La enseña tiene 31 restaurantes, repartidos especialmente entre Madrid, Barcelona o Baleares. “La compra nos va a aportar mucha versatilidad, nos da salida a mercados muy complementarios a los que ya estamos”, defiende Augusto Méndez, consejero delegado de Food Box. Hasta ahora su actividad se centraba en las tabernas, la venta de porciones de pizza y las cafeterías y panaderías.

El directivo señala además que uno de los principales atractivos de la nueva enseña del grupo es su capacidad para atraer a clientes “desde el desayuno hasta la cena”, por su tipo de oferta. La cadena funcionará con su propio equipo directivo, con una estructura similar a las otras cadenas de Food Box.

El comprador, cuyo accionariado está compuesto por el fondo de capital riesgo español Nazca y por el comité directivo, deja además la puerta abierta a realizar nuevas adquisiciones. “Nos queda hueco para seguir completando nuestro portafolio, si vemos una nueva oportunidad de crecimiento iremos a por ella”, señala el consejero delegado.

El grupo quiere acelerar con la compra su expansión en los que son todavía sus primeros años de vida. MasQMenos le aporta 31 establecimientos y una facturación de 27 millones en el último año. Con ello, Food Box alcanza los 200 restaurantes. “Para final de este año queremos alcanzar los 240 locales, tras abrir entre 45 y 50 establecimientos”, apunta Méndez. “El objetivo es alcanzar los 400 en dos años”, señala.

La compañía ha crecido en el último mes un 37% respecto al mismo periodo del año anterior, tanto en facturación como en ventas comparables. “Tenemos mucho recorrido posible de crecimiento en los próximos años”, defiende. De esta forma, quiere hacerse un hueco entre los principales grupos del país en el sector de la restauración organizada. Las previsiones del grupo son de terminar el año con 98,7 millones de ingresos.

La empresa, que ha tomado ya el control de MasQMenos, comenzará este mismo año a abrir nuevos restaurantes de esta cadena. En concreto, señala como lugares de crecimiento a Baleares, Canarias, la zona del Levante y Andalucía. Además, con la adquisición, comienzan a operar en Reino Unido, ya que la nueva filial tiene cuatro locales en Londres. “La operación nos internacionaliza, el negocio de MasQMenos en el mercado británico está funcionando bien y vemos capacidad de crecer en otras ciudades del país”, argumenta el directivo, quien defiende que el concepto funciona bien fuera de España por trasladar la cultura gastronómica del país.

Food Box fue creada en 2015 por el fondo Nazca, cuando adquirió las cadenas Santagloria, El Molí Vell y L’Obrador a Europastry y la cadena de la Taberna del Volapié. De esta forma, el inversor volvía a un sector que había dejado tras salir de Rodilla. En su primer año estimaba una facturación de unos 35 millones, una cifra que, de cumplirse las previsiones, habrá casi triplicado en dos años. “Nazca está muy contenta con la evolución de la empresa. El capital riesgo suele tener un periodo corto de estancia en una empresa pero lleva apenas dos años y todavía queda recorrido en el futuro”, señala el directivo.

Normas