¿Fusión transfronteriza de un banco español?

El mercado no descarta que BBVA pueda ser el primero en abordar una operación en la UE

Sería el broche de oro a la carrera de González como presidente. Las especulaciones apuntan a Commerzbank

bce
Sede del Banco Central Europeo (BCE)

Casi todos los banqueros coinciden en que el presente ejercicio será el año de la digitalización. La entrada en vigor de la normativa sobre servicios de pago (PSD2, en sus siglas en inglés) supondrá una auténtica revolución para la banca. Puede ser, como lleva años vaticinando el presidente de BBVA, Francisco González, la gran oportunidad de algunas entidades, como la sentencia de muerte para otras.

La nueva norma PSD2 sobre servicios de pago se ha convertido, de hecho, en la principal preocupación del sector financiero para este año. La entrada de nuevos, y previsiblemente potentes actores en el negocio hasta ahora exclusivo de la banca, como es el control de los datos bancarios de sus clientes, que ahora pueden pasar a terceros, puede provocar una desintermediación en su negocio.

Coincidiendo con esta auténtica revolución en el sector, el mercado espera que el banquero que más ha hablado de digitalización, Francisco González, anuncie quién será su sucesor al frente de BBVA. El empresario de Chantada (Lugo) dejará su sillón tras cumplir los 75 años de edad, lo que sucederá en octubre de 2019, aunque se prevé que sea a más tardar en la junta de accionistas que se celebre ese año cuando abandone el puesto que ocupa desde 1996.

González ostenta ya el título de ser el presidente español más veterano del sector, una vez que Isidro Fainé dejara CaixaBank, lo mismo que Amado Franco con Ibercaja, o Carlos Egea, que ya ha abandonado la presidencia de BMN, tras la fusión de esta entidad con Bankia.

Como es lógico, Carlos Torres Vila, consejero delegado del banco, o José Manuel González-Páramo, consejero ejecutivo de BBVA y exconsejero del BCE aparecen como sus principales sucesores naturales, pero como siempre, puede haber sorpresas.

Fuentes financieras sitúan a González-Páramo como el candidato idóneo para presidir BBVA, pero sin funciones ejecutivas, y a Torres como el primer ejecutivo, lo que supondría mantener su cargo de consejero delegado, pero con más atribuciones. Hay que recordar que el Banco Central Europeo (BCE) es partidario de que los presidentes de las entidades financieras no sean ejecutivos. Las excelentes relaciones de González-Páramo con el BCE, donde estuvo de consejero ejecutivo entre 2004 y 2012, como el cargo que ocupa desde 2013 en BBVA han ido dibujando el perfil ideal para ser el presidente del segundo grupo financiero del país, aunque sea sin funciones ejecutivas, según estas fuentes.

Otras fuentes conocedoras de los interiores de BBVA aseguran, sin embargo, que González es un hombre previsible “y su sucesor será su número dos actual, Carlos Torres”. Estas fuentes parece no dudar de su respuesta.

Pero antes de que González deje la presidencia del banco es muy posible que tanto BBVA como el sector en general impulsen definitivamente su gran transformación.

Lo mismo puede pasar con las fusiones transfronterizas. La banca, en general, asegura que el BCE “está últimamente muy pesado con que lleve a cabo este año la primera fusión transfronteriza. Considera que así se estaría más cerca del deseado objetivo de la unión bancaria”.

El problema es que estas uniones no producen sinergias como ocurre en el caso de las integraciones nacionales, uno de los principales motivos de estas operaciones, apuntan expertos financieros.

Las diferencias legislativas y fiscales también frenan estas uniones, añaden las mismas fuentes.

Pese a ello, el BCE insiste en ellas, “influenciados por la banca alemana que estaría dispuesto a comerse a alguna entidad y volver a imponer su predominio en Europa, más en estos momentos en los que Deutsche Bank no ha logrado recuperar el protagonismo perdido hace tiempo como uno de los bancos más robustos de Europa”, asegura un destacado directivo financiero.

Estas mismas fuentes mantienen que en la actualidad, salvo la banca alemana, el resto del sector europeo rechaza estas operaciones, aunque mantienen que Santander y BBVA serían las dos entidades más preparadas para llevar a cabo la primera fusión transfronteriza. Y de ellas, la más interesada sería BBVA, una vez que Santander acaba de absorber a Banco Popular en España, además de un pequeño banco en Polonia, con lo que sus ganas “de pescar en Europa se han reducido considerablemente en estos momentos”.

BBVA se convierte así en el principal cazador en potencia. “Sería el gran broche de oro para culminar la carrera de Francisco González en el sector financiero. Protagonizar la primera operación transfronteriza de dos bancos en la Unión Europea sería volver a demostrar que la banca española ha recuperado su músculo tras la dura crisis por la que ha atravesado en la última década”, recalcan otras fuentes.

Otras fuentes, mantienen, además, que sería un gran triunfo también para el ministro de Economía, Luis de Guindos, quien aspira a ser el vicepresidente del BCE en mayo, o en su lugar al español o española que pueda acceder a este cargo si se confirman las especulaciones del Gobierno.

El mercado también ha puesto nombre al potencial candidato a convertirse en la pareja de BBVA, el alemán CommerzBank, en el que el Estado germano cuenta con el 15% de su capital tras rescatarlo durante la crisis financiera, que en la actualidad se encuentra en reestructuración.

Fuentes del banco español aseguran que el proyecto de BBVA pasa por su transformación digital, y no por una fusión transfronteriza, y añaden, de cualquier forma, que el banco “no comenta nada de operaciones de fusiones y adquisiciones”.

De momento, explican otras fuentes, antes de que se llegue a cualquier acuerdo entre un banco español o de cualquier país por Commerzbank, habría que superar una serie de obstáculos, incluyendo el recelo de los alemanes de ceder uno de los líderes bancarios del país a un comprador extranjero.

 CommerzBank, por el que ya mostró su interés en septiembre del pasado año el italiano Unicredit, cuenta con una capitalización de 16.720 millones de euros, mientras que BBVA suma casi 50.000 millones de euros de capitalización bursátil.

Sea o no BBVA el primer banco europeo en atreverse a hacer una fusión transfronteriza, sí está claro que el empeño del BCE tarde o temprano se verá recompensado. De momento, González insiste e insiste en que en pocos años pasaremos de contar con 20.000 bancos a solo 200 a nivel internacional. Todo por la digitalización.

Por cierto, el banco puede abordar en las próximas semanas cambios en su cúpula, con la entrada de dos consejeros nuevos. 

Normas