Mercado inmobiliario

Fracasa el primer intento de venta del Edificio España a Trinitario Casanova

El empresario murciano culpa al grupo chino Wanda de frustrar la venta por no haber presentado las cuentas anuales de la compañía

Fracasa el primer intento de venta del Edificio España a Trinitario Casanova

El Grupo Baraka, propiedad de Trinitario Casanova, ha comunicado este viernes que no se ha producido la compra del Edificio España al grupo chino Dalian Wanda. "Estando prevista para el día de hoy la elevación a público de la compra de la sociedad propietaria del Edificio España, habiéndonos presentado en la notaría tal y como teníamos pactado, cumpliendo por parte de nuestra empresa los acuerdos firmados, ha sido imposible el otorgamiento de la escritura pública de compraventa por parte de la vendedora, el Grupo Wanda, por no haber formulado, aprobado y presentado las cuentas del ejercicio fiscal correspondiente a 2016", señala en un comunicado la empresa.

Según la versión de Casanova, la sociedad asiática estaba obligada a formular en tres meses las cuentas anuales del ejercicio fiscal y un hecho que parece no haberse producido según el empresario murciano. "Por consiguiente, siendo una responsabilidad del administrador saliente, queda pospuesto el otorgamiento de dicha escritura, hasta el momento en el que Grupo Wanda proceda con dichos requisitos previos a la firma", asegura el grupo Baraka.

El empresario murciano asevera que mantiene su compromiso de compra del inmueble. De momento, Wanda no ha realizado comentarios. Fuentes conocedoras de la operación explican que en cualquier transacción, la empresa está obligada a presentar este tipo de cuentas. Las partes esperan hoy decidir un nuevo plazo para cerrar la operación, que según fuentes conocedoras previsiblemente se pondrá el 1 de junio como límite.

Sin embargo, otras fuentes vinculadas a la operación aseguran que el inversor chino ha presentado la documentación. "Wanda ha cumplido todas sus obligaciones". Y remiten a un futuro comunicado del grupo asiático, que cotiza en la Bolsa de Hong Kong.

Este viernes era la fecha prevista para acabar con el culebrón que ha rodeado al histórico Edificio España de Madrid en los últimos años. Pero parece que la novela continúa. El empresario Trinitario Casanova preveía cerrar este viernes junto a su socio hotelero Riu la compra del inmueble a Dalian Wanda por 272 millones de euros.

Se debía escriturar el inmueble tras el desembolso del último pago pendiente, de algo más de 250 millones. Desde esta empresa se ha asegurado en varias ocasiones que tenían recursos suficientes para hacer la compra del edificio, aunque se desconoce si finalmente contará con algún socio adicional o financiación bancaria para el proyecto de adquisición y reforma. Wanda accedió ya a retrasar un pago anterior previsto para diciembre y que posteriormente se realizó en enero.

Baraka encontró en Riu un socio para abordar el proyecto con el que ha firmado la creación de una sociedad conjunta. En esta joint venture, la hotelera mallorquina participa con un 25% de la inversión de la adquisición y rehabilitación. El futuro hotel ocupará 24 de las 27 plantas del edificio y tendrá 650 habitaciones. Tendrá una categoría de cuatro estrellas y operará bajo la marca Riu Plaza, la enseña urbana de la compañía que tiene su principal buque insignia en Nueva York.

El establecimiento tendrá además un espacio de más de 1.800 metros cuadrados destinado a eventos, y dispondrá de una sala diáfana de 1.500 metros cuadrados y seis metros de altura. También contará además dos restaurantes y una piscina en la azotea, que servirá también como espacio adicional para eventos.

El grupo del magnate chino Wang Jianlin, accionista del Atlético de Madrid, encontró en Casanova a un inversor al que traspasar el proyecto de rehabilitación del emblemático edificio de los años cincuenta. Wanda se había encontrado anteriormente con el rechazo del Ayuntamiento de Madrid para demoler y levantar de nuevo el inmueble, que lleva casi una década cerrado.

Normas