Indra prescinde de su CEO y nombra consejera ejecutiva a Cristina Ruiz

Javier de Andrés, imputado por el 'caso Púnica' sale de la compañía

La directiva, que reportará directamente al presidente, será responsable del negocio de TI

Fernando Abril-Martorell, presidente de Indra, junto a Cristina Ruiz, nueva consejera de la tecnológica, y Javier de Andrés, hasta ahora consejero delegado de la compañía.
Fernando Abril-Martorell, presidente de Indra, junto a Cristina Ruiz, nueva consejera de la tecnológica, y Javier de Andrés, hasta ahora consejero delegado de la compañía.

Cambios de calado en la estructura directiva de Indra. El consejo de administración de la compañía ha aprobado este jueves la salida del consejero delegado de la compañía, Javier de Andrés, un cargo que desaparecerá dentro de la nueva estructura directiva, y el nombramiento de Cristina Ruiz Ortega como consejera ejecutiva de la empresa, con responsabilidad sobre el negocio de tecnologías de la información (TI). Una división que a mediados de 2018 se separará del resto de las actividades del grupo. La directiva reportará directamente al presidente ejecutivo, Fernando Abril-Martorell.

En un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la multinacional tecnológica española ha explicado que abordará su nuevo plan estratégico 2018-2020 adaptando su estructura de gestión a la organización societaria, que supondrá la agrupación de todas las actividades de TI en una nueva compañía filial. Igualmente, los responsables de las áreas de T&D, que agrupa a Defensa y Seguridad, transporte y gestión de tráfico aéreo, reportarán de forma directa al presidente de la empresa.

La nueva estructura, según precisó Indra, supone la desaparición de la figura del consejero delegado. El movimiento supone la salida de la compañía de Javier de Andrés, que ocupaba dicho cargo desde junio de 2011, cuando sustituyó a Regino Moranchel, un histórico de la firma que pasó a ser vicepresidente ejecutivo y que dejó la empresa en 2013.

De Andrés, que junto a Abril-Martorell ha tenido un papel importante en la compra reciente de Tecnocom, llevaba casi 20 años en la empresa, donde ha ocupado diferentes puestos de responsabilidad. El ejecutivo fue puesto en entredicho tras ser imputado en 2015 en el caso Púnica, la trama de corrupción que llevó a prisión a Francisco Granados, y tras conocerse que su mujer, María Fernanda Richmond, ex directora financiera del Canal de Isabel II, también era imputada en la Operación Lezo.

Aunque la compañía no ha relacionado la salida de su consejero delegado con estos hechos, sino con los cambios de organización que quiere imprimir a la corporación para impulsar su crecimiento, diferentes fuentes aseguran que los dos principales accionistas de Indra, la Sepi (con un 18%) y Corporación Financiera Alba (con un 10%), habrían presionado al presidente de la tecnológica para que acelerara su salida. Las investigaciones policiales relacionadas con el caso Púnica llevaron a registros en Indra, un hecho que podía impactar negativamente en la reputación de la compañía. Pese a todo, De Andrés fue renovado en su cargo en la pasada junta general de accionistas de Indra, celebrada en junio.

En cuanto a la nueva consejera ejecutiva de Indra, la directiva, de 47 años y licenciada en ciencias económicas y empresariales, lleva en Indra desde 2011, cuando fue fichada como directora del mercado de Energía. En enero de 2013 fue nombrada directora general adjunta, asumiendo los negocios de consultoría, energía y telecom & media. En la actualidad, Ruiz Ortega era la responsable de Minsait, la unidad de transformación digital de Indra, y de los negocios verticales de tecnologías de la información.

Indra remarca que Ruiz acumula "un alto nivel de conocimiento y experiencia exitosa en la gestión de equipos y negocios", así como en el desarrollo de negocios vanguardistas, como Minsait.

Normas