Bankinter ve al Ibex en los 12.200 en 2018 si se elimina la incertidumbre por Cataluña

En Bolsa española, aconseja mantener compañías con dividendos e incluir valores bancarios

Todavía ve recorrido alcista en la Bolsa american y en los valores tecnológicos con el efecto positivo de la reforma fiscal

ibex 35
El IBEX 35, principal indicador de la Bolsa española. EFE

El riesgo es quedarse fuera" del mercado. Esta es una de las consignas del departamento de análisis de Bankinter de cara a 2018, año en el que creen que las Bolsas seguirán siendo el activo más atractivo mientras que aconsejan cautela en la renta fija. Ramón Forcada, director de análisis de la firma, señala que el ciclo económico seguirá siendo expansivo y los beneficios empresariales buenos, con crecimientos entre el 8% y el 12%, de manera que la renta variable se beneficiará de este contexto que "casi parece una perfección pasajera pero del que hay que disfrutar mientras dure". Además, considera que tanto los riesgos geoestratégicos como políticos, aunque no tienen coste cero, tenderán a diluirse. Así, su escenario central para el año próximo es que el Ibex 35 se revalorice un 14% hasta los 11.750 puntos, pero si la incertidumbre por Cataluña desapareciera tras las elecciones, el selectivo incluso podría alcanzar los 12.200 puntos.

En España, la cuestión catalana es el principal escollo a tener en cuenta. De hecho, esta variable provocó ya en noviembre una revisión a la baja de la estimación de la entidad sobre el PIB desde el 3,2% al 3,1% para 2017 y del 2,8% al 2,5% para 2018, previsión que mantiene. Bankinter comenta en las últimas semanas "la sensación es de cierto alivio, pero no se puede descartar un rebote de las tensiones ni tampoco sorpresas positivas". Eva del Barrio, especialista macro de Bankinter, asegura que "Cataluña provoca un freno considerable en la actividad, pero el ciclo expansivo tendrá continuidad y el crecimiento, aunque menos vigoroso, será equilibrado".

En Bolsa española, apuesta por mantener las compañías de dividendo y moverse también hacia los valores bancarios, argumentando que es un "sector que ha despertado en 2017" y ofrecerá en los próximos dos años oportunidades de compra a precios atractivos. En concreto, se decanta por Banco Santander y BBVA, mientras que en Europa sus preferencias son BNP Paribas, ING, ABN y, "para los más valientes", Unicredit e Intesa.

"Creemos que el BCE retirará su actual programa de liquidez a lo largo de 2018 y moverá progresivamente hacia 0% durante 2019 su actual tipo de depósito (-0,40% ahora), subiendo su tipo de referencia o crédito hasta 0,25% en el 4º trimestre de ese año. Con ello los bancos europeos saldrán poco a poco de su actual “modo de supervivencia, mejorando no sólo volúmenes de actividad por el ciclo económico, sino también márgenes a lo largo de 2018 y 2019”, asegura Forcada.

También se fijan en otros valores como Amadeus, AENA, Repsol y Red Eléctrica. Y en Portugal, donde según Bankiner el PIB mantiene una tendencia de fuerte crecimiento adquirida a finales de 2016, selecciona a EDP y NOS.

A juicio de la firma, los bonos "tienen más riesgo de lo que se suele creer" y recomiendan prudencia. Con todo, creen que los más favorecidos en el escenario actual son los bonos soberanos periféricos europeos sin olvidar un dosis prudente de emergentes.

En cuanto al resto de mercados, Bankinter sostiene que los máximos de la Bolsa americana están justificados y si, tal y como parece, se aprueba la reforma fiscal de Donald Trump el impacto será positivo, otorgando todavía más recorrido y "arrastrando positivamente al resto de Bolsas". En definitiva, asevera que la estrategia es Pro-Bolsa "porque hay valor" y augura que las Bolsas materializarán avances entre el 10% y el 20%. Indican que, junto al financiero, el sector tecnológico será de los más beneficiados por la reforma fiscal y que no está agotado y, aunque no es probable que obtenga rentabilidades tan jugosas como las de este año, se anotará alzas de doble dígito "raspadas".

Prevé que la Fed subirá tres veces los tipos de interés en 2018 y que el relevo de Janet Yellen por Jerome Powell podría dar lugar a algún cambio de expectativas. El camino, según Bankinter, es hacia una "pseudo-normalización" monetaria" tanto en EE UU como en Europa, con los bancos centrales ganando protagonismo. "Los bancos centrales han reemplazado a los gobiernos y ya no son solo vigilantes de la inflación sino promotoras de ella", asevera Forcada.

Sobre las divisas, auguran que el euro se mueva en un rango entre los 1,14 y los 1,22 dólares en 2018. "El mayor crecimiento económico en EE UU y las subidas de tipos de la Fed deberían contribuir a apreciar el dólar. Sin embargo, el incremento de la deuda pública derivado de la reforma fiscal de Trump y la progresiva reducción de los estímulos monetarios por parte del BCE respaldarán el euro, por lo que se mantendrá el equilibrio de fuerzas del último trimestre", apuntan. Respecto al yen, creen que su depreciación será lenta hacia 130-140 ante un banco central de Japón que "será el último en retirar los estímulos".

El euríbor "se equilibrará" a finales de 2018

Si bien a principipos de 2017 la mayoría de analistas creía que el euríbor tocaría fondo a lo largo del ejercicio, lo cierto es que a punto de terminar el ejercicio el índice hipotecario va a marcar otro mínimo histórico rozando el -0,2% (la media de diciembre se sitúa en el -0,191%).

Desde Bankinter prevén que el euribor "se recupere" durante 2018 para situarse en el 0% o cerca de él a finales de año.

Normas