Los peligros que acechan al pequeño comercio

El comercio de proximidad sigue sin recuperarse desde el año 2008. Actualmente hay 100.000 autónomos menos.

comercio minorista

La Confederación Intersectorial de Autónomos del Estado Español ha publicado un artículo donde pone de manifiesto la dificultad que atraviesa el comercio, especialmente el minorista y de proximidad. Según el artículo, el comercio tradicional en España ha perdido 27.000 millones desde el comienzo de la crisis.

Las causas, según la Confederación, son las grandes y medianas superficies, las leyes que promueven la ilimitación de horarios y la aparición del comercio online. Todos esos hechos han hecho que el pequeño comercio de proximidad no termine de recuperarse desde el 2008. Las tiendas tradicionales que se encuentran en el barrio, en los pueblos, en las calles céntricas están en peligro.

El sector del comercio es el que más autónomos acumula en España, ya que representa casi el 25% del total de todos los trabajadores por cuenta propia. Sin embargo, es el sector más castigado por la crisis y no ha terminado de recuperarse desde el año 2008.

Casi 100.000 autónomos menos

2017 tampoco ha sido un buen año para el comercio minorista. Ya que un total de 10.738 establecimientos han tenido que echar el cierre. Estos datos han sido recabados del Ministerio de Empelo. En total, desde el comienzo de la crisis económica, hay 98.630 trabajadores autónomos menos en el sector comercial. Hace una década, el número de autónomos dedicados al comercio era de 432.719, actualmente esa cifra se ha reducido hasta los 334.089.

Unos datos que no encajan con el gasto en los hogares. Mientras que las familias españolas comienzan a gastar más dinero, el comercio minorista sigue retrocediendo en sus ingresos. En la alimentación han pasado de facturar 22.648 millones de euros al año a 19.609. Mientras que en tiendas minoristas tecnológicas la facturación también ha caído de los 8.333 millones de euros a los 5.921.

Los españoles están cambiando sus formas de consumo. Por eso, el comercio online no para de crecer y la facturación de las grandes superficies tampoco.

Normas