Los bonos de Santander para afectados por Popular se estrenan con un 22% de descuento

Los títulos de fidelización entran en el mercado de renta fija AIAF

A cierre de sesión se ha negociado un 0,5% de los 980 millones emitidos

banco santander
Oficinas de Santander y Popular.

Este lunes han comenzado a cotizar los bonos fidelización de Banco Santander, las emisiones que ofreció para compensar a algunos de los afectados por la resolución de Banco Popular a cambio de que estos renunciaran a litigar para reclamar la inversión perdida.

Concretamente, los 980 millones de euros en bonos emitidos el pasado viernes por la entidad cotizan en el mercado de renta fija AIAF, en el que a media mañana se comercializaban con un descuento del 21,3%, según los datos de Bolsas y Mercados Españoles (BME). A cierre de sesión el descuento era del 22%.

Las emisiones han cerrado su primera sesión a 78 euros, frente a los 100 euros de valor nominal unitario que tienen los bonos. Pese al descuento, la valoración es de momento superior a la que esperaban los expertos que analizaron el instrumento en el folleto de emisión del mismo.

Así, Analistas Financieros Internacionales (AFI) preveía que el bono cotizara en una horquilla de entre el 69% y el 75% de su valor nominal, mientras que en Intermoney consideraban que se situaría entre el 68% y el 71% de su valor, frente al 78% del valor que han conservado en su primer día.

Aún así, el volumen negociado ha sido bajo. De los 980 millones de euros emitidos, se han negociado 5,29 millones, el equivalente a un 0,54% del monto total, poniendo de relieve la escasa liquidez que se esperaba que tuviera este título.

Los bonos fidelización son emisiones perpetuas que rentarán un 1% anual a sus beneficiarios al menos durante siete años. Transcurrido ese plazo Santander podrá decidir cuando quiera si los amortiza y paga su valor a los titulares o mantiene la emisión viva y abona cerca del 6%.

Es previsible que muchos afectados por Popular que han renunciado a la vía judicial y se acogieron a la oferta de Santander traten de convertir sus bonos en dinero efectivo, si bien la falta de demanda podría complicar las ventas masivas, al menos con el relativamente moderado descuento actual.

La solución buscada por Santander para evitar litigios por la adquisición del banco fallido tras su resolución fue dirigida básicamente a los accionistas que participaron en la ampliación de capital de Popular de 2.500 millones de junio de 2016 así como para algunos bonistas.

Los titulares del 78% de las pérdidas que Santander se ha ofrecido a compensar han aceptado esta propuesta, con la esperanza de verse compensados de alguna manera mientras que el resto se encomendará previsiblemente a la vía judicial.

Normas