pensión autónomos

Tres preguntas y respuestas a valorar por un autónomo que piense en su jubilación

Realizar cálculos previos de pensión, modificar la base de cotización o valorar un seguro privado. Cuestiones a analizar y tener en cuenta para mejorar la pensión.

La brecha en el cobro de las pensiones existentes entre trabajadores en plantilla y autónomos es de casi 500 euros mensuales. Los datos revelan que mientras la pensión media del colectivo de autónomos es de 709,42, la del colectivo de asalariados se sitúa de media en 1.205 euros.

Ante esta situación, los trabajadores por cuenta propia deben plantearse tres preguntas clave de cara a conseguir una jubilación con unas condiciones mínimas de calidad de vida de las que te hablamos a continuación, según explican desde Mapfre, en un comunicado publicado en su página web.

Lo primero que tiene que saber un autónomo es cómo se calcula la pensión. El conocimiento de los parámetros revelará al profesional los parámetros a los que debe prestar atención. El sistema de cotización de un autónomo es distinto al de los asalariados. De ahí las diferencias de cuantía entre unos y otros. Pagar la cuota mínima puede ser un alivio para los ingresos del autónomo. Pero esto es pan para hoy y hambre para mañana, si pensamos en la jubilación. El autónomo debe plantearse cotizar por encima del mínimo y hacerlo cuanto antes, para no ver mermados sus ingresos cuando llegue el momento de jubilarse. Este es uno de los principales errores en este sentido: cotizar por la mínima. Algo que, en la actualidad, realizar en torno al 85% de los autónomos, según diversos estudios.

Este argumentario da respuesta a la segunda pregunta que debe hacerse un autónomo: ¿por qué la pensión de estos profesionales es tan baja? Como decíamos, la mayoría de los profesionales por cuenta propia siguen eligiendo cotizar por la cuota mínima.

Actualmente el sistema de cotización no obliga al trabajador autónomo a abonar a la Seguridad Social en función de sus ingresos reales por actividad. A menor aportación, menos ingresos para la hucha de las pensiones. Es decir, menos jubilación.

A día de hoy, la media de cotización de los autónomos, asciende a 999, 27 euros, mientras que la de los asalariados llega a los 1.703,71 euros. Se trata de una cuestión que muchos autónomos no tienen en cuenta hasta que llega el ansiado momento de abandonar la vida laboral activa.

Esta situación nos hace llegar a la tercera pregunta: ¿cómo puede mejorar su pensión un autónomo? La recomendación principal que hace Mapfre es modificar la base de cotización según las circunstancias particulares de cada uno. La única posibilidad es elegir una base de cotización superior, lo que los expertos recomiendan especialmente a los trabajadores autónomos con más de 50 años. Otra manera de que la jubilación sea digna es contratar un plan de pensiones privado, opción disponible a autónomos y empleados asalariados.

Normas
Entra en EL PAÍS