El Dow Jones logra su sexto hito en un año con la conquista de los 24.000: ¿qué pasa?

Las compras se aceleran en EE UU y el índice de industriales sube cerca de un 1,4%

El Ibex firma su peor mes desde junio y retrocede un 2,9%

ibex 35 Ampliar foto

Que la Bolsa de EE UU está cara es uno de lo lemas más repetidos por las casas de análisis.Pero esto no impidió al Dow Jones marcar un nuevo hito: los 24.000 puntos. Y para conseguirlo le ha bastado mes y medio (el 17 de octubre marcó los 23.000) y un alza cercana al medio punto porcentual. La cota de los 24.000 es el sexto hito en solo un año, el tiempo que ha pasado desde que Donald Trump ganara las elecciones.

Los inversores, que en las últimas semanas han empezado a mostrar su nerviosismo ante la incapacidad de la Administración Trump para sacar adelante las reformas, se sacuden los miedos y empiezan a poner en precio la tan esperada rebaja de impuestos.Todavía existen más luces que sombras, pero el apoyo mostrado por el senador republicano John McCain a la reforma sirvió de acicate para las subidas. Hasta la fecha McCain había sido un firme opositor a la doctrina Trump y había conseguido arrastras tras de sí a los más indecisos.El cambio de opinión es visto por el mercado como la antesala a la aprobación de la media. Los republicanos necesitan un mínimo de 50 votos del total de 100 senadores para aprobar el proyecto.

Estos rumores se convirtieron en el acelerador de las compras en EE UU con la banca, uno de los sectores más beneficiados por la reforma, liderando los ascensos. Las tecnológicas, que el jueves registraron fuertes caídas, también se sumaron a la corriente alcista, pese a estar perjudicadas por el recorte de las tasas. Con todo ello, al cierre, el S&P 500 sumó un 0,82%; el tecnológico Nasdaq, un 0,73% y el Dow Jones, un 1,38%.

IBEX 35 8.733,30 0,73%

Muy distinta fue la sesión vivida ayer en las Bolsas europeas en la que el rojo se impuso como telón de fondo. La jornada tuvo como clara protagonista la reunión de la OPEP en Viena en la que se acordó prolongar el recorte de la producción hasta finales de 2018. Esto no impidió a los principales índices europeos cerrar con caídas. El Ibex 35 fue una de ellos. El selectivo español puso fin a seis sesiones consecutivas de subidas en las que se anotaba un 2,7%. Al cierre del mes le entró la presión y concluyó con una caída del 0,55%, alejándole de los 10.300 puntos. En el cómputo de noviembre, el Ibex se deja un 2,97% y firma su peor mes desde junio.

Al resto de Europa la situación no le ha ido mucho mejor. El Cac francés se deja 2,37%, el Dax alemán retrocede un 1,55%; el Mib italiano, un 1,74% y el FTSE británico, un 2,22%. Los expertos señalan que el comportamiento de las Bolsas europeas pone de manifiesto que los gestores de renta variable dan por concluido el año y optan por deshacer posiciones después de las fuertes revalorizaciones acumuladas en el conjunto del año. La liquidez gana peso en la cartera y las firmas proceden a la rotación de sus activos pero con la vista puesta ya en el próximo ejercicio. Es decir, son muchos los que descartan un rally de Navidad en las Bolsas europeas.

Otro dato que sirve de sustento a la afirmación de que las grandes casas de inversión dan por cerrado el año son los bajos volúmenes de negociación. Por ejemplo, durante noviembre la Bolsa española ha movido 2.010 millones, una cantidad que los analistas consideran más propia de un mes como el de agosto. No obstante, ayer se rompió esta regla y el importe movido alcanzó los 3.827 millones de euros, frente a la media del año que se sitúa en los 2.543 millones.

De nuevo EE UU vuelve a representar la cara opuesta de la evolución de la renta variable. Frente a las abultadas caídas que se registraron en Europa en el conjunto del mes, el Dow Jones se anota un más de un 3% mientras el S&P 500 y el Nasdaq le siguen muy de cerca con revalorizaciones del 2,6% y 2%, respectivamente.

Fuerte crecimiento

Los rumores sobre la posibilidad de que Trump saque adelante la encallada reforma fiscal no se dejaron sentir en el dólar, que en las últimas semanas ha perdido terreno frente al euro. El acercamiento entre los socialdemócratas y el partido de Angela Merkel es vista por los inversores con esperanza.La posibilidad de una formación de Gobierno está cada vez más cerca, aunque por delante quedan meses de negociaciones. A esto se suman los buenos datos macroeconómicos en la zona euro, con el IFO alemán en máximos históricos.

Todo ello ha propiciado el repunte de la moneda única, que se sitúa al filo de los 1,19 dólares. Y eso que la evolución de los tipos en EE UU y la eurozona es muy dispar.

La Reserva Federal, que si nada lo impide elevará los tipos en diciembre, ha acometido hasta la fecha cuatro subida de tipos desde 2015. A día de hoy el precio del dinero se sitúa en el 1% y 1,25% frente al 0% de Europa. Janet Yellen, que a partir del 3 de febrero pasará el mando a Jerome Powell, afirmó en su última comparecencia ante el Congreso que existe margen para seguir subiendo los tipos. En este contexto son varias las firmas de análisis las que esperan que el euro baje a la horquilla de los 1,10-1,15 dólares.

La rentabilidad del bonos español a diez años mantuvo un comportamiento estable a lo largo del mes y cerró por debajo del 1,5% (1,449%), que llegó a superar en plena oleada de la crisis catalana. La prima de riesgo, por su parte, concluye el mes por debajo de los 110 puntos básicos.

Normas