Vista de Haarlem en las inmediaciones del Museo Teylers
Vista de Haarlem en las inmediaciones del Museo Teylers

Fin de semana por el siglo de oro holandés

Haarlem esconde las mejores obras del pintor Frans Hals

Hoorn recuerda el antiguo dominio comercial de las Indias

Si le gustan los molinos, el agua, el arte y el humor, reserve unos días para escaparse a Haarlem y Hoorn, dos grandes desconocidas, a tiro de piedra de Ámsterdam. Ciudades con importante patrimonio cultural, el encanto de los canales, algunas de las pinturas más bellas del siglo de oro holandés y muchas huellas del antiguo dominio colonial.

Un buen momento para disfrutar de la época más prolífica de los Países Bajos, el siglo XVII. Hay exhibiciones ad hoc en el Hermitage de Ámsterdam, el Museo Frans Hals (Haarlem), el Westfries Museum (Hoorn) y en la Casa Museo de Rembrandt, el Museo de Ámsterdam, el Palacio Real y el Museo Van Loon. Todos ellos reúnen importantes obras de artistas como Rembrandt, Frans Hals, Jan Steen, Jacob Van Ruisdael o Ferdinand Bol, entre otros.

Flora, de Rembrandt
Flora, de Rembrandt

Hasta mayo podrá disfrutar de los tesoros de los zares. Por primera vez han salido de Rusia 63 obras de 50 artistas. Pedro el Grande fue uno de los primeros coleccionistas de pintura holandesa, quien compró su primer Rembrandt con solo 25 años, y a Catalina la Grande se debe la fundación del Hermitage de San Petersburgo. Tiene la opción de ver siete Rembrandts en la misma sala, algunos tan conocidos como Flora y varios más de sus retratos.

Si viaja del 30 de noviembre de 2017 al 21 de enero de 2018 no se pierda el Festival de Luz, en el centro de Ámsterdam, proyecciones y esculturas lumínicas en calles y canales (de 17.00 a 23.00). Varios cruceros permiten ver las obras desde el agua.

  • Haarlem

En la ruta por el siglo de oro es parada obligatoria Haarlem, a solo 20 km de la capital holandesa. Una ciudad olvidada en la mayoría de las visitas turísticas, con bellos edificios del siglo XIII y XIV. Dio nombre a uno de los barrios más famosos de Nueva York. Debe su origen al holandés Peter Stuyvesant que fundó la Nueva Haarlem en EE UU en 1658.

Aquí se localiza una de las esquinas más bellas de Holanda, con emblemáticos edificios. Desde Grote Markt verá el ayuntamiento y la iglesia de San Bavo, cuya torre de 78 metros se aprecia a gran distancia y que contiene un órgano Muller en el que tocaron Mozart, Mendelssohn y Haendel.

Caminando podrá toparse con algunos de sus asilos. Un remanso de paz con cuidados jardines donde aún residen un gran número de ancianas solteras y que se fundaron 1395.

En uno de ellos se localiza el Museo Frans Hals, considerado como el maestro de la risa y uno de los pintores más innovadores del siglo de oro, inspirador de Monet, Manet y Van Gogh. Sobresalen varias obras monumentales en las que representan una sesentena de personajes que forman parte de las milicias civiles, como Banquete de oficiales.

Durante el siglo de oro holandés se realizaron muchas pinturas humorísticas, con escenas costumbristas cargadas de simbología, con retratos de personajes populares, con posturas y expresiones que invitan a la risa, como La disoluta criada en la cocina, de Pieter Gerritsz

  • Hoorn

El viaje termina en Hoorn, una de las ciudades portuarias holandesas más importantes en el XVII, rica por el comercio. Buena prueba es que de ella partieron los descubridores de Manhattan, río Hudson o cabo de Hornos.

Parada obligada es Westfries Museum, que cuenta la historia de este periodo convulso, el origen de la Compañía de las Indias Holandesas.Alberga pinturas de varios gremios, porcelana china, plata y cristal.

En esta residencial ciudad dormitorio pruebe: filet americain (parecido al steak tartar), bitter ballen (croquetas) y arenques crudos.

Pinceladas

Habitación del hotel boutique Staats
Habitación del hotel boutique Staats
  • Cómo ir a Schipol

Desde Madrid vuela KLM, Iberia Express y Air Europa. Y KLM, Transavia y Vueling desde Barcelona. Conviene tomar el tren del aeropuerto al centro de Ámsterdam. Es cómodo para ir a Haarlem (10 minutos) y a Hoorm (34 m).

  • Para dormir

Lo mejor son los pequeños hoteles en edificios históricos de ladrillo de Haarlem, reformados y decorados con práctico diseño holandés, como el coqueto Staats (99 euros la noche).

  • Dónde comer

Goijaerts se inspira en las exposiciones del Hermitage de Ámsterdam para el menú del museo. En Haarlem el chef Ronald Lamers usa productos orgánicos para su cocina fusión en Stempels.

Normas
Entra en EL PAÍS