El Supremo rebaja de 12 a 8 años y medio las condenas por los sellos de Afinsa

Ratifica que hubo estafa, insolvencia y falsedad contable pero acepta reducir las penas

El fallo marca el camino para el caso Fórum, pendiente de la sentencia de la Audiencia

El expresidente de Afinsa Juan Antonio Cano a su llegada a la Audiencia Nacional.
El expresidente de Afinsa Juan Antonio Cano a su llegada a la Audiencia Nacional.

El Tribunal Supremo ha condenado a los máximos responsables de Afinsa por los delitos de estafa agravada, insolvencia punible y falsedad de las cuentas en relación a la venta masiva de sellos a particulares que considera una estafa piramidal. El fallo ratifica el criterio de la Audiencia Nacional, que ya les condenó en 2016, pero rebaja las condenas.

En concreto, la Sala II del alto tribunal ha condenado a 8 años y 7 meses de prisión al expresidente de Afinsa Juan Antonio Cano Cuevas, frente a los 12 años 7 meses que le impuso la Audiencia Nacional.

El Supremo impone penas similares, de 8 años y cuatro meses a 8 años y seis meses, a los otros cuatro principales responsables de Afinsa, los exconsejeros Albertino y Carlos Figueiredo, a Vicente Martín Peña, el que fuera miembro de la comisión de auditoriapor todos los delitos mencionados, así como al expresponsable de contabilidad Emilio Ballester López como cooperador necesario. La Audiencia les había impuesto penas superiores, de unos 11 años de prisión.

Además, el Supremo confirma 6 años y 3 meses de prisión como cooperador necesario para el director del departamento jurídico de Afinsa, José Joaquín Abajo Quintana. Entre todos deberán indemnizar de forma conjunta y solidaria con 2.574 millones de euros a los 190.022 titulares de 269.570 contratos filatélico, siendo Afinsa Bienes Tangibles SA responsable civil subsidiaria del pago de dichas cantidades.

El Supremo confirma las penas de cárcel, de entre 2 años y 3 meses de cárcel y 4 años, para los otros cinco condenados por la Audiencia Nacional.

La rebaja de las penas que aplica el Supremo, tras estudiar los recursos de los acusados, radica en que el tribunal entiende que si bien se dieron todos los delitos mencionados, entre los delitos de estafa e insolvencia hubo un concurso ideal (un único hecho constituye varias infracciones penales), y que entre éstos y el delito de falsedad de las cuentas anuales un concurso medial (una de las irregularidades es necesaria para que se den las otras), lo que reduce la condena. 

El fallo explica que Afinsa cometió un engaño a inversores, al hacerles creer que su dinero estaba soportado por un bien, los sellos, que tenía un valor real equivalente y era líquido, cuando en realidad que solo lo era para la compañía y su ámbito de mercado, cerrado a terceros.

Según la sentencia, los inversores creían que la revalorización de su inversión era superior a la que ofrecían los bancos, si bien el Supremo considera que no ha quedado acreditado que esto fuera así en el mercado exterior sino solo en las cuentas de Afinsa, que les daba un valor que realmente no tenían.

La sentencia detalla que cuando un cliente decidía recuperar el dinero invertido, los acusados "nunca procedían a realizar el valor que, según afirmaban, tenían los sellos, sino que utilizaban las cantidades entregadas por nuevos clientes para las devoluciones a los anteriores”, lo que se viene a conocer como esquema Ponzi o estafa piramidal.

Para mantenerlo en marcha, llevaba a cabo la compra de sellos baratos para venderlos mucho más caros y recomprarlos aparentando su revalorización, sin que el negocio generara ingresos reales. “Si compraba a 8, vendía a 100 y recompraba a 107, es claro que, si no existían otros ingresos, el negocio generaba pérdidas, que eran constantes y que crecían cuanto mayor era la actividad", concluye la Sala.

El fallo de Afinsa llega 11 años después de que la firma fuera intervenida ante las sospechas de irregularidades. La asociación de usuarios Adicae considera "vergonzoso que las miles de familias afectadas por la estafa" hayan tenido que esperar tanto para conocer una sentencia definitiva que no permitirá que recuperen sus ahorros y que rebaja la condena de los principales responsables.

La sentencia del Supremo marca la senda que también podrían acabar siguiendo los acusados del caso gemelo de Fórum Filatélico, que la Audiencia Nacional abordó recientemente y está pendiente de sentencia.  

Normas