uber autónomos

Los conductores de Uber no son autónomos, según un juez británico

La EAT considera que Uber debe garantizar a los trabajadores unas vacaciones remuneradas y un salario mínimo

El tribunal de apelación laboral de Londres (EAT, por sus siglas en inglés) ha instado a Uber a respetar los derechos de sus empleados, que considera como asalariados y no como autónomos. Eso es lo que ha dictado la sentencia emitida el pasado viernes por la EAT.

Este tribunal dio la razón anteriormente a James Farrar y Yassen Aslamn, que reclamaron descansos remunerados y un salario mínimo, una decisión que ya apeló Uber y que ha vuelto a perder. Sin embargo, para la compañía estadounidense, sus conductores son autónomos y no asalariados. Un régimen que, según aseguran desde Uber, les permite disfrutar de flexibilidad para organizar su trabajo, mientras que la empresa se encarga de darles cobertura en los seguros de enfermedad o accidente.

A la compañía no le ha gustado la decisión de la EAT y han anunciado que recurrirán. “Casi todos los conductores contratados de forma privada han sido autónomos durante décadas, mucho antes de que existiera nuestra aplicación", ha señalado el director general de Uber, Tom Elvidge.

Uber no está teniendo una buena acogida en el país británico. Ya que el pasado mes de septiembre, el regulador de transporte londinense Tfl decidió no renovar la licencia de Uber para circular por la ciudad.

Uber volverá a recurrir

La empresa estadounidense argumenta que sus conductores no están obligados a usar su aplicación de reservas de servicios de taxi. Por ello, aseguran que tienen la condición de autónomos ya que pueden trabajar cuando lo deseen, sin horarios impuestos por la empresa. Por ello, Elvidge, ha anunciado que volverá a recurrir la sentencia del EAT.

"Durante el pasado año, hemos efectuado varios cambios en nuestra aplicación para dar a los conductores más control. Seguiremos introduciendo modificaciones para mejorar", ha señalado Elvidge.

Por su parte, los demandantes se alegran de la sentencia de la EAT. “Uber no solo nos ha explotado, sino que también ha actuado ilegalmente”, declaró Aslam. “Uber no puede seguir ignorando la ley del Reino Unido con impunidad y privando a la gente de su derecho a cobrar el salario mínimo”, añadió Farrar, el otro demandante.

Normas
Entra en EL PAÍS