Bankia queda en tablas: menos provisiones y la venta de deuda compensan el deterioro del margen

El beneficio a septiembre alcanza los 739 millones de euros, el 1% más interanual

Las operaciones financieras crecen el 70,6% y apuntalan la cuenta de resultados

bankia

Bankia ha obtenido un beneficio neto de 739 millones de euros en los nueve primeros meses del año, apenas el 1% más interanual, en un período marcado por el descenso de los gastos y de las dotaciones a provisiones por la mejora del crédito pero también por la caída del margen de intereses en el actual contexto de tipos de interés a cero, compensada por los ingresos por comisiones y las operaciones financieras.

El margen de intereses de la entidad ha descendido el 10,1% interanual, hasta los 1.467 millones de euros. Bankia explica que el retroceso es consecuencia de un entorno de tipos de interés en negativo que sigue afectando a la cartera hipotecaria del banco, mayoritariamente referenciada a tipos de interés variables, y al rendimiento de los bonos de la Sareb, cuya rentabilidad se ha situado próxima a cero.

Los ingresos por comisiones han crecido un 4,1%, hasta 636 millones, por el aumento del número de clientes y su mayor vinculación, que se ha reflejado en mayor medida en la generación de ingresos en los medios de pago, fondos de inversión y seguros, según explica la entidad. El margen bruto pudo frenar su caída, al 2,5%, gracias al impulso de las ganancias por operaciones financieras, que crecieron el 70,6%, hasta 314 millones de euros. Bankia aprovechó especialmente los dos primeros trimestres del año para vender cartera de renta fija, en anticipo a un alza en las rentabilidades de la deuda ante la expectativa de endurecimiento progresivo de la política monetaria del BCE.

La contención de los gastos de administración (descendieron un 3,1%) permitió que el ratio de eficiencia acumulada se mantuviera en el 48%, prácticamente el mismo nivel que al cierre de septiembre del año anterior, y la mejor cifra entre las grandes entidades españolas en su negocio doméstico, según apunta Bankia en un comunicado.

El número de accionistas de Bankia, que en septiembre aprobó en junta la absorción de BMN, también ha caído de forma significativa, el 17,7% desde diciembre. En lo que va de año, Bankia ha perdido 42.829 accionistas, que se sitúan por debajo de los 200.000, en los 199.050. 

Menos provisiones y caída de activos improductivos

La entidad sigue avanzando en la reducción de sus activos no rentables, lo que ha permitido una rebaja en las dotaciones a provisiones -del 4,3% interanual hasta los 244 millones de euros-, que ha servido para apuntalar la cuenta de resultados. El saldo de riesgos dudosos se redujo un 11,2% desde el inicio de año, hasta 10.194 millones de euros, con lo que la tasa de morosidad cayó en un punto porcentual, hasta el 8,8%, mientras la tasa de cobertura quedó en el 53,8%. Al tiempo, los activos adjudicados pasaron de 2.251 a 2.082 millones de euros, un 7,5% menos, en términos de valor neto contable, después de que se vendieran 6.115 inmuebles, un 14,6% del stock existente al inicio del año.

Pese al ligero incremento de beneficios, Bankia ha reforzado un trimestre más su solvencia. Cierra septiembre con un ratio de capital CET1 en términos fully loaded -según la aplicación completa de las exigencias regulatorias- del 14,16%, lo que supone 34 puntos básicos más que en el trimestre precedente. La cifra de capital no incluye las plusvalías en las carteras de deuda soberana. De incluirse, el ratio habría sido aún superior, del 14,55%. La entidad se sitúa así como el banco de mayor solvencia entre las grandes entidades españolas.

Además, Bankia cerró los nueve primeros meses del ejercicio con un ratio de créditos sobre depósitos del 100,1% y unos activos líquidos que suponen 1,2 veces los vencimientos mayoristas existentes.

Alza de saldo de crédito al consumo y también en empresas

En términos de negocio, el crédito aún no repunta en conjunto, con una caída del 1,1% desde diciembre en los préstamos netos a la clientela, hasta los 103.479 millones. Pero el fuerte impulso de la nueva actividad sí ha permitido ya un crecimiento neto en la financiación a empresas, que se elevó el 0,9% interanual, hasta los 29.700 millones de euros. En hipotecas, los vencimientos siguen siendo superiores a las nuevas operaciones, que aun así están creciendo con intensidad. La nueva concesión de hipotecas alcanzó a septiembre los 1.333 millones de euros, 2, 3 veces más de lo concedido un año atrás, gracias al lanzamiento a principios de año de la ‘Hipoteca Sin Comisiones’, que exime de todas las comisiones de contratación solo con tener los ingresos domiciliados y que no exige la contratación de ningún otro producto.

En crédito al consumo, el crecimiento es evidente. Las nuevas concesiones aumentaron un 19,6%, hasta 1.246 millones de euros y el stock en este segmento de crédito crece el 18,3%, hasta 3.500 millones de euros.

Normas