El Gobierno admite que no es momento de privatizar Bankia

La secretaria de Estado da por cerrada la concentración bancaria en España aunque no descarta fusiones europeas o que las entidades menores se integren en otras

bankia
Logo de Bankia.

Una de las consecuencias colaterales de la fuerte volatilidad que ha introducido en los mercados el desafío al Estado del independentismo catalán es que la coyuntura complica el plan del Gobierno de seguir privatizando Bankia.

La secretaria de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa, Irene Garrido, admitió este lunes durante su participación en el Foro Cinco Días, patrocinado por Banco Sabadell, que “no parece que este momento, en esta fase de incertidumbre, sea el más adecuado” para volver a sacar a la venta paquetes de acciones de la entidad nacionalizada.

“Bankia es una entidad saneada, gestionada profesionalmente”, defendió Garrido, sosteniendo que “lo que hay que buscar es que tenga éxito la venta de participaciones” en manos del Estado, lo que implica “buscar la ventana adecuada” para lograr “maximizar el importe de venta”.

“Esperamos que sea pronto”, confió la secretaria de Estado, recordando en todo caso que el pasado diciembre el Ejecutivo amplió el plazo para privatizar la mayor entidad financiera rescatada en España hasta finales de 2019.

El propio ministro de Economía, Luis de Guindos, venía avanzando que la intención del Ejecutivo era vender otro paquete de entre el 7% y el 9% de la entidad a la vuelta del verano, emulando la primera operación que el FROB cerró en febrero de 2014.

Sin embargo, como avanzó este diario, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancario (FROB) no prevé volver a poner en venta parte del 67% del capital que posee de Bankia hasta que el mercado de muestras de que pude cerrar una venta satisfactoria.

Para no perder dinero, el Estado tendría que vender la acción a 5,4 euros – para igualar los márgenes logrados hace tres años tendría que venderlas a 6,04–, todo un reto en estos momentos en que Bankia cotiza a 4 euros y el acoso de inversores bajistas está en máximos.

“La banca española inspira confianza, está saneada y podrá afrontar en una posición de ventaja todos los retos que se planteen en cuanto a la normalización de la política monetaria”, defendió Garrido en el Foro sobre el impacto que puede tener la paulatina retirada de estímulos por parte del Banco Central Europeo.

“España está preparada para lo que creemos que se va a producir que es ir retirando gradualmente la ventana de liquidez del BCE”, remachó, matizando que este hito aún ni ha sido anunciado, aunque dio por hecho que el organismo que dirige Mario Draghi anunciará en breve una reducción de su programa de compra de deuda, ya sea en cuantía o en duración.

Garrido defendió que “la reestructuración del sector financiero” español, “no tiene parangón” en el entorno comunitario en el que otros países, expuso, afrontan ahora problemas con sus entidades financieras.

Aún así, Garrido admitió que la banca española es susceptible de volver a protagonizar algún baile de fusiones. “El proceso de concentración en España ha tenido lugar”, aseveró, recordando que hemos pasado de 45 a 15 entidades financieras.

La secretaria de Estado de Economía asumió, en todo caso, que las “entidades pequeñas” podrían buscar “más seguridad” integrándose en otras mayores. Pese a ello, Garrido manifestó que “en el Ministerio lo vemos más en el ámbito intraeuropeo” que nacional.

Normas