La Audiencia confirma que sentará a Rato en el banquillo por Bankia

La Sala de lo Penal rechaza el recurso del expresidente de la entidad rescatada

Recuerda que era su obligación garantizar la veracidad informativa de las cuentas

Caso Bankia
El expresidente de Bankia Rodrigo Rato.

Rodrigo Rato, exvicepresidente económico del Gobierno, antiguo responsable del Fondo Monetario Internacional (FMI) y condenado por el uso de las llamadas tarjetas black, se sentará en el banquillo por el presunto fraude en la salida a Bolsa de Bankia, de la que fue presidente en aquella época.

Así lo ha confirmado la Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ratificando la decisión del juez instructor del caso, Fernando Andreu, al rechazar el recurso presentado por el acusado.

En un auto emitido este jueves, la Audiencia recuerda que Rato tenía una obligación de veracidad informativa y le era exigible adoptar cuantas cautelas y medidas de prevención fuera necesarias para asegurarse de que los estados financieros que estaba aprobando reflejaban la imagen fiel de la entidad.

Una imagen veraz que no reflejaban la información pública que la entidad ofreció para captar inversores que secundaran su salida a Bolsa, en julio de 2011, según se desprende de los informes periciales elaborados por dos inspectores del Banco de España, Busquet y Sánchez Nogueras.

Rato había presentado un recurso ante la Audiencia Nacional solicitando el sobreseimiento de las actuaciones argumentando que los hechos investigados no son constitutivos de delito pues BFA y Bankia estaban supervisadas por el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), cuyas indicaciones asegura haber seguido. Rato también alega que el folleto de emisión de salida a Bolsa de la entidad se ajustaba a la realidad y a las previsiones legales exigibles

En su recurso, Rato solicitaba el sobreseimiento de las actuaciones porque los hechos investigados no son constitutivos de delito. A su juicio, BFA y Bankia estuvieron supervisadas por el Banco de España y la CNMV, cumplieron su recomendaciones, indicaciones e instrucciones y las cuentas y los estados financieros intermedios se ajustaron siempre al criterio por ellos marcado.

Además, sostenía que el folleto de emisión para la salida a Bolsa, que era una culminación de trabajos previos, se ajustaba a las previsiones legales, no contenía información falsa ni omitía datos relevantes requeridos por la legislación aplicable y era clara y exhaustiva sobre los riesgos de la inversión en las acciones de Bankia, que eran destacados en el resumen. 

Normas