Fernández Verdes: "Abertis seguirá siendo española y con sede en Madrid" si triunfa la opa de Hochtief

"Estaríamos encantados de contar con La Caixa en el capital de Hochtief"

La filial de ACS dice "tener a punto" la financiación de su oferta, para la que podría incluir bonos

Abertis
Marcelino Fernández Verdes, consejero delegado de ACS y primer ejecutivo de Hochtief, durante la rueda de prensa de esta tarde en Madrid.

El consejero delegado de ACS, Marcelino Fernández Verdes, ha trasladado esta tarde a medios de comunicación españoles el encaje estratégico en el grupo y en la filial germana Hochtief de la pretendida adquisición de Abertis a través de una opa competidora con la que lanzó Atlantia el pasado 15 de mayo. El ejecutivo afirma que la suma de ambos balances permitiría acudir a proyectos desde la fase de diseño y construcción con una participación en el capital hasta del 50%. Ya en la fase de explotación sería Abertis la que tomaría el activo, renovando permanentemente la vida de su negocio.

Otro de los argumentos que maneja Hochtief es el de su presencia en los mercados más dinámicos del mundo en gestión de infraestructuras: Norteamérica, Australia y Europa. En ellos cuenta con constructoras y equipos locales como Turner, Cimic o la ferroviaria UGL, que servirían de puerta de entrada a Abertis.

Ha sido la primera comparecencia pública del número dos de ACS tras su nombramiento el 11 de mayo. Pero Fernández Verdes decía jugar el papel hoy de primer ejecutivo de Hochtief, que es la que realiza la oferta y en la que ACS controla el 71,7% del capital. Su deseo es que "la opa se autorice cuanto antes", pero prevé al menos dos meses de trámites antes de que se abra el plazo de aceptación.

El ejecutivo ha hecho continuos guiños a La Caixa, a la que invita al capital de la nueva Hochtief a través del canje de acciones. También ha aclarado a pregunta de los periodistas que "Abertis seguirá siendo española y tendrá sede en Madrid". Incluso mantendría la marca en caso de fusión.

El deseo de ACS es que "la opa se autorice cuanto antes", pero prevé al menos dos meses de trámites antes de que se abra el plazo de aceptación

La mayor constructora germana ha puesto sobre la mesa 18,76 euros por cada título de Abertis (Atlantia ofreció 16,50 euros), lo que valora al grupo catalán en 18.580 millones. La compañía, a través del avalista JP Morgan, trabaja aún en la configuración del consorcio de bancos que deben cubrir hasta 15.000 millones de crédito. Fernández Verdes no descarta la inclusión de bonos y la cifra se rebaja hasta el entorno de los 12.400 millones teniendo en cuenta la autocartera de Abertis o el tramo de la ampliación de Hochtief dedicado a los minoritarios.

La operación pasa por una parte del pago en acciones, a razón del 0,1281 nuevas acciones de Hochtief por cada título de Abertis hasta cubrir un 19% del capital. Alcanzar esa cota, con la que Hochtief pagaría 3.600 millones en papel propio, también es condición suspensiva de la opa. ACS no acudirá a esa ampliación y su participación quedaría diluida al entorno del 46%, produciéndose la desconsolidación de los resultados y deuda de la filial alemana.

Pese a perder volumen en ventas, ACS calcula que la entrada de dividendo de la nueva empresa resultante de la fusión entre Hochtief y Abertis supondría un alza del 39% ya este año en su beneficio por acción. En próximos años el incremento esperado sería del 25% al 35% por ejercicio. De hecho, uno de los pilares de la propuesta es elevar el porcentaje de los beneficios distribuibles (pay out) hasta el 90%, desde el 55% que Hochtief paga actualmente con su dividendo.

Ante la conocida opinión de Abertis y su primer accionista, CriteriaCaixa, valorando positivamente la propuesta industrial de Atlantia, pero reclamando una mejora, el hombre de confianza de Florentino Pérez cree que "se trata de proyectos muy distintos y el nuestro aporta valor para ambas partes".

La empresa resultante de la fusión entre la filial de ACS y la concesionaria participada por La Caixa tendría 69.000 empleados, presencia en 40 países, unas ventas de 24.800 millones y un ebitda de 4.300 millones (el 71% por autopistas, un 13% por construcción, un 12% por minería y el 4% por satélites), con el objetivo de hacer crecer esta última magnitud un 10% en 2018 y otro tanto en 2019, hasta llegar a los 6.000 millones.

La potencial compradora habla de sinergias en una horquilla de 6.000 a 8.000 millones, de los que 1.000 millones procederían de ajustes, "a través de la implantación de nuestra cultura, con lo que hemos generado ahorros del 10% en otras filiales", y prácticamente el resto dependería de ganar proyectos para construirlos y explotarlos. Hochtief dice tener identificadas oportunidades por unos 200.000 millones en los que podría combinar su oferta con la de Abertis.

Fernández Verdes reconoce como no estratégica la división de telecos, lo que incluye la participación del 34% en Cellnex e Hispasat

La propuesta incluye la exclusión de Abertis de la Bolsa española y su integración con Hochtief en Alemania para la cotización conjunta en ese país. Atlantia, por su parte, propone mantener a Abertis como cotizada en Madrid, con un capital flotante mínimo del 5%, así como potenciarla con activos propios en mercados estratégicos actuales como son Chile y Brasil. La oferta italiana, que también promete un pay out del 80% al 90%, no precisa la pignoración de las acciones de Abertis ni la venta de negocios.

Venta de activos

Fernández Verdes ha sido preguntado por el capítulo de potenciales desinversiones y reconoce como no estratégica la división de telecos, lo que incluye la participación del 34% en Cellnex. En la documentación presentada a la CNMV y desvelada al mercado se habla ya de potenciales ventas de activos. El objetivo es mantener el investment grade, para lo que Standard&Poor’s mueve a recortar la deuda necesaria para la toma de Abertis en todo lo posible. De imponerse en la batalla por el control de Abertis, Hochtief prevé salir de la opa con un múltiplo de 4,8 veces deuda/ebitda, que rebajaría a 3,7 veces en 2019 especialmente por una mayor generación de ebitda.

Respecto a la previsión de plazos en que se mueve Hochtief para la autorización de la opa, además del trabajo de revisión de la CNMV, Hochtief precisa autorizaciones de órganos de Competencia en Brasil, Chile, Argentina o de la propia CE. A partir de ese momento, el regulador español abriría un plazo de aceptación de 30 días en el que podrían llegar mejoras. La liza, de no desistir ninguna de las oponentes, conduciría a la entrega de una oferta final en sobre cerrado y aún Atlantia, como autora de la primera opa, tendría opción de mejora para quedarse Abertis.

Abiertos a la opinión del Gobierno

Uno de los puntos débiles de la opa de Atlantia sobre Abertis puede ser el de un supuesto choque con el Gobierno español, en el que los ministerios de Fomento y Energía se arrogan poderes para supervisar la operación. El grupo italiano y sus abogados creen que no son precisos los permisos del Gobierno, mientras Hochtief ha querido eludir un posible conflicto asegurando que "pedirá en España las autorizaciones pertinentes". De momento, Marcelino Fernández Verdes insiste en ese argumento y habla de su acercamiento a Abertis como "un proyecto positivo".

Normas