El 6,6% de los altos funcionarios de toda la Administración se encuentra de excedencia

La segunda causa más frecuente es la marcha al sector privado debido a sus salarios más elevados

Directores y gerentes cobran en las empresas un 16,4% de media más que en la Administración

hacienda pulsa en la foto

El presidente del BBVA, Francisco González, aseguró recientemente que “debemos aspirar a que los profesionales del sector público estén mejor remunerados para garantizar la calidad de las instituciones. No se puede pedir a una persona que aspira a la excelencia en el sector público que trabaje por una décima parte de lo que ganaría en el sector privado”.

Las últimas cifras que maneja el Instituto Nacional de Estadística (INE), correspondientes a la Encuesta de Estructura Salarial (EES), demuestran que en los niveles más elevados de la Administración, directores y gerentes cobran de media un 16,4% más en la empresa privada que en el sector público por las mismas funciones, lo que desincentiva hacer carrera en la Administración.

De hecho, esta es una de las verdaderas razones no reconocidas oficialmente que habría estado detrás de la marcha de José Manuel Vargas de la presidencia de Aena.

Es curioso lo engañoso que puede llegar a ser un cálculo estadístico, si no se comprueba el detalle del mismo. Y es que mientras en las categorías inferiores la brecha entre los salarios públicos y los privados siempre es favorable a los funcionarios, en las categorías más altas, la situación es la inversa. Así, de media se suele concluir que los trabajadores del sector público cobran un 37% más que en el ámbito privado (última cifra disponible relativa a 2014), cuando lo cierto es que en los niveles salariales superiores la diferencia es de ese citado 16,4% a favor de las compañías privadas, cuando no es mucho más elevada, atendiendo a las palabras del presidente del BBVA.

Este menor salario entre los altos funcionarios es lo que explica en gran medida las razones que llevan a estos profesionales a solicitar una excedencia. Las cifras de que dispone el Ministerio de Hacienda muestran cómo entre los niveles salariales más elevados de toda la Administración, los denominados A1 y A2, el 6,6% de sus trabajadores se encuentra en la actualidad de excedencia (datos de 2016). Se trata de un total de 39.331 directivos y altos funcionarios de un colectivo total (incluidos los tres niveles de la Administración: estatal, autonómico y local) de 589.125 personas. Estos altos funcionarios representan el 23,3% de toda la plantilla que trabaja para las Administraciones públicas.

Según la información facilitada por Hacienda a CincoDías, la primera causa que aluden estos trabajadores para solicitar una excedencia tanto en el nivel A1 como en el A2 es su marcha a otro cuerpo o escala de cualquier Administración pública, movidos en la mayoría de los casos también por una mejora salarial, admiten fuentes sindicales. En el caso de los adscritos al nivel A1, la segunda justificación más repetida entre los excedentes es una marcha “voluntaria por interés particular”, que “en román paladino significa que se van al sector privado para ganar más dinero”, explican fuentes de la Administración.

En los funcionarios con categoría A2, el salto al sector privado es la tercera causa más frecuente, solo superada por el traslado a otro cuerpo de la Administración o a otra empresa pública, donde, por lo general, también las retribuciones son más elevadas. Los sindicatos coinciden en que los sueldos de los funcionarios deberían incrementarse, así como incentivar a quienes deseen realizar su carrera profesional en el sector público, con el fin de poder retener a los mejores profesionales y aumentar la calidad del servicio que se presta al ciudadano.

Algunas claves

La comparativa de lo que cobran los trabajadores según sea su categoría profesional en el sector público o en el privado es demoledora. Las menores diferencias (siempre a favor de la Administración) se dan en las categorías más altas, como son los técnicos y profesionales de apoyo y los científicos e intelectuales. Excepto en los directores y gerentes, que cobran bastante más de media en el ámbito privado (un 16,4%).

En los empleados de la restauración y vendedores, la brecha a favor de los del sector público alcanza el 82,9%. Y en los operadores de instalaciones y maquinaria y montadores, el 49,5%.

Normas