El Gregorio Marañón opera con las gafas de realidad mixta de Microsoft

El hospital desarrolla un proyecto pionero que permite hacer uso de la holografía en una cirugía real

Esta tecnología le permite ganar en precisión y acortar los tiempos quirúrgicos

Rubén Pérez Mañanes, cirujano del Gregorio Marañón, con las gafas HoloLens de Microsoft.
Rubén Pérez Mañanes, cirujano del Gregorio Marañón, con las gafas HoloLens de Microsoft.

Las gafas de realidad mixta de Microsoft, las HoloLens, han aterrizado en España, en el Hospital Gregorio Marañón. Este centro madrileño, junto con la empresa española Exovite, ha llevado a cabo un proyecto pionero en el mundo que ha permitido que el dispositivo del gigante tecnológico que mezcla realidad virtual y aumentada se haya usado en una cirugía real, concretamente en un tumor muscular maligno.

El sistema permite al cirujano disponer de toda la información necesaria para la intervención (en el caso citado, modelos reconstrucción 3D, TAC y una resonancia magnética del paciente, radiografías y un atlas quirúrgico), todo ello proyectado en paneles holográficos sobre diferentes punto del quirófano (una pared, una mesa quirúrgica o sobre el propio paciente).

Para ello, el dispositivo hace un mapeo de todo el quirófano y crea un mapa 3D que permite dimensionar la sala y los objetos para permitir proyectar paneles holográficos donde decida el cirujano. Las gafas permiten al equipo médico manejar dichos paneles mediante gestos en el aire hechos con las manos y a través de comandos de voz. De esta manera, los cirujanos pueden dar órdenes y cambiar los paneles holográficos en el espacio, acercar una información u ocultar otra, hacer exploraciones 360º de modelos 3D, visualizar en detalle las radiografías o colocar el corte del TAC según les interese.

El Hospital Gregorio Marañón ya ha llevado a cabo desde abril varias cirugías oncológicas empleando esta tecnología. También ha impreso tumores en 3D para poder manipularlos y preparar mejor las operaciones. “Somos los primeros en emplear impresión 3D en cirugía oncológica y los primeros en mezclarla con gafas de realidad mixta en una cirugía real”, dijo el cirujano Rubén Pérez Mañanes.

El cirujano puede acceder a múltiple información: TAC, resonancias, radiografías y modelos de reconstrucción 3D

Menos riesgos quirúrgicos

Según este especialista, las réplicas anatómicas en 3D y las gafas permiten a los cirujanos manejar más información que nunca y ganar en precisión y acortar los tiempos de la intervención, lo cual reduce los riesgos quirúrgicos. Algo que también redundaría en un beneficio económico. “Son tecnologías fáciles de amortizar”, señaló, al tiempo que resaltó que la tecnología de realidad mixta es muy poco intrusiva y fácil de manejar. “Así podemos mantener la máxima atención sobre la intervención en todo momento”.

Panel holográfico con información del paciente.
Panel holográfico con información del paciente.

La información holográfica que ve el cirujano puede ser compartida con otros usuarios presentes en el quirófano o en remoto, bien con otras gafas HoloLens conectadas o, en su defecto, en un monitor o pantalla.

Los responsables del Hospital Gregorio Marañón han explicado que han iniciado la experiencia con estas nuevas tecnologías en cirugía traumatológica y ortopédica porque es un área donde es fundamental la orientación tridimensional y la capacidad de poder trasladar la planificación preoperatoria a la propia intervención para poder reconstruir una articulación o corregir una deformidad. Asimismo, continuaron, en el caso de la cirugía ortopédica oncológica “permite poder resecar un tumor consiguiendo ajustar al máximo los márgenes de resección buscando el equilibrio entre la extirpación con éxito del tumor, dejando la menor secuela posible”.

Según Pérez Mañanes, en cirugía oncológica han pansado de cirugías de 8 a 12 horas a cuatro horas gracias a la impresión 3D. "Y ahora, cuando hemos incorporado la información en tiempo real, los tiempos no se han acortado mucho más, pero sí hemos mejorado mucho la interacción y se ha reducido el número de complicaciones porque evita que haya mucha improvisación al tener todo planificado e incorporado en unas gafas".

Las HoloLens de Microsoft funcionan sin cables, con wifi, incorporan altavoces con sonido 3D. Además incorporan un microprocesador de alto rendimiento, 64 gigas de memoria, cámara, acelerómetro, giroscopio y rastreo mediante mirada, entre otras cosas. "Toda la computación está en la propia gafa, así que todo ocurre en tiempo real. No hay latencias durante las operaciones", aseguró la compañía informática.

Normas