Los cinco pasos que van de la activación a la aplicación del artículo 155

El presidente del Senado tiene que recibir la propuesta del Ejecutivo con las medidas concretas que plantea

La tramitación en el Senado podría prolongarse hasta el lunes 30 de octubre

cataluña
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante la sesión de control al Gobierno hoy en el Congreso de los Diputados. EFE

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha respondido al requerimiento del Gobierno reconociendo que no hizo una declaración unilateral de independencia (DUI) en el Parlament el 10 de octubre, pero amenazando con proclamarla. Mariano Rajoy advirtió que sólo una declaración clara de Puigdemont de no proclamación de la independencia de Cataluña impedirá a las autoridades españolas avanzar hacia la activación del artículo 155 de la Constitución. Es por eso que el Gobierno central ha reaccionado convocando un consejo extraordinario el sábado 21 de octubre, el primer paso previsto para continuar con los trámites para la aplicación del citado artículo.

Son cinco los pasos que van desde la activación hasta la aplicación final del 155 en Cataluña, que permite al gobierno central, si una comunidad autónoma actúa de una manera que socava los intereses de España, "tomar todas las medidas necesarias" para obligarlo a cumplir sus obligaciones hacia el Estado.

  • 1. Consejo de Ministros.

La reunión extraordinaria del Consejo de Ministros que aprobará las medidas para aplicar en Cataluña el artículo 155 de la Constitución tendrá lugar a las 10:00 horas del sábado 21 de octubre. La reunión, que estará presidida por el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, tendrá lugar en el Palacio de la Moncloa.

Antes de ese encuentro, el Gobierno, que se ha reunido hoy con el PSOE, está ultimando con este partido y con Ciudadanos la concreción de las medidas que aprobará el sábado. "No está claro cómo el gobierno central interpretará el artículo, que es copia casi palabra por palabra del artículo 37 de la ley fundamental alemana o 'Ley de Bonn', que nunca se ha utilizado en 68 años desde que se promulgó, en cuánto controlar del gobierno "autónomo" y por cuánto tiempo", señala Nadia Gharbi, economista de Pictet WM.

  • 2. Escrito al Senado.

Las medidas concretas de intervención aprobadas en el Consejo de Ministros deberán notificarse al presidente del Senado, Pío García Escudero, para su puesta en marcha. Este paso podría tener lugar el mismo sábado o el próximo lunes y dará lugar a la reunión de la Mesa.

La Mesa tiene que decidir cómo se tramita el asunto, por primera vez en democracia. Las vías para tramitar en el Senado las medidas que plantee el Ejecutivo son dos y será la Mesa del Senado la que tomará la decisión de elegir cuando le llegue la solicitud del Consejo de Ministros, que irá acompañada con seguridad de una petición de que se tramite con urgencia.

De acuerdo con el Reglamento del Senado, la aplicación del artículo 155 de la Constitución puede recaer en la Comisión General de Comunidades Autónomas o en una comisión creada al efecto entre varias, si se entiende que el asunto afecta a más de una. Por ejemplo, cabría que estuviera compuesta por los vocales de la citada Comisión General, de la de Reglamento y también de la Comisión Constitucional, o por ejemplo de la de Interior, si las medidas afectan a este terreno.

La diferencia entre una y otra es que a la Comisión General pueden acudir representantes de todas las autonomías y también el propio Gobierno para exponer su punto de vista sobre el asunto. De esta forma se prolongarían los tiempos, a lo que otras fuentes añaden que se abrirían debates paralelos que no convienen en estos momentos.

La otra comisión sería ordinaria: se reuniría una ponencia, se debatiría después en comisión exclusivamente entre los grupos parlamentarios y se llevaría un dictamen al Pleno.

  • 3. Alegaciones.

Lo que se hará en cualquier caso, porque lo ordena el Reglamento, es requerir de nuevo a Carles Puigdemont que presente las alegaciones que vea oportunas y que incluso nombre un representante que acuda al Senado a defender su posición.

Se desconoce qué plazo se concederá al presidente catalán para que responda, pero podría prolongarse hasta el jueves. Ese mismo día o ya el viernes, la comisión tendría que volverá estudiar toda la documentación y debatir y aprobar un dictamen, una propuesta a favor o en contra de las medidas que el Gobierno quiera aplicar en Cataluña.

  • 4. Proceso de aprobación.

En un pleno de la Cámara Alta se deberá votar la aplicación efectiva el artículo 155. Fuentes parlamentarias han explicado que con los plazos del Ejecutivo conocidos hoy, cabe la posibilidad de que la tramitación en el Senado se prolongue hasta el lunes 30 de octubre, unos días más tarde de la previsión que se tenía hasta ahora y que situaba entre el jueves y el viernes de la semana que viene la celebración del Pleno en el que se votará definitivamente.

La sesión consta de dos turnos a favor y dos en contra con una duración máxima de de veinte minutos cada uno. Los portavoces de los grupos parlamentarios podrán intervenir por el mismo tiempo. La aprobación se hará por mayoría absoluta.

Al menos 217 senadores, el 81 por ciento del hemiciclo, votará a favor de aprobar el permiso al Gobierno para aplicar el artículo 155. Ya sólo el PP (149 senadores) y el PSOE (62) suman el 79% de la Cámara. A la posición favorable de los dos grandes partidos se sumaría Ciudadanos, que en las últimas semanas ha negociado con el Gobierno los pasos dados ante la situación en Cataluña y que ha sido el más insistente en aplicar medidas a través del 155. Igualmente, se les sumarían socios electorales de 'populares' y socialistas: Foro Asturias (1 senador), Asociación Socialista de la Gomera (1) y UPN (1).

Este bloque del sí suma de entrada 217 senadores, frente a otros 46 cuyo voto en contra está también asegurado. En medio quedan dos senadores de Coalición Canaria y otro de Nueva Canaria, que esperan a la decisión que tomen las direcciones de sus respectivos partidos.

  • 5. Aplicación.

Moncloa ha asegurado que el plazo para poner en práctica el mecanismo completo sería inferior a una semana.

Fuentes parlamentarias apuntan que la tramitación no va a ser precipitada, en dos días, y que no interferirá con el Pleno ordinario previsto para el martes y miércoles de la próxima semana, aunque insisten en que todo es posible según se desarrollen los acontecimientos y según la urgencia que reclame el Gobierno.

Normas