El sueldo de los funcionarios no subirá en 2018 por la prórroga presupuestaria

Los empleados públicos confiaban en que, como mínimo, aumentaría un 1%

Las pensiones es la única partida que se incrementará, un 0,25%

Sueldo Funcionarios Ampliar foto

El sueldo de los funcionarios públicos no subirá en 2018. Es una de las consecuencias de que no se aprueben unos nuevos Presupuestos y se prorroguen los vigentes. Así lo confirman fuentes del Gobierno, que culpabilizan de la situación a la crisis política en Cataluña y a la negativa del PNV de apoyar las cuentas del Gobierno.

La secretaria de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa, Irene Garrido, alertó hoy en el Foro Cinco Días de la congelación de los salarios públicos. En cualquier caso, el Gobierno podría si quisiera prorrogar la subida del 1% que se estableció para el ejercicio en curso. Eso era lo que esperaban los funcionarios si se producía la prórroga del Presupuesto. En cualquier caso, la ausencia de cuentas nuevas ya iba a dar al traste con la oferta de subida salarial hecha por Hacienda a los sindicatos de funcionarios a comienzos de septiembre, que consistía en un plan plurianual con el que los empleados públicos podrían llegar a ganar un 8% más en 2020. Este plan, que no contaba con el beneplácito de los sindicatos, solo se activaría en el caso de que hubiera unos nuevos presupuestos el próximo año.

Hacienda plantea una subida salarial en tres años que estaría compuesta por una parte fija y otra variable. La fija sería del 1,5% en 2018, el 1,75% en 2019 y el 2% en 2020. Y adicionalmente, la última oferta incluye un 0,5% más a pagar en 2020 siempre y cuando España haya cumplido para entonces con el objetivo de déficit. Esto sumaría un 5,75% en los tres años.

A esa parte fija, habría que sumarle otra variable, que estaría vinculada al crecimiento del PIB y sería del 0,50% en 2018 y del 0,75% en 2019 y 2020, en el mejor de los casos. El mecanismo ideado por el Ejecutivo para obtener esos incrementos variables es que el PIB aumente un 0,4% por encima de la previsión oficial del Gobierno. Así, en el mejor escenario, y al final del periodo, en 2020, los empleados públicos acumularán un incremento salarial del 7,95%, incluidos los deslizamientos que supone aplicar los incrementos en 2019 y 2020 sobre una base que ya se ha visto incrementada respecto a la de 2017. El Gobierno al final de la negociación decidió redondear esa cifra hasta el citado 8%.

La única partida que subirá será la destinada a pagar las pensiones, que aumentará un 0,25% en cumplimiento de la legislación vigente y del factor de sostenibilidad. La situación en Cataluña también llevó al Gobierno a rebajar las previsiones de crecimiento para 2018. Pasó del 2,6% al 2,3%. Así figura en el Plan Presupuestario que el Ministerio de Economía remitió ayer a la Comisión Europea.

Otras medidas que estaba previsto que se incluyeran en el Presupuesto de 2018 también han quedado en el aire como la rebaja del IRPF que el Ejecutivo pactó con Ciudadanos. El acuerdo contemplaba exonerar del impuesto a las rentas inferiores a 14.000 euros y establecer una reducción fiscal para las que no superasen los 17.000 euros. La rebaja del IVA a las entradas de cine del 21% al 10% también ha quedado en el aire. En cualquier caso, el Gobierno podría aprobar estas medidas fuera del marco presupuestario, sin embargo, vincular la rebaja fiscal a las cuentas de 2018 es una forma de señalar y culpabilizar a los partidos de la oposición.

Normas