Los empresarios de Madrid piden que no haya "privilegios" para Cataluña

Exigen que los cambios constitucionales beneficien a esta comunidad más que a otras

Denuncian que la fuga de empresas implicará paro y ralentización en toda España

independencia cataluña
Fátima Báñez, ministra de Empleo, junto a Juan Pablo Lázaro, presidente de la patronal madrileña CEIM.

El Comité Ejecutiva de la patronal madrileña (CEIM), integrada en CEOE, ha reclamado hoy que las posibles modificaciones que se puedan acordar de la Constitución española o de cualquier ámbito normativo --en clara referencia al Estatuto de autonomía Catalán-- "no deberían, en ningún caso, implicar privilegios de unas Comunidades Autónomas respecto de otras".

Así lo han exigido hoy los empresarios madrileños, que mañana asistirán también a la primera reunión de la gran patronal española CEOE después de la jornada del 1-O y en la que abordarán la grave situación empresarial creada tras la fuga de las sedes sociales de numerosas empresas de Cataluña.

CEIM ha reiterado hoy su "apoyo incondicional" a las instituciones del Estado --Jefatura del Estado, Gobierno de España, Poder Legislativo, Poder Judicial y Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado-- para que reestablezcan el orden constitucional y la legalidad vigente, "violentada por el Gobierno de Cataluña".

Según han denunciado hoy, el Ejecutivo catalán ha tenido un "irresponsable actitud" que ha provocado que numerosos empresarios hayan cambiado la sede de sus empresas a otras comunidades, "para poder seguir ejerciendo su actividad con seguridad jurídica, libertad empresarial y dentro del marco de la Unión Europea".

Además, esta patronal ha alertado de "las gravísimas consecuencias de esta fuga de empresas" que, en su opinión, implicarán "recesión y pérdidas de trabajo en Cataluña; así como desaceleración en el crecimiento de la economía del resto de España y dificultades para mantener el estado del bienestar del conjunto de los ciudadanos".

Normas